QUE LA EN­SA­LA­DA DE APIO ES­TÉ SIEM­PRE EN LA ME­SA

Objetivo Bienestar - - NUTRICIÓN -

Lluís Se­rra es pre­si­den­te de la Fun­da­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra la Die­ta Me­di­te­rrá­nea y ca­te­drá­ti­co de Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va en la Uni­ver­si­dad de Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria

“La ma­yo­ría de las fies­tas las pa­sa­mos en Las Pal­mas”, in­di­ca. “Yo siem­pre iden­ti­fi­co la Na­vi­dad con la es­cu­de­lla y la carn d’olla. Si es­toy en Bar­ce­lo­na la ha­ce mi her­ma­na el día 25, mien­tras que si es­toy en Las Pal­mas la pre­pa­ro yo pa­ra unos 12 o 14 ami­gos si­guien­do la re­ce­ta de mi abue­la. So­lo de pen­sar­lo me emo­ciono, por­que es­te pla­to me une en la dis­tan­cia, aun­que no es­te­mos jun­tos, con mis her­ma­nas, mi ma­dre y mi abue­la, que ya no vi­ve. Ese día, ya a las sie­te de la ma­ña­na co­mien­zo a pre­pa­rar el cal­do con una li­tur­gia es­pec­ta­cu­lar. Por No­che­bue­na, en cam­bio, ce­na­mos lan­gos­ti­nos, os­tras, pa­pas arru­ga­das, pa­ta de cer­do al horno, foie... In­clu­so unas la­tas de me­dio ki­lo de un ca­viar ru­so ex­ce­len­te que aquí en la is­la se pue­de con­se­guir ba­ra­to, en ca­sa de mis sue­gros”, ad­mi­te.

DES­CU­BRE EL PICOTEO MULTICOLOR. “En nues­tra me­sa na­vi­de­ña nun­ca fal­ta la en­sa­la­da de apio. La cla­ve del picoteo es pro­bar pe­que­ñas can­ti­da­des de to­do y no mu­cho de na­da. Pe­ro no so­lo em­bu­ti­dos, sino tam­bién to­ma­tes cherry y otros ali­men­tos ve­ge­ta­les de tem­po­ra­da de nues­tro en­torno, que com­pen­sen el ex­ce­so de cár­ni­cos”, pro­po­ne.

INGIERE ALI­MEN­TOS RI­COS EN FI­BRA. “El apio y el rá­bano, por ejem­plo, tie­nen pro­pie­da­des di­ges­ti­vas y ayu­dan a ba­jar la co­mi­da por su al­to con­te­ni­do en fi­bra. El apio, en con­cre­to, re­du­ce la fla­tu­len­cia, ade­más de ser de­pu­ra­ti­vo, lo que le con­vier­te en un ali­men­to muy in­tere­san­te pa­ra es­tas fe­chas”, in­for­ma.

CO­CI­NA EN FAMILIA. “Mis hi­jos más pe­que­ños, que tie­nen 10 y 11 años, me ayu­dan a pre­pa­rar la es­cu­de­lla y las hor­ta­li­zas, con lo que la ca­sa se con­vier­te en una fies­ta. Es un mo­men­to fan­tás­ti­co pa­ra com­par­tir con fa­mi­lia­res y ami­gos y trans­mi­tir los co­no­ci­mien­tos gas­tro­nó­mi­cos de ma­dres y abue­las”, en­fa­ti­za. “Pa­ra mí, la Na­vi­dad es una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra es­tar con la familia, re­cu­pe­rar re­ce­tas tra­di­cio­na­les y dis­fru­tar de los ali­men­tos”, se­ña­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.