CO­RRE­GIR DE­FEC­TOS

Objetivo Bienestar - - BELLEZA -

Aun­que me­nos fre­cuen­tes, hay in­ter­ven­cio­nes pa­ra co­rre­gir la for­ma del pecho. Por ejem­plo, lo­grar la si­me­tría de am­bas ma­mas. “El cuer­po hu­mano se di­vi­de en dos mi­ta­des que no son exac­ta­men­te si­mé­tri­cas. Es na­tu­ral una dis­cre­ta di­fe­ren­cia en­tre am­bas ma­mas”, ex­pli­ca el doc­tor Juá­rez. Pe­ro pue­de su­ce­der que una mama sea mayor que la otra, o que se si­túen a dis­tin­tas al­tu­ras o una esté más cen­tra­da que la otra. “La co­rrec­ción de una asi­me­tría ma­ma­ria im­por­tan­te pue­de ne­ce­si­tar rea­li­zar un au­men­to de una mama y una re­duc­ción de la mama con­tra­la­te­ral, sien­do una de las ope­ra­cio­nes más com­ple­jas por la di­fe­ren­te evo­lu­ción de ca­da una de las ma­mas”. Tam­bién se arre­glan las ma­mas tu­be­ro­sas (tam­bién co­no­ci­das co­mo ca­pri­nas o cons­tre­ñi­das). Son pe­chos que cre­cen con for­ma alar­ga­da de­bi­do a una ex­ce­si­va ri­gi­dez de la glán­du­la que no las de­ja desa­rro­llar­se ade­cua­da­men­te. Es­to obli­ga a la mama a cre­cer con for­ma de tu­bo y a sa­lir por el lu­gar de me­nor re­sis­ten­cia, que es la fi­na piel del pe­zón. Por es­ta ra­zón sue­len ir acom­pa­ña­das de areo­las so­bre­di­men­sio­na­das.

PE­ZO­NES AL FREN­TE.

El bis­tu­rí tam­bién pue­de re­pa­rar los pe­zo­nes in­ver­ti­dos (no lle­gan a emer­ger y pue­den di­fi­cul­tar la lac­tan­cia) o aque­llos que no mi­ran en la mis­ma di­rec­ción. “En es­te ca­so los di­si­mu­la­mos co­lo­can­do las pró­te­sis al­go des­pla­za­das ha­cia los po­los ex­te­rio­res”, apun­ta el doc­tor Mo­reno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.