Los tru­cos e ideas de Xuan-Lan, pro­fe­so­ra y ex­per­ta en yo­ga

Xuan-Lan es pro­fe­so­ra y ex­per­ta en yo­ga. Lle­va más de 17 años prac­ti­cán­do­lo has­ta que lo con­vir­tió en su vo­ca­ción y des­de que es maes­tra sube en in­ter­net sus ví­deos y con­se­jos. Po­dría de­cir­se que es la in­fluen­cer yo­gui con ma­yor cre­di­bi­li­dad del país. Por

Objetivo Bienestar - - SUMARIO -

Lle­ga a la se­sión de fotos pun­tua­lí­si­ma y con una son­ri­sa. “Sal­go aho­ra mis­mo de cla­se”, nos di­ce. Xuan-Lan prac­ti­ca el yo­ga des­de ha­ce más de 17 años. Lo des­cu­brió en Nue­va York y tras tra­ba­jar en España, de­ci­dió cam­biar su em­pleo es­ta­ble y ru­ti­na­rio pa­ra dar cla­ses de es­ta dis­ci­pli­na que tan­to le fas­ci­na. “Hi­ce una for­ma­ción de yo­ga pa­ra apren­der fi­lo­so­fía y ana­to­mía, pa­ra pro­fun­di­zar en él. Nos pi­die­ron dar prác­ti­cas a fa­mi­lia y ami­gos, así que em­pe­cé con los com­pa­ñe­ros del tra­ba­jo, y me di cuen­ta de que me gus­ta­ba mu­cho. El feed back era muy bueno. Du­ran­te un pro­ce­so de coaching me di­je­ron que ha­bla­ba más de yo­ga que del tra­ba­jo. Me di cuen­ta de que me lle­na­ba más que ir a la ofi­ci­na”, ex­pli­ca Xuan-Lan, la in­fluen­cer de yo­ga más im­por­tan­te del país. An­tes sa­lía co­rrien­do del tra­ba­jo pa­ra dar cla­ses par­ti­cu­la­res, aho­ra ella si­gue co­rrien­do pa­ra dar una mas­ter class, par­ti­ci­par en shoo­tings, rea­li­zar ví­deos de yo­ga en sus pla­ta­for­mas on­li­ne, más cla­ses, even­tos... Es fe­liz. Mi­les de per­so­nas ha­cen yo­ga gra­cias a ella. Y a ella, le en­can­ta.

CUES­TIÓN DE ‘FEE­LING’

“El pro­fe de yo­ga trans­mi­te una en­se­ñan­za, pero no es co­mo dar cla­ses de his­to­ria. Y esa trans­mi­sión es una cues­tión de fee­ling”, ase­gu­ra. “El yo­ga se pue­de apren­der, es­tu­diar y prac­ti­car de mu­chas ma­ne­ras. No se en­se­ña el yo­ga de la mis­ma for­ma en Nue­va York que en Ba­li o en Barcelona. Mi tra­ba­jo per­so­nal, la ex­pe­rien­cia de prac­ti­car con mi cuer­po y de me­di­tar ca­da ma­ña­na ha­ce que pue­da apor­tar a mis alum­nos un po­qui­to más que al­guien que ha co­no­ci­do el yo­ga ha­ce po­co”. Pa­ra Xuan si­gue ha­bien­do cier­tos los tó­pi­cos al­re­de­dor del yo­ga: “que es abu­rri­do, que si no eres fle­xi­ble no pue­des prac­ti­car­lo, que es pa­ra mu­je­res... El yo­ga no es una mo­da, por­que siem­pre ha exis­ti­do, pero has­ta aho­ra no ha­bía tan­ta ofer­ta pa­ra to­dos los pú­bli­cos. Ade­más, mu­chas ce­le­bri­ties y mo­de­los que ya em­pe­za­ban a prac­ti­car yo­ga es­tán sa­lien­do en re­vis­tas y de­mos­tran­do que el yo­ga tam­bién es al­go co­ol”, co­men­ta.

“NO SO­LO SON LAS POS­TU­RAS”

