La edad y los pre­jui­cios

Objetivo Bienestar - - SUMARIO -

La edad es so­lo un nú­me­ro, pe­ro qué nú­me­ro... Pen­sa­réis al­gu­nas. Man­te­ner­nos jó­ve­nes nos ha ob­se­sio­na­do siem­pre. Los al­qui­mis­tas per­si­guie­ron el eli­xir de la eterna ju­ven­tud, que nos cu­ra­ría de to­dos los ma­les y así nos man­ten­dría sa­lu­da­ble­men­te jó­ve­nes. Ale­jan­dro Magno bus­có la fuen­te don­de ba­ñar­se que le ga­ran­ti­za­se esa ju­ven­tud, un lu­gar que se­ría re­fle­ja­do si­glos des­pués en óleos y es­cri­tu­ras. Es­te de­seo, tan­to real co­mo mi­to­ló­gi­co, lo he­mos vis­to en al­gu­nas pe­lí­cu­las. Lle­va­do has­ta la pa­ro­dia en 1992 por Ro­bert Ze­mec­kis, con La muer­te os sien­ta tan bien, en la que veía­mos có­mo Meryl Streep y Gol­die Hawn se pe­lea­ban por te­ner el eli­xir, mien­tras arre­gla­ba los des­tro­zos el ci­ru­jano plás­ti­co en­car­na­do por Bru­ce Wi­llis. Aun­que hoy sa­be­mos que no hay ba­ño o be­ber­cio que nos cu­re (ni las de­tox), se­gui­mos re­cu­rrien­do a la ci­ru­gía plás­ti­ca pa­ra es­con­der los ló­gi­cos es­tra­gos del tiem­po. Pa­ra quien pre­fie­ra evi­tar el qui­ró­fano, hay otras op­cio­nes. El men­sa­je de áni­mo nos lo da el car­dió­lo­go Va­len­tín Fus­ter: “El en­ve­je­ci­mien­to no se pue­de re­ver­tir, pe­ro se pue­de fre­nar”. Die­ta ade­cua­da, ejer­ci­cio, men­te ac­ti­va... En su úl­ti­mo li­bro, La ciencia de la lar­ga vida, el es­pe­cia­lis­ta nos di­ce: “La edad cro­no­ló­gi­ca di­ce po­co so­bre no­so­tros. Es una ci­fra que no re­fle­ja quie­nes so­mos. No de­je que le juz­guen, ni juz­gue a los de­más por ella”. Tal vez nos im­por­ta­ría me­nos la edad si vi­vié­se­mos en Ja­pón –don­de hay más de 65.000 cen­te­na­rios y se va­lo­ra la se­nec­tud– o si fué­se­mos Ariad­na Gil, se­re­na y fe­liz con su vida y a quién las arru­gas, ni fu, ni fa. Y la ver­dad es que, a mí, tam­po­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.