ME­JOR QUE NO LE BESES ASÍ...

Objetivo Bienestar - - EL BLOC -

LA BO­CA DE LOS PE­RROS ALO­JA UNA SEL­VA DE BAC­TE­RIAS. No la­var­se los dien­tes como no­so­tros tie­ne con­se­cuen­cias. Las en­cías y los dien­tes de nues­tros fie­les amigos aco­gen un enor­me mi­cro­bio­ma oral de bac­te­rias, vi­rus y hon­gos. Y si pa­ra ellos son prác­ti­ca­men­te inofen­si­vos, no lo son pa­ra los hu­ma­nos. El E.Co­li o la sal­mo­ne­la, al­gu­nos de sus hués­pe­des, pue­den pro­vo­car­nos en­fer­me­da­des gas­tro­in­tes­ti­na­les.

HUSMEAN DE TO­DO. Al sa­lir me­ten el ho­ci­co en lu­ga­res tan po­co hon­ro­sos y tan pro­lí­fi­cos en bac­te­rias como ex­cre­men­tos de otros. Al­go na­tu­ral pa­ra ellos, pe­ro que es la vía de en­tra­da de pa­rá­si­tos in­tes­ti­na­les. Si aún así, vas a de­jar que te be­se evi­ta que lo ha­ga so­bre bo­ca y ojos.

¿Y LOS GA­TOS? No co­men he­ces por lo que es im­pro­ba­ble que nos in­fec­ten con sus pa­rá­si­tos. Eso sí, en su bo­ca tam­bién hay bac­te­rias ( Pas­teu­re­lla o Bar­to­ne­lla hen­se­lae) que pue­den trans­mi­tir­nos si nos muer­den o nos ara­ñan.

NO LES GUS­TA. “Nos em­pe­ña­mos en de­mos­trar el ca­ri­ño ha­cia nues­tros pe­rros o ga­tos de la mis­ma for­ma que lo ha­ría­mos con los de nues­tra es­pe­cie, y me­te­mos la pa­ta, y mu­cho”, afir­ma María Ga­rri­do, de la clí­ni­ca de ve­te­ri­na­ria Eto­lia en Má­la­ga. Las ca­ri­cias sí les en­can­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.