LA CIENCIA ES LA ME­JOR TE­RA­PIA

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - David Pulido Es psi­có­lo­go clí­ni­co en el Cen­tro Ála­va Re­yes y en el Ins­ti­tu­to Te­ra­péu­ti­co de Ma­drid (Ite­ma). Es pro­fe­sor del Más­ter de Te­ra­pia de Con­duc­ta y di­vul­ga­dor. Re­cien­te­men­te ha pu­bli­ca­do (Pai­dós) y es un apa­sio­na­do del ci­ne. Ha es­cri­to el guión r

vol­vien­do lo­cos?

de Tar­de pa­ra la ira,

Uno de los ma­yo­res re­tos que te­ne­mos en con­sul­ta a la ho­ra de ayu­dar a un pa­cien­te es des­mon­tar las ideas pre­vias que pu­die­ra te­ner so­bre su pro­ble­ma. Exis­ten in­nu­me­ra­bles mi­tos acer­ca del ori­gen de los tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos: al­gu­nos de­ri­va­dos de ar­cai­cos en­fo­ques cen­te­na­rios, otros pro­duc­to de las mo­das que ca­da po­co tiem­po sal­tan a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Tris­te­men­te, ni si­quie­ra el te­ner ex­pe­rien­cia pre­via en te­ra­pia es, hoy en día, una ga­ran­tía de que nos ha­yan sa­bi­do ex­pli­car de ma­ne­ra acer­ta­da cuál es nues­tro pro­ble­ma y por qué nos ocu­rre.

Pa­re­ce men­ti­ra que en pleno si­glo XXI aún no se en­tien­da que exis­te una ma­ne­ra cien­tí­fi­ca de es­tu­diar el com­por­ta­mien­to hu­mano e in­fi­ni­dad de es­tu­dios que ava­lan las di­fe­ren­tes téc­ni­cas de tra­tar los pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos. Por su­pues­to que la psi­co­lo­gía no es una ciencia exac­ta pe­ro tam­po­co lo es la me­di­ci­na y en ella con­fia­mos nues­tras vi­das sa­bien­do que han si­do ca­pa­ces de en­con­trar las cu­ras a en­fer­me­da­des muy com­ple­jas. Es bas­tan­te in­cohe­ren­te de­fen­der el tra­ta­mien­to de la dia­be­tes y en cam­bio ne­gar una in­ter­ven­ción igual de ri­gu­ro­sa a la an­sie­dad o a las fo­bias. Exis­te un re­cha­zo in­fan­til al es­tu­dio cien­tí­fi­co de la men­te. Po­de­mos predecir las tor­men­ta, in­ter­ve­nir en el fun­cio­na­mien­to ce­lu­lar, in­ves­ti­gar a tra­vés de los áto­mos las for­mas de vida que exis­tie­ron ha­ce mi­llo­nes de años pe­ro nos da mie­do ex­pli­car el com­por­ta­mien­to hu­mano, co­mo si al qui­tar to­da la ma­gia que en­vuel­ve a la psi­que hu­ma­na fué­ra­mos a ser más sim­ples. Nos atrae más el pen­sar que en nues­tro in­te­rior exis­ten

¿Nos es­ta­mos fuer­zas ocul­tas des­co­no­ci­das que nos ha­cen im­pre­de­ci­bles y es­pe­cia­les. Gran error cuan­do las le­yes del apren­di­za­je y los pro­ce­sos aso­cia­ti­vos des­cri­ben una reali­dad fas­ci­nan­te y mu­cho más gra­ti­fi­can­te a la ho­ra de de­fi­nir quié­nes so­mos y có­mo po­de­mos cam­biar.

Pe­ro te­ne­mos que ser au­to­crí­ti­cos: la mayor res­pon­sa­bi­li­dad de que en la ac­tua­li­dad los mi­tos ga­nen en po­pu­la­ri­dad a la in­ves­ti­ga­ción es de aque­llos psi­có­lo­gos que ba­san su tra­ba­jo en co­rrien­tes no cien­tí­fi­cas am­pa­rán­do­se en un ri­dícu­lo “a mí me fun­cio­na” o “yo pa­ra ca­da pro­ble­ma uso un mé­to­do di­fe­ren­te”. Y lle­van tan­to al ex­tre­mo ese pa­pel de mis­te­rio­so cha­mán que se ofen­den si el pa­cien­te pi­de que le ex­pli­quen de ma­ne­ra sen­ci­lla y ope­ra­ti­va las cau­sas de su tras­torno o cuán­to va a du­rar y en qué va a con­sis­tir su tra­ta­mien­to. Si un mé­di­co al­ter­na­ra la lec­tu­ra de au­ras con las ra­dio­gra­fías o un den­tis­ta guar­da­ra si­len­cio cuan­do le pre­gun­ta­mos qué nos es­tá ha­cien­do en la bo­ca en ca­da mo­men­to rá­pi­da­men­te le de­man­da­ría­mos. Pe­ro el des­co­no­ci­mien­to que exis­te en el mun­do de la psi­co­lo­gía am­pa­ra a char­la­ta­nes de éti­ca muy cues­tio­na­ble.

Es ló­gi­co que si los psi­có­lo­gos no con­se­gui­mos un cri­te­rio co­mún ho­mo­lo­ga­do por la ciencia la psi­co­lo­gía no pue­da ser to­ma­da en se­rio. Mien­tras exis­tan si­mul­tá­nea­men­te en la clí­ni­ca actual co­rrien­tes psi­co­ló­gi­cas de en­fo­ques in­com­pa­ti­bles o se de­fien­da de ma­ne­ra inex­pli­ca­ble ese ca­jón de sas­tre que es el eclec­ti­cis­mo, mien­tras ca­da día se di­gan en los me­dios bar­ba­ri­da­des en nom­bre de la psi­co­lo­gía, no con­se­gui­re­mos que un pa­cien­te crea que la te­ra­pia es al­go más que desaho­gar­se o de­jar­se acon­se­jar por un ami­go. Les ha­re­mos re­nun­ciar a la ciencia. Les ha­re­mos re­nun­ciar a me­jo­rar su ca­li­dad de vida.

Ha­ce más de nue­ve años que em­pe­zó a es­cri­bir el guión de jun­to con el ac­tor Raúl Aré­va­lo. Unos años que han

da­do su fru­to y es­te psi­có­lo­go aman­te del ci­ne, tie­ne ya un Go­ya. En­tre ma­nos, ya tie­nen un nue­vo pro­yec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.