LA IN­FI­DE­LI­DAD YA NO ES TA­BÚ

En Es­pa­ña, la in­fi­de­li­dad pa­só ser un pe­ca­do, cas­ti­ga­do por la ley, a con­ver­tir­se en al­go ca­si na­tu­ral. Gracias a los cambios so­cia­les y a in­ter­net, és­ta ha en­con­tra­do nue­vos es­pa­cios y for­mas de lle­var­se a ca­bo. Sin em­bar­go, si­gue sien­do una ex­pe­rien­cia

Objetivo Bienestar - - SEXO -

Pro­me­to ser­te fiel, tan­to en la pros­pe­ri­dad como en la adversidad, en la sa­lud como en la en­fer­me­dad, amán­do­te y res­pe­tán­do­te du­ran­te el res­to de mi vida”. La pro­me­sa de fi­de­li­dad es una de las cla­ves de los vo­tos matrimoniales y, por ex­ten­sión, de la pa­re­ja. En la ma­yo­ría de los ca­sos, cuan­do dos per­so­nas de­ci­den com­par­tir su vida, la fi­de­li­dad mu­tua es una par­te vi­tal del con­tra­to.

Sin em­bar­go, qui­zás no ha­ya una cláu­su­la más in­cum­pli­da que es­ta. De he­cho, las es­ta­dís­ti­cas re­fle­jan que hoy en día es tan ha­bi­tual ser fiel como in­fiel: “La in­fi­de­li­dad se ha nor­ma­li­za­do tan­to que, en una re­la­ción de 10 años, hay es­ta­dís­ti­cas que se­ña­lan que una de ca­da dos per­so­nas ha si­do in­fiel a su pa­re­ja”, ex­pli­ca An­to­ni Bo­lin­ches. Pa­ra es­te psi­có­lo­go y se­xó­lo­go, uno de los pio­ne­ros en ha­blar de es­te te­ma en Es­pa­ña, es­te 50-50 es una perfecta mues­tra de que la in­fi­de­li­dad ha de­ja­do de ser un ta­bú en­tre no­so­tros: “Sí, por des­con­ta­do. Se ha nor­ma­li­za­do so­cial­men­te. For­ma par­te de los usos y cos­tum­bres de nues­tro mo­de­lo de so­cie­dad”, ase­gu­ra.

Pa­ra él so­mos in­fie­les por na­tu­ra­le­za: “Lo que pa­sa es que he­mos crea­do una cul­tu­ra mo­nó­ga­ma que nos lle­va a lo que yo lla­mo la ‘mo­no­ga­mia im­per­fec­ta’: un eu­fe­mis­mo que quie­re de­cir mo­no­ga­mia con in­fi­de­li­dad”, ex­pli­ca. La cul­tu­ra mo­nó­ga­ma, aña­de es­te ex­per­to, se cons­tru­yó por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas y so­cia­les, por mo­ti­vos como el ase­gu­rar­se de que los hi­jos fue­ran bio­ló­gi­ca­men­te

Eva Mi­llet

de los pa­dres. Sin ol­vi­dar, aña­de: “La in­fluen­cia de las re­li­gio­nes, que son muy res­tric­ti­vas con la se­xua­li­dad”. Com­par­te es­ta idea la se­xó­lo­ga Ali­cia Ga­llo­ti, quien con más de una do­ce­na de li­bros so­bre se­xua­li­dad, ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que la in­fi­de­li­dad es un ras­go más que ha­bi­tual en el ser hu­mano: “En las in­ves­ti­ga­cio­nes que he he­cho so­bre fan­ta­sías se­xua­les te pue­do de­cir que la in­fi­de­li­dad —ya sea como fan­ta­sía o como sue­ño eró­ti­co in­cons­cien­te—, es la pri­me­ra”, re­ve­la. Pa­ra Ga­llo­ti la pa­re­ja mo­nó­ga­ma “es una convención so­cial en cri­sis”, por­que se ha que­da­do atrás: “A di­fe­ren­cia de la fa­mi­lia, que ha evo­lu­cio­na­do —hoy las hay mo­no­pa­ren­ta­les, del mis­mo se­xo, se­pa­ra­das y con hi­jos que se vuel­ven a ca­sa e in­cor­po­ran los hi­jos—, la pa­re­ja mo­no­pa­ren­tal ape­nas ha cam­bia­do”, se­ña­la.

De to­dos mo­dos, los cambios es­tán lle­gan­do, y a to­da ve­lo­ci­dad. Y mu­chos se pro­du­cen en el uni­ver­so vir­tual. Ga­llo­ti es por­ta­voz del por­tal Victoria Mi­lan, que se des­cri­be como “la web eu­ro­pea de ci­tas pa­ra gen­te ca­sa­da o con pa­re­ja que bus­ca te­ner una aven­tu­ra de ma­ne­ra con­fi­den­cial”. Su par­ti­cu­la­ri­dad (y la cla­ve de su éxi­to) es que es­tá pen­sa­da pa­ra per­so­nas en una re­la­ción pe­ro “que quie­ren re­vi­vir ese sen­ti­mien­to má­gi­co en una no­che o en un ro­man­ce a lar­go pla­zo”. Es­te “sen­ti­mien­to má­gi­co” es otro eu­fe­mis­mo pa­ra ex­pre­sio­nes ha­bi­tua­les en el len­gua­je que son si­nó­ni­mos de in­fi­de­li­dad. Des­de el “te­ner una aven­tu­ra” y “echar una ca­na al ai­re” al “po­ner­le los cuer­nos” o, di­rec­ta­men­te, “trai­cio­nar a la pa­re­ja”.El por­tal, que se abrió en Es­pa­ña en 2011, es­can­da­li­zó en su día (“lle­gó a ser ver­da­de­ra­men­te in­có­mo­do”, re­cuer­da Ga­llo­ti), pe­ro cin­co años des­pués, ex­pli­ca, se ve como la co­sa más nor­mal del mun­do. “No hay nin­gún pro­ble­ma. Pe­ro es que el te­ma ha de­ja­do de ser un ta­bú”, reite­ra.

ELLAS TAM­BIÉN, CLA­RO

Otro as­pec­to que tam­bién es­tá de­jan­do de ser ta­bú es la cues­tión de la in­fi­de­li­dad femenina. Es­tá es­ta­dís­ti­ca­men­te de­mos­tra­do que las mujeres tam­bién son in­fie­les: se cal­cu­la que el 40% fren­te al 60% de los hom­bres, aun­que es­tos por­cen­ta­jes, se­ña­la Bo­lin­ches, tien­den

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.