Pas­ti­llas... ¿PA­RA NO SU­FRIR?

El con­su­mo de me­di­ca­men­tos pa­ra la an­sie­dad, el es­trés o la de­pre­sión cre­ce en Es­pa­ña. El au­men­to de los de­no­mi­na­dos psi­co­fár­ma­cos plan­tea una du­da a los ex­per­tos en sa­lud men­tal y a la po­bla­ción ge­ne­ral: ¿nos fal­tan alternativas pa­ra plan­tar ca­ra al ma­le

Objetivo Bienestar - - SALUD MENTAL -

El con­su­mo de an­ti­de­pre­si­vos ha subido en un 200% en Es­pa­ña del año 2000 al 2013 se­gún datos de la Agen­cia Es­pa­ño­la del Me­di­ca­men­to y Pro­duc­tos Sa­ni­ta­rios (AEMPS). Tam­bién es­ta­mos a la ca­be­za en la to­ma de an­sio­lí­ti­cos co­mo el Tran­ki­ma­zin. Lo ex­po­ne un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta BCM Psy­chiatry pu­bli­ca­do es­te año que re­ca­bó in­for­ma­ción de 22.000 ciu­da­da­nos eu­ro­peos. ¿Có­mo se ex­pli­ca que el con­su­mo de fár­ma­cos in­di­ca­dos en en­fer­me­da­des men­ta­les gra­ves, co­mo la de­pre­sión, se dis­pa­re? Los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud se­ña­lan múl­ti­ples cau­sas, pe­ro des­ta­can es­tas: la fron­te­ra en­tre es­tos tras­tor­nos y el ma­les­tar se di­lu­ye, y la aten­ción sa­ni­ta­ria re­quie­re más re­cur­sos pa­ra aten­der la si­tua­ción.

ALÉRGICOS AL DO­LOR

Vi­da y su­fri­mien­to son in­di­so­cia­bles. Lo ad­ver­ti­mos por ejem­plo en el amor, uno de los sen­ti­mien­tos más in­ten­sos del ser hu­mano pe­ro tam­bién muy da­ñino. El fi­ló­so­fo Zig­munt Bau­man lo ex­pre­sa así en Amor lí­qui­do: “Mien­tras es­tá vi­vo, el amor es­tá siem­pre al bor­de de la de­rro­ta [...] Y no sa­be qué le es­pe­ra ni qué pue­de de­pa­rar­le el fu­tu­ro. Nun­ca ad­quie­re la con­fian­za su­fi­cien­te pa­ra dis­per­sar las nu­bes y apa­ci­guar la an­sie­dad”.

Lau­ra Ál­va­rez

Pe­se a que sen­tir in­quie­tud, tris­te­za o do­lor es ine­vi­ta­ble, pa­re­ce que ca­da vez to­le­ra­mos peor la frus­tra­ción y ca­re­ce­mos de re­cur­sos pro­pios pa­ra ha­cer fren­te a las di­fi­cul­ta­des. “Los psi­co­fár­ma­cos han per­di­do su es­tig­ma. Cuan­do se dan ma­les­ta­res de la vi­da, co­mo pro­ble­mas en las re­la­cio­nes per­so­na­les, se bus­ca re­me­dio en tra­ta­mien­tos acon­se­ja­bles pa­ra tras­tor­nos men­ta­les que son con­si­de­ra­dos co­mu­nes –co­mo la an­sie­dad o la de­pre­sión–, pe­ro que son real­men­te gra­ves”, se­ña­la Ma­ri­fé Bravo, je­fa de la Uni­dad de Psi­quia­tría y Sa­lud Men­tal del Hos­pi­tal La Paz-Car­los III (Madrid). Asi­mis­mo, apun­ta que “de­be­ría­mos avan­zar ha­cia un uso ra­cio­nal del me­di­ca­men­to, ya que in­ter­ven­cio­nes psi­co­te­ra­péu­ti­cas fo­ca­li­za­das fa­vo­re­ce­rían que no se re­cu­rrie­ra a fár­ma­cos co­mo los an­sio­lí­ti­cos”.

EL ‘EFEC­TO CRI­SIS’

La cri­sis es otro de los fac­to­res que ha in­flui­do en el au­men­to de esta desa­zón ge­ne­ra­li­za­da. “Lo que ha pro­vo­ca­do son tras­tor­nos adap­ta­ti­vos, que se pro­du­cen al afron­tar di­ver­sos es­tí­mu­los –per­der el tra­ba­jo, la ca­sa...–. Si tie­nes es­tra­te­gias emo­cio­na­les pa­ra ha­cer­les fren­te y so­por­te so­cial, se pue­den re­sol­ver, pe­ro si no, exis­ten tres pro­ba­bi­li­da­des: es­tos pro­ce­sos pue­den

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.