BA­JAR DE TA­LLA

Objetivo Bienestar - - BELLEZA -

Ca­da año son más las mu­je­res que se acer­can al ci­ru­jano pa­ra rea­li­zar­se una ma­mo­plas­tia de re­duc­ción (co­lo­quial­men­te, “qui­tar­se pecho”). Y no so­lo pa­ra cam­biar el ta­ma­ño de unos im­plan­tes des­me­di­dos, co­mo Vic­to­ria Beck­ham. “Unas ma­mas ex­ce­si­va­men­te gran­des y pe­sa­das ge­ne­ran do­lor de es­pal­da o de cue­llo. In­clu­so irri­ta­ción cu­tá­nea ba­jo los se­nos. Re­du­cir­los ayu­da ade­más a au­men­tar la au­to­es­ti­ma de la pa­cien­te, ya que a mu­chas mu­je­res les acom­ple­ja un bus­to tan ex­cel­so”, se­ña­la el doc­tor Án­gel Juá­rez, je­fe de Ci­ru­gía Plás­ti­ca y Es­té­ti­ca del Hos­pi­tal La Zar­zue­la. “En la ope­ra­ción se ex­tir­pa piel, gra­sa y te­ji­do ma­ma­rio y se ele­va el complejo areo­la-pe­zón a su po­si­ción ideal”. Aun­que sue­ne ex­tra­ño el ci­ru­jano pue­de va­lo­rar la co­lo­ca­ción de una pró­te­sis en la mis­ma in­ter­ven­ción pa­ra ase­gu­rar una mayor fir­me­za al pecho. Lo nor­mal es un in­gre­so hos­pi­ta­la­rio en­tre 24 y 48 ho­ras.

DES­PUÉS DE LA MA­TER­NI­DAD.

Con los em­ba­ra­zos el pecho fluc­túa de ta­ma­ño. Por eso se re­co­mien­da aco­me­ter la re­duc­ción cuan­do ya no se pien­se te­ner más hi­jos. En cual­quier ca­so, re­du­cir no sig­ni­fi­ca que que­de per­fec­to de por vida. Aun­que de me­nor ta­ma­ño, la edad y la fuer­za de la gra­ve­dad ha­rán que va­ya ca­yen­do un po­co ca­da año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.