30 pre­gun­tas con sus 30 res­pues­tas so­bre tus cós­mé­ti­cos pa­ra sa­car­les mu­cho más par­ti­do

¿A quién no se le ha lle­na­do la ca­ra de bo­li­tas des­pués de apli­car la cre­ma hi­dra­tan­te o al po­ner­se el fon­do de ma­qui­lla­je? ¿Y aca­bar con el pe­lo la­cio tras usar la mas­ca­ri­lla? ¿Ro­ja co­mo un to­ma­te por esa an­ti­arru­gas con re­ti­nol que au­gu­ra un no­ta­ble rej

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Sa­lo­mé Gar­cía

DE USO DIA­RIO

Has­ta ha­ce po­co pa­ra es­tar gua­pas bas­ta­ba con usar ma­ña­na y no­che una hi­dra­tan­te, una nu­tri­ti­va y el sé­rum. Pero en los úl­ti­mos años la fa­mi­lia ha au­men­ta­do: acei­tes fa­cia­les, ‘boos­ters’ y cre­mas con to­do ti­po de tex­tu­ras. Es nor­mal que nos sur­jan du­das.

1 ¿Por qué mi hi­dra­tan­te ha­ce bo­li­tas al ex­ten­der­la? “Al­gu­nas mo­lé­cu­las muy gran­des, co­mo las de áci­do hia­lu­ró­ni­co de al­to pe­so mo­le­cu­lar, ha­bi­tua­les en las hi­dra­tan­tes, al coin­ci­dir en la piel con otro pro­duc­to que tam­bién lle­ve ese in­gre­dien­te (por ejem­plo, un sé­rum o el ma­qui­lla­je) for­man ma­cro­par­tí­cu­las que ni se des­ha­cen ni se ab­sor­ben por ser mu­cho ma­yo­res que los po­ros”, ex­pli­ca Mar­ta Ga­ma­rra, di­rec­to­ra de for­ma­ción de Rodial.

2 El sé­rum va an­tes que la cre­ma de tra­ta­mien­to. Pero, ¿y las aguas an­ti­con­ta­mi­na­ción? Son el úl­ti­mo ges­to de be­lle­za con­tra la po­lu­ción y su­po­nen un pa­so más en la ru­ti­na dia­ria. “Se apli­can des­pués de la lim­pie­za y an­tes del sé­rum. Por la ma­ña­na, hi­dra­tan y au­men­tan las de­fen­sas de la piel; por la no­che de­to­xi­fi­can de los agen­tes con­ta­mi­nan­tes acu­mu­la­dos du­ran­te to­do el día”, apun­ta Est­her In­fan­te, di­rec­to­ra re­gio­nal de for­ma­ción de Nu­xe.

3 ¿Qué es un boos­ter? Hay ra­chas de piel apa­ga­da, re­se­ca o irri­ta­da. La cau­sa: una no­che de juer­ga, una tem­po­ra­da de es­trés, po­co sue­ño… Pa­ra no cam­biar de cre­ma dia­ria sur­gen es­tos pro­duc­tos que, nos co­men­ta Ana Gallego, res­pon­sa­ble de Schram­mek en España, “apli­ca­dos so­bre la piel lim­pia o mez­cla­dos con la cre­ma ha­bi­tual po­ten­cian sus efec­tos o ayu­dan a di­si­mu­lar la ma­la ca­ra”.

4 ¿Por qué hay que agi­tar­la? Las bru­mas hi­dra­tan­tes con pro­tec­ción so­lar son ya un bá­si­co pa­ra lle­var en el bol­so y pul­ve­ri­zar­se un chu­te a cual­quier ho­ra del día. Tie­nen una fa­se acuo­sa y otra oleo­sa que, en es­ta­do de re­po­so, se se­pa­ran. Si no agi­ta­mos el spray, so­lo sal­drá la par­te más gra­sa. Tam­bién les su­ce­de a las des­ma­qui­lla­do­ras de ojos wa­ter­proof o bi­fá­si­cas.

5 ¿Por qué tar­da tan­to en ab­sor­ber­se? Tal vez ha­yas no­ta­do que las cre­mas de in­gre­dien­tes na­tu­ra­les (co­mo la man­te­ca de ka­ri­té) tar­dan más en ab­sor­ber­se. Lo pri­me­ro que pen­sa­mos es “se­rá de­ma­sia­do gra­sa” pero no. Es por la au­sen­cia de al­coho­les u otros in­gre­dien­tes sin­té­ti­cos que ace­le­ran su pe­ne­tra­ción pero que pue­den re­se­car o de­jar la piel más vul­ne­ra­ble.

