LÍBRATE DEL TÓ­XI­CO

Objetivo Bienestar - - LA OPINIÓN IMPORTA - Mar­ta Ro­bles

Pe­rio­dis­ta y escritora

Aho­ra que en­tra­mos en el se­gun­do mes del año, con más de un pro­pó­si­to ol­vi­da­do, pro­pon­go al lec­tor que no dé un pa­so más en el 2017 sin li­be­rar­se de la pe­sa­da car­ga de los vam­pi­ros emo­cio­na­les: esos se­res os­cu­ros que a ve­ces se transmutan en las per­so­nas de as­pec­to más dul­ce, mien­tras se de­di­can a ro­bar la ener­gía a sus alle­ga­dos, sin pie­dad. Es­tá cla­ro que, pa­ra lo­grar­lo, lo más im­por­tan­te es ha­cer un ejer­ci­cio de vo­lun­tad, pe­ro ayu­da te­ner al­gún ma­nual a mano, que in­di­que el ca­mino, co­mo el li­bro de Sil­via Ol­me­do De­tox emo­cio­nal, có­mo sa­car de tu vida lo que te im­pi­de ser fe­liz. Par­tien­do de la ba­se de que “es ab­sur­do in­ten­tar cam­biar a la gen­te” (Sil­via Ol­me­do di­xit), es im­pres­cin­di­ble co­lo­car­la en su si­tio, pa­ra im­pe­dir, en el ca­so de los tó­xi­cos, que nos da­ñe de ma­ne­ra irre­pa­ra­ble. Es muy fá­cil li­be­rar­se de esos per­so­na­jes per­ju­di­cia­les, cuan­do no per­te­ne­cen a nues­tro en­torno más cer­cano, pe­ro es mu­cho más com­pli­ca­do re­co­no­cer la to­xi­ci­dad de nues­tros de nues­tros ami­gos, pa­re­jas e in­clu­so de nues­tros pa­dres o has­ta de nues­tros hi­jos y lu­char con­tra ella. Re­sul­ta más o me­nos sen­ci­llo apar­tar a un tó­xi­co di­gi­tal. Bas­ta con blo­quear­lo, una vez nos con­cien­cia­mos de que no nos apor­ta na­da bueno; pe­ro no es tan sen­ci­llo ha­cer lo mis­mo con los más cer­ca­nos y, por en­de, queridos. Na­tu­ral­men­te no se tra­ta de arrin­co­nar a los pa­dres, por ejem­plo, pe­ro sí es ne­ce­sa­rio co­no­cer su gra­do de to­xi­ci­dad, cuan­do exis­te, y eva­luar en qué nos pue­de afec­tar. “Unos pa­dres tó­xi­cos pue­den aca­bar con nues­tra au­to­es­ti­ma y nos pue­den vol­ver com­ple­ta­men­te de­pen­dien­tes”, di­ce Sil­via. Y yo lo sub­ra­yo, tras ha­ber desa­rro­lla­do mu­cho lo per­ju­di­cial de la so­bre­pro­tec­ción de los pa­dres en mi en­sa­yo so­bre la in­se­gu­ri­dad, Haz lo que te­mas. Pe­ro los pa­dres que no pro­te­gen en ab­so­lu­to y re­cri­mi­nan cons­tan­te­men­te a sus hi­jos por su fal­ta de ca­pa­ci­dad –in­clu­so de adul­tos– re­sul­tan igual de per­ni­cio­sos o más, aun­que a ve­ces los afec­ta­dos no quie­ran –o no pue­dan– re­co­no­cer­lo. Sin la dis­tan­cia ade­cua­da de esos pa­dres so­bre­pro­tec­to­res o ex­ce­si­va­men­te es­tric­tos, los hi­jos, mu­chas ve­ces, no consiguen ex­plo­tar sus pro­pios ta­len­tos, des­in­to­xi­car­se emo­cio­nal­men­te y sen­tir­se fe­li­ces. Del otro la­do, los hi­jos ex­ce­si­va­men­te exi­gen­tes con sus pro­ge­ni­to­res, esos que pa­san­do los años se con­vier­ten en sus jue­ces im­pla­ca­bles, les ge­ne­ran una to­xi­ci­dad cul­pa­bi­li­za­do­ra muy di­fí­cil de erra­di­car. El mo­ti­vo fun­da­men­tal es que no se atre­ven a des­li­gar­se, al me­nos li­ge­ra­men­te, de sus vás­ta­gos, ten­gan la edad que ten­gan. Y lo cier­to es que, co­lo­car­los a la jus­ta dis­tan­cia no so­lo les li­be­ra­rá a ellos, sino mu­chas ve­ces tam­bién a los pro­pios hi­jos. Lo más im­por­tan­te es iden­ti­fi­car al tó­xi­co, “esa per­so­na que te ha­ce da­ño o da­ña par­te de tu reali­dad y a la que, mu­chas ve­ces, de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria o in­vo­lun­ta­ria, le abri­mos la puer­ta no­so­tros mis­mos– di­ce Ol­me­do–; y, par­tir de ahí, tra­tar de co­lo­car­lo en su lu­gar: en aquel don­de con­tro­le­mos su in­fluen­cia y no nos re­sul­te ne­ga­ti­vo. Por úl­ti­mo, con­vie­ne sa­ber, co­mo se ex­pli­ca en el li­bro de Ol­me­do, que to­dos po­de­mos ser tó­xi­cos. Por eso de­be­mos mi­rar nues­tro in­te­rior an­tes de tra­tar de im­po­ner nues­tra vo­lun­tad y com­pro­bar si es­ta­mos ma­ni­pu­lan­do a los nues­tros e in­clu­so si con­vie­ne que nos ale­je­mos pa­ra pro­pi­ciar­les su pro­pio de­tox emo­cio­nal.

Mis re­co­men­da­cio­nes del mes:

1. De­tox emo­cio­nal, de Sil­via Ol­me­do (Pla­ne­ta).

2. El con­cen­tra­do ca­si má­gi­co Su­bli­ma­ge L’Es­sen­ce, de Cha­nel, ca­paz de reac­ti­var el pro­ce­so na­tu­ral de eli­mi­na­ción de to­xi­nas, pa­ra que, una vez pu­ri­fi­ca­da, la piel pue­da apro­ve­char al má­xi­mo los ac­ti­vos que re­ci­be, re­vi­ta­li­zán­do­la y re­ani­mán­do­la. ¡Hay que des­in­to­xi­car­se por den­tro y por fue­ra!

De­be­mos mi­rar nues­tro in­te­rior an­tes de tra­tar

de im­po­ner nues­tra vo­lun­tad por­que to­dos

po­de­mos ser tó­xi­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.