¿HA LLE­GA­DO EL MO­MEN­TO DE DE­CIR ADIÓS?

Objetivo Bienestar - - EN PRIMERA PERSONA -

Ante la du­da de si es­tá jus­ti­fi­ca­do ale­jar­se —tal vez pa­ra siempre—, uno o más de es­tos mo­ti­vos se­rían su­fi­cien­tes:

CUAN­DO LOS ENFADOS SON CONS­TAN­TES. Re­la­cio­nar­se im­pli­ca afron­tar de vez en cuan­do con­flic­tos y ma­len­ten­di­dos, pe­ro si estamos ca­si siempre en­fa­da­dos o en ten­sión, sig­ni­fi­ca que no nos en­con­tra­mos en el mis­mo mo­men­to vi­tal y que qui­zás es me­jor que ca­da uno si­ga su ca­mino. La pre­gun­ta cla­ve es: “¿es­ta per­so­na su­ma o res­ta va­lor a mi vida?”.

CUAN­DO LA RE­LA­CIÓN NOS RO­BA LAS ENER­GÍAS. A ve­ces se de­be a al­go di­fí­cil de con­cre­tar, pe­ro tras es­tar con al­guien nos sen­ti­mos ex­haus­tos o pe­si­mis­tas. Ca­da vez nos ape­te­ce me­nos com­par­tir tiem­po con esa per­so­na, ya sea por­que se tra­te de un vam­pi­ro emo­cio­nal o sim­ple­men­te por­que, al vi­vir en mun­dos di­fe­ren­tes, el esfuerzo pa­ra es­tar cer­ca del otro es ago­ta­dor, como un imán tra­tan­do de unir­se al po­lo opues­to. CUAN­DO NOS RE­SUL­TA IM­PO­SI­BLE CO­MU­NI­CAR­NOS. Por­que la otra par­te no es­cu­cha ni es­tá dis­pues­ta a ha­cer­lo —tal vez no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra ello—, o bien cuan­do ha­bla­mos “len­gua­jes di­fe­ren­tes” por­que te­ne­mos va­lo­res dis­tin­tos y, por lo tan­to, nos re­sul­ta im­po­si­ble po­ner­nos de acuer­do.

CUAN­DO HE­MOS DE­JA­DO DE CON­FIAR EN EL OTRO. Si la de­cep­ción ha si­do gran­de o bien ha ha­bi­do va­rias trai­cio­nes, lo me­jor pa­ra am­bas par­tes es de­jar la re­la­ción. A ve­ces se­rá el otro quien to­me la de­ci­sión sin que es­te­mos de acuer­do. Pue­de que la per­so­na ha­ya ob­ser­va­do al­guno de los in­di­cios que aca­ba­mos de se­ña­lar, o bien que se tra­te de una de­ci­sión egoís­ta, como de­jar una pa­re­ja ar­mó­ni­ca y leal por otra que nos pa­re­ce mu­cho más ex­ci­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.