6 Ten­go la piel gra­sa. ¿Pue­do usar acei­tes fa­cia­les? De pe­que­ñas apren­de­mos que las cre­mas muy oleo­sas “sa­can gra­nos”. Aho­ra apa­re­cen los acei­tes, ¿en qué que­da­mos? “Al­gu­nos, co­mo los de jo­jo­ba o al­men­dras dul­ces, ayu­dan a que el se­bo se­gre­ga­do se ablan­de sin oxi­dar­se. Apli­ca po­co y, pa­sa­dos unos mi­nu­tos si hay ex­ce­so, re­tí­ra­lo con un ti­sú”, acon­se­ja Jen­ni­fer Dou­vi­lle, di­rec­to­ra de for­ma­ción de Ri­tuals.

7 No­to la piel ti­ran­te, ¿mi hi­dra­tan­te no fun­cio­na? Se­gún el doc­tor Ale­jan­dro Mar­tín-Gor­go­jo, de Clí­ni­ca Der­ma­to­ló­gi­ca Internacional, “en días muy se­cos o fríos bas­ta con reapli­car­la a mi­tad de la jor­na­da. En otros ca­sos con­vie­ne con­sul­tar con el der­ma­tó­lo­go por si esa ti­ran­tez se de­be a una der­ma­ti­tis. Y no ol­vi­dar que la piel cambia se­gún la meteorología, el es­trés o las va­ria­cio­nes hor­mo­na­les”.

CUI­DA­DOS CON VIS­TAS

¿Te ha en­tra­do cre­ma de la ca­ra en el ojo y es­cue­ce? Na­da gra­ve: el pH del ros­tro os­ci­la en­tre 4,5 y 5,5 mien­tras que el de los ojos es de 7. Ade­más, su piel es más fi­na y no acep­ta po­tin­gues muy den­sos. En otras pa­la­bras: re­quie­ren cui­da­dos a me­di­da.

8 ¿Có­mo se apli­ca el con­torno de ojos? La ex­per­ta en be­lle­za Car­men Na­va­rro nos lo ex­pli­ca: “Em­pe­zar con to­que­ci­tos pa­ra dis­tri­buir­la bien a la vez que ac­ti­va­mos la mi­cro­cir­cu­la­ción. A con­ti­nua­ción, si hay bol­sas, ma­sa­jea­re­mos de fue­ra ha­cia el la­gri­mal pa­ra ir dre­nan­do. No hay que ol­vi­dar tra­ba­jar tam­bién la zo­na de la ce­ja con to­ques al­go más in­ten­sos pa­ra evi­tar la fla­ci­dez”.

9 Ten­go oje­ras y pa­tas de ga­llo. ¿Có­mo ata­jo am­bos pro­ble­mas? Ca­da vez hay más pro­duc­tos con in­gre­dien­tes que com­ba­ten am­bos pro­ble­mas a la vez. Aun­que si las oje­ras os­cu­ras nos afean de­ma­sia­do el der­ma­tó­lo­go Ga­briel Serrano, director de Clí­ni­ca Dr. Serrano, su­gie­re “apro­ve­char la no­che con cre­mas an­ti­arru­gas y por la ma­ña­na apli­car una con in­gre­dien­tes des­pig­men­tan­tes y al­go de fil­tro so­lar”.

10 Ten­go una cre­ma fa­cial bue­ní­si­ma. ¿No me va­le tam­bién pa­ra el con­torno de ojos? No. La piel al­re­de­dor de los ojos es ex­tre­ma­da­men­te fi­na y mu­cho más permea­ble que el res­to del ros­tro. Es­to sig­ni­fi­ca que ab­sor­be los ac­ti­vos más de­pri­sa y al­gu­nos en gran­des do­sis pue­den re­sul­tar irri­tan­tes (lo no­tas por­que empiezan a la­gri­mear sin re­me­dio). Otro in­con­ve­nien­te: una cre­ma de­ma­sia­do gra­sa po­dría agra­var las bol­sas.

EL MIS­TE­RIO DE LAS MAS­CA­RI­LLAS

Se apli­can una o dos ve­ces por se­ma­na y son ca­pa­ces de lo­grar en unos mi­nu­tos lo que tu cre­ma dia­ria no es ca­paz tra­ba­jan­do ma­ña­na y no­che. Ade­más, an­tes creía­mos que so­lo va­lían pa­ra hi­dra­tar y aho­ra de­to­xi­fi­can, ilu­mi­nan… ¿Qué se­cre­to es­con­den?