“El yo­ga nos apor­ta bie­nes­tar, equi­li­brio men­tal y fí­si­co, pero es ne­ce­sa­ria cier­ta dis­ci­pli­na, re­gu­la­ri­dad y cons­tan­cia. Así no­tas sus be­ne­fi­cios y pue­des vi­vir­lo ple­na­men­te. Lo di­fí­cil es em­pe­zar, lue­go sen­tir­se bien es la me­jor mo­ti­va­ción pa­ra con­ti­nuar”, aña­de Xuan-Lan, que en­se­ña un ti­po de yo­ga pa­ra to­dos los pú­bli­cos por­que “hay que acer­car­lo a la gen­te, te­ner una puer­ta de en­tra­da fá­cil a es­ta dis­ci­pli­na”. La pro­fe­so­ra re­co­mien­da apro­ve­char al­gu­nas cla­ses gra­tui­tas de mu­chos cen­tros, pro­bar pro­fe­so­res de dis­tin­tos es­ti­los, acu­dir a ta­lle­res pa­ra prin­ci­pian­tes o fes­ti­va­les du­ran­te un fin de se­ma­na... Fluir. “Lo más fá­cil es ir con una ami­ga, no sen­tir­se so­la en un es­tu­dio de yo­ga, por eso ha­ce­mos esos gran­des even­tos: es muy fá­cil ir y no hay tan­to com­pro­mi­so. Y a par­tir de ahí si­gues tu ca­mino”, acon­se­ja. Xuan-Lan no de­ja de apren­der for­mán­do­se y am­plian­do su vi­sión de es­te es­ti­lo de vi­da. “Si­go yen­do a cla­se ca­da se­ma­na, siem­pre apren­do de otros pro­fe­so­res, más jó­ve­nes o más ma­yo­res y ex­pe­ri­men­ta­dos, de su ma­ne­ra de trans­mi­tir, de su in­ter­pre­ta­ción de la

“Lo di­fí­cil es em­pe­zar, lue­go sen­tir­se bien es la me­jor mo­ti­va­ción pa­ra con­ti­nuar. Yo si­go yen­do a cla­se, apren­dien­do y me­jo­ran­do pa­ra mis alum­nos”

fi­lo­so­fía, de sus ajus­tes... Un pro­fe­sor con ex­pe­rien­cia ya sa­be de­tec­tar có­mo reac­cio­nan sus alum­nos. Por­que el yo­ga no so­lo es lo­grar las pos­tu­ras”, afir­ma. “En re­des so­cia­les el men­sa­je tie­ne que ir con la fo­to. Si es una fo­to sin más, cual­quier bai­la­ri­na o acró­ba­ta pue­de ha­cer una pos­tu­ra es­pec­ta­cu­lar, pero el yo­ga es mu­cho más pro­fun­do, nos apor­ta bie­nes­tar in­te­gral. Hay una fi­lo­so­fía mi­le­na­ria que es­tá de­trás su prác­ti­ca y no se pue­de dar una cla­se de yo­ga sin entrar en as­pec­tos es­pi­ri­tua­les”, con­fie­sa. ¿Y qué me­jor ma­ne­ra de en­ri­que­cer­se que en­tran­do en con­tac­to con otras cul­tu­ras? Ha­ce ape­nas un mes que Xuan-Lan vol­vió de otro de sus via­jes a la In­dia, de don­de siem­pre apren­de co­sas nue­vas y pue­de apar­car el es­trés y la de­pen­den­cia tec­no­ló­gi­ca. “Ellos res­pe­tan mu­cho la na­tu­ra­le­za y nosotros vivimos en en­tor­nos tan es­tre­san­tes que nos ol­vi­da­mos de vivimos to­dos en el mis­mo pla­ne­ta”, di­ce. Xuan-Lan, que me­di­ta ca­da ma­ña­na unos 15 mi­nu­tos, ha cam­bia­do su for­ma de ali­men­tar­se gra­cias al yo­ga, pero tam­bién su ma­ne­ra de re­la­cio­nar­se con las per­so­nas. “Ten­go una vi­sión de la vi­da mu­cho más am­plia y abierta, y te re­la­cio­nas de una for­ma más cal­ma­da con lo que co­mes, con la gen­te... No uti­li­zas las co­sas, las res­pe­tas an­tes de usar­las, y cuan­do ha­blas con al­guien hay un in­ter­cam­bio, una es­cu­cha, una vi­da cons­cien­te”, de­fien­de, con se­re­ni­dad. “Pon­go to­da mi ener­gía en es­ta fi­lo­so­fía y en trans­mi­tír­se­la a mis alum­nos”, re­mar­ca. Nos lo cree­mos.

Xuan-Lan, pro­fe­so­ra de yo­ga e in­fluen­cer. Nos cuen­ta qué tie­ne es­ta dis­ci­pli­na pa­ra cam­biar­nos la vi­da

Cui­dar nues­tro in­te­rior es cla­ve pa­ra des­ple­gar nues­tra be­lle­za ex­te­rior, pero tam­bién nues­tro cuer­po me­re­ce unos cui­da­dos ade­cua­dos. Ex­fo­liar la piel se­ma­nal­men­te, hi­dra­tar­la a dia­rio con cre­mas y/o acei­tes ha­rá que re­cu­pe­re­mos y man­ten­ga­mos su sa­lud y be­lle­za ori­gi­na­les co­mo con la cre­ma cor­po­ral Touch of Hap­pi­ness, de Ri­tuals.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.