EXIS­TE UNA FUER­ZA DES­CO­NO­CI­DA QUE LO GO­BIER­NA TO­DO

Objetivo Bienestar - - SALUD MENTAL -

He lle­ga­do a la con­clu­sión de que es­ta­mos en un mun­do he­cho por re­glas crea­das por una in­te­li­gen­cia, no muy di­fe­ren­te de un jue­go de or­de­na­dor pe­ro, por su­pues­to, más com­ple­jo e im­pen­sa­ble (…) Así, to­do lo que lla­ma­mos azar ya no tie­ne más sen­ti­do, por­que es­ta­mos en un plano re­gi­do por re­glas crea­das y no de­ter­mi­na­do por aza­res uni­ver­sa­les. Es­to quie­re de­cir que, con to­da pro­ba­bi­li­dad, exis­te una fuer­za des­co­no­ci­da que lo go­bier­na to­do

Mi­chio Ka­ku, fí­si­co de la Uni­ver­si­dad de Har­vard

pá­ja­ros por fue­ra de las ven­ta­nas de la cá­ma­ra mor­tuo­ria. Yo ha­bía oí­do ya a otras per­so­nas his­to­rias si­mi­la­res. Cuan­do el tra­ta­mien­to de su ma­ri­do es­ta­ba to­can­do a su fin, por es­tar cu­ra­do de su neu­ro­sis, le apa­re­cie­ron unos sín­to­mas, apa­ren­te­men­te ino­cuos, que, sin em­bar­go, me pa­re­cie­ron tí­pi­cos de una en­fer­me­dad de co­ra­zón. Lo man­dé a un es­pe­cia­lis­ta que, des­pués de exa­mi­nar­lo, me con­fir­mó que no en­con­tra­ba nin­gún mo­ti­vo de alar­ma. Al vol­ver de la con­sul­ta, con el in­for­me mé­di­co en su bol­si­llo, mi pa­cien­te su­frió un co­lap­so en la ca­lle. Cuan­do lo lle­va­ban mo­ri­bun­do a ca­sa, su mujer se en­con­tra­ba ya an­gus­tia­da por­que, po­co des­pués de que su ma­ri­do se fue­ra al mé­di­co, una ban­da­da de pá­ja­ros se po­só en su ca­sa. Ella, ló­gi­ca­men­te,

re­cor­dó lo que ha­bía su­ce­di­do a la muer­te de sus pro­pios pa­rien­tes y te­mió lo peor”.

¿Có­mo po­de­mos in­ter­pre­tar es­te ca­so? Des­de un pun­to de vis­ta ra­cio­nal, es im­po­si­ble que los pá­ja­ros de­ci­die­ran po­sar­se en la ca­sa al in­tuir la muer­te cer­ca­na de su in­qui­lino. Sin em­bar­go, a la viu­da le re­sul­ta­ba im­po­si­ble no co­nec­tar am­bos su­ce­sos. Jung creía que al­gu­nas sin­cro­ni­ci­da­des son una lla­ma­da de aten­ción, co­mo es­te se­gun­do ca­so que re­la­ta­ba él mis­mo: “Una jo­ven pa­cien­te so­ñó, en un mo­men­to de­ci­si­vo de su tra­ta­mien­to, que le re­ga­la­ban un es­ca­ra­ba­jo de oro. Mien­tras ella me con­ta­ba el sue­ño yo es­ta­ba sen­ta­do de es­pal­das a la ven­ta­na ce­rra­da. De re­pen­te, oí de­trás de mí un rui­do co­mo si al­go gol­pea­ra sua­ve­men­te la ven­ta­na. Me di me­dia vuel­ta y vi fue­ra un in­sec­to vo­la­dor que cho­ca­ba con­tra la ven­ta­na. Abrí la ven­ta­na y lo ca­cé al vue­lo”.

Más allá de la asom­bro­sa coin­ci­den­cia, es­te he­cho avi­só al te­ra­peu­ta de que aquel sue­ño me­re­cía una aten­ción es­pe­cial, ya que pro­ba­ble­men­te con­te­nía las claves de la cu­ra­ción de la pa­cien­te. De he­cho, a lo lar­go de su lar­ga ca­rre­ra, Jung se dio cuen­ta de que es­tas ca­sua­li­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas se pro­du­cen más a me­nu­do en épo­cas de cri­sis o de gran­des cam­bios vi­ta­les, co­mo si los hi­los in­vi­si­bles del des­tino nos ayu­da­ran a pres­tar aten­ción a cier­tas co­sas pa­ra sa­lir del la­be­rin­to.

¿LOS GAFES SON UN MI­TO?

Cuan­do de­ja­mos de creer en el azar co­mo una lo­te­ría en la que cual­quier co­sa pue­de su­ce­der, ade­más de los hi­los in­vi­si­bles del des­tino po­de­mos ob­ser­var que hay per­so­nas que pa­re­cen atraer la bue­na suer­te, aun­que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.