11 Mi cre­ma dia­ria es efi­caz. ¿Ten­go que usar una mas­ca­ri­lla se­ma­nal?

Es­tre­lla Pujol, di­rec­to­ra de Oxi­gen Be­lle­sa, no lo du­da: “Sí, una no sus­ti­tu­ye a la otra. La mas­ca­ri­lla es un tra­ta­mien­to in­ten­si­vo: úsa­lo 1-2 ve­ces por se­ma­na y re­tí­ra­lo pa­sa­dos unos mi­nu­tos (en es­pe­cial si lle­va áci­dos ex­fo­lian­tes o es oclu­si­va). De lo con­tra­rio, pue­de irri­tar”. Las que no se acla­ran es por “te­ner tex­tu­ra cre­mo­sa y ab­sor­ber­se sin obs­truir”.

12 ¿Y las mas­ca­ri­llas de ac­ción flash? Borran los sig­nos de can­san­cio. Per­fec­tas pa­ra una ci­ta tras un día ago­ta­dor o si vas a tra­ba­jar tras una no­che en ve­la. No se acla­ran, ilu­mi­nan, sua­vi­zan y, si lle­van un roll on y lo apli­ca­mos ha­cia arri­ba y de den­tro a fue­ra, es­ti­mu­lan las fas­cias fa­cia­les y re­afir­man”, sen­ten­cia In­ma­cu­la­da Ji­mé­nez, di­rec­to­ra de for­ma­ción de Ken­zo.

13 ¿Có­mo fun­cio­nan las de­tox? Lle­van in­gre­dien­tes co­mo ar­ci­llas o car­bón ac­ti­vo que neu­tra­li­zan los ra­di­ca­les li­bres y fa­vo­re­cen la oxi­ge­na­ción. “Lo úl­ti­mo es la tec­no­lo­gía mag­né­ti­ca. Un imán es­ti­mu­la los sis­te­mas na­tu­ra­les de de­to­xi­fi­ca­ción de la piel. Es ino­cuo in­clu­so pa­ra per­so­nas con pier­cings u or­to­don­cia, aun­que no de­be acer­car­se al pe­cho si lle­vas mar­ca­pa­sos”, ex­pli­ca Nes­tor An­to­lín, director de mar­ke­ting de Dr. Brandt.

14 ¿Qué es el mul­ti­mas­king? Mí­ra­te al es­pe­jo. ¿A que no tie­nes la piel igual en to­do el ros­tro? Ne­ce­si­tas una mas­ca­ri­lla di­fe­ren­te pa­ra ca­da zo­na pa­ra ata­jar sus pro­ble­mas con­cre­tos. Al­go así co­mo la a la car­ta: un po­co de hi­dra­tan­te en la fren­te, la ex­fo­lian­te en las áreas con tendencia a los pun­tos negros y la de­tox-re­vi­ta­li­zan­te en el con­torno de ojos. O co­mo tú desees.

SER­VI­CIO DE LIM­PIE­ZA

Nues­tras ma­dres se lim­pia­ban con le­che y tó­ni­co. Lue­go lle­ga­ron las co­rea­nas y los ja­bo­nes. Y, por si fue­ra po­co, es­tá la bi­fá­si­ca pa­ra ma­qui­lla­je wa­ter­proof de ojos y el uni­ver­so de las ex­fo­lian­tes. ¿Sa­bes cuán­do y có­mo usar ca­da uno? 15 ¿Por usar una des­ma­qui­lla­do­ra es­pe­cí­fi­ca pa­ra los ojos? “Ne­ce­si­tan una fór­mu­la tes­ta­da der­ma­to­ló­gi­ca y of­tal­mo­ló­gi­ca­men­te pa­ra mi­ni­mi­zar el ries­go de irri­ta­cio­nes en la piel y en el in­te­rior del ojo”, re­cuer­da In­ma­cu­la­da Can­ter­la, di­rec­to­ra de Cos­me­ceu­ti­cal Cen­ter. “Sin ol­vi­dar que re­ti­rar la más­ca­ra de pes­ta­ñas sin el pro­duc­to ade­cua­do pue­de de­bi­li­tar­las, rom­per­las e in­clu­so pro­vo­car su caí­da”.

16 Al apli­car la ex­fo­lian­te noc­tur­na no­to un li­ge­ro pi­cor. ¿La re­ti­ro in­me­dia­ta­men­te? Can­ter­la nos tran­qui­li­za: “Co­mo con­tie­nen una do­sis de ac­ti­vos muy al­ta (áci­dos, vi­ta­mi­na C...) no es in­fre­cuen­te que al prin­ci­pio no­te­mos cier­ta in­co­mo­di­dad, que des­apa­re­ce en cuan­to la piel se acos­tum­bra. Otra cues­tión es pre­ten­der apli­car pro­duc­tos agre­si­vos en pie­les reac­ti­vas, sen­si­bles, de­li­ca­das o con pa­to­lo­gías co­mo ro­sá­cea o der­ma­ti­tis”.

