DES­PER­TAR A TU SEN­SUA­LI­DAD

Objetivo Bienestar - - SEXO Y ALGO MAS -

VA­LO­RA TU CUER­PO Es un tem­plo de de­seo y de go­zo se­xual. Va­ló­ra­lo tan­to co­mo te sea po­si­ble pues es ca­paz de dar y re­ci­bir pla­cer. No lo sub­es­ti­mes pen­san­do que no es per­fec­to, pues lo es pa­ra la se­xua­li­dad.

ELI­GE POR TI MIS­MA La so­cie­dad, la re­li­gión y la cul­tu­ra han mar­ca­do, en to­das las épo­cas, las li­ber­ta­des en cuan­to al ero­tis­mo y la sen­sua­li­dad. Han coar­ta­do, li­mi­ta­do y juz­ga­do el com­por­ta­mien­to eró­ti­co de las per­so­nas. Es­ta­mos en el si­glo XXI, no per­mi­tas que na­die te di­ga có­mo tie­nes que ser.

EXPERIMENTA No me re­fie­ro a pro­bar dis­tin­tas téc­ni­cas se­xua­les, sino a en­ten­der tu sen­sua­li­dad co­mo al­go pro­pio y a ani­mar­te a ex­pe­ri­men­tar con ella.

ATRÉ­VE­TE A JU­GAR Sol­tar­te la me­le­na de vez en cuan­do li­be­ra­rá tu ale­gría y da­rá rien­da suel­ta a tus pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos, lo cual, te pro­vo­ca­rá ma­ra­vi­llo­sas sen­sa­cio­nes muy úti­les pa­ra des­per­tar tu sen­sua­li­dad. De­sin­hi­bir­te es la cla­ve pa­ra en­con­trar as­pec­tos des­co­no­ci­dos.

CUI­DA TU PIEL Las cre­mas aro­má­ti­cas, los acei­tes, ja­bo­nes, des­odo­ran­tes y per­fu­mes, son ma­ra­vi­llo­sos alia­dos de lo eró­ti­co y ayu­dan a po­ten­ciar tu sen­sua­li­dad. Si hay una par­te sen­sual y eró­ge­na en tu cuer­po, es la piel.

NO TE COMPARES No siem­pre la per­so­na más gua­pa, es la más atrac­ti­va. La im­per­fec­ción pue­de ser muy atra­yen­te pues re­sul­ta muy na­tu­ral y la na­tu­ra­li­dad atrae por sí mis­ma.

REI­VIN­DI­CA TUS GUS­TOS La mi­ra­da co­lec­ti­va a ve­ces se pier­de en­tre mo­das y cos­tum­bres, y no es po­see­do­ra de la ra­zón. Por ejem­plo: la del­ga­dez no siem­pre es lo más sen­sual. En­tre la de­li­mi­ta­cio­nes im­pues­tas por la ma­yo­ría, es­tás tú pa­ra reivin­di­car tus gus­tos y pre­fe­ren­cias. Ele­gir por ti mis­ma lo que es sen­sual pa­ra ti, es un gran pa­so pa­ra au­to­co­no­cer­te.

VÍSTETE BIEN A to­das nos gus­ta es­tar gua­pas y lle­var una ropa que nos ha­ga atrac­ti­vas, pe­ro la ropa que más sen­sua­li­dad te va a dar, es aque­lla con la que te sien­tas có­mo­da. Y no me re­fie­ro a un chán­dal, sino a la que te ayu­de a mos­trar to­do tu po­ten­cial de atrac­ción, sin que por ello no pue­das aga­char­te o sen­tar­te có­mo­da­men­te. Una ropa có­mo­da y que en­se­ñe so­lo lo in­dis­pen­sa­ble.

AUTOEROTÍZATE ¿Quién mejor que tú pa­ra po­ten­ciar tu sex ap­peal des­de el in­te­rior? Tu imaginación es la mejor he­rra­mien­ta. Man­tén el ero­tis­mo ac­ti­vo den­tro de ti y lo re­fle­ja­rás ins­tan­tá­nea­men­te en el ex­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.