17 ¿Pue­do ex­ce­der­me ex­fo­lian­do en ca­sa?

Si la ven­den en el su­per­mer­ca­do, ¿có­mo va a ha­cer­me da­ño usar un po­qui­to más? “Que no ne­ce­si­ten su­per­vi­sión mé­di­ca no sig­ni­fi­ca que sean to­tal­men­te ino­cuos pa­ra la piel si no se ad­mi­nis­tran de la for­ma ade­cua­da. Has­ta po­de­mos ha­cer­nos he­ri­das por abu­sar de un ex­fo­lian­te fí­si­co (los de bo­li­tas)”, ad­vier­te la doc­to­ra Ca­mino Gua­llar, de la Clí­ni­ca Es­pa­llar­gas. 18 ¿Qué ex­fo­lian­te es más efi­caz: con bo­li­tas, en­zi­má­ti­cas, de áci­dos..?

“De­pen­de. Un pee­ling me­cá­ni­co con bo­li­tas, rea­li­za­do una vez a la se­ma­na o ca­da 15 días, se­gún el ti­po de piel, eli­mi­na las cé­lu­las muer­tas más su­per­fi­cia­les, fa­ci­li­tan­do la pe­ne­tra­ción y los cui­da­dos pos­te­rio­res. Los en­zi­má­ti­cos y quí­mi­cos pro­du­cen una ex­fo­lia­ción más pro­fun­da pero pue­de ha­ber más efec­tos ad­ver­sos”, apun­ta la doc­to­ra Gua­llar.

CLA­SE DE QUÍ­MI­CA

No bas­ta con sa­ber que tal cre­ma te cau­sa ro­je­ces o gra­nos. De­be­mos iden­ti­fi­car qué in­gre­dien­te nos cau­sa la irri­ta­ción. De lo con­tra­rio aun­que cam­bies de mar­ca, si el pro­ble­ma es­tá en un in­gre­dien­te, vol­ve­rás a to­par­te con el mis­mo es­co­llo.

19 El re­ti­nol me irri­ta, ¿es nor­mal? “El re­ti­nol es un ex­ce­len­te an­ti­arru­gas por su ac­ción an­ti­oxi­dan­te. Pero pue­de cur­sar irri­ta­ción o en­ro­je­ci­mien­to de la piel a los 2 o 3 días de em­pe­zar a uti­li­zar­la”, ob­ser­va la doc­to­ra Ma­ría Cal­vo, der­ma­tó­lo­ga de la Clí­ni­ca Bio­lá­ser La Mo­ra­le­ja. “Hay que de­jar que la piel se adap­te. Mi con­se­jo es apli­car­lo en días al­ter­nos has­ta con­se­guir to­le­ran­cia”, ex­pli­ca Cal­vo.

20 ¿Qué es el pH y por qué im­por­ta sa­ber­lo? Que si “pH neu­tro” o que “no al­te­ran el pH”. ¿Qué sig­ni­fi­ca? El doc­tor Mar­tín-Gor­go­jo lo ex­pli­ca: “El pH mi­de la aci­dez o al­ca­li­ni­dad. El pH neu­tro se ci­fra en 7 (el del agua), por de­ba­jo se­rá áci­do y al­ca­lino to­do lo que su­pere ese va­lor. Ojo, el de la piel os­ci­la en­tre 4,5 y 6 en la edad adul­ta y los cos­mé­ti­cos de­ben ade­cuar­se a es­to”.

21 Hay cos­mé­ti­cos prohi­bi­dos en el em­ba­ra­zo? Sí. Ol­ví­da­te del re­ti­nol. “En do­sis su­pe­rio­res a 10.000 UI pue­de pro­du­cir mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas en el fe­to. Tam­bién se des­acon­se­jan las an­ti­ce­lu­lí­ti­cas con ca­feí­na, ya sean en cre­mas o en par­ches trans­dér­mi­cos. Po­dría pa­sar al to­rren­te san­guí­neo y afec­tar al be­bé”, sos­tie­ne Ge­ma He­rre­rías, ti­tu­lar de A5 Far­ma­cia .

22 Soy ce­lía­ca o alér­gi­ca a la miel. ¿Pue­do usar cre­mas con ger­men de tri­go o miel? An­te la apa­ri­ción de al­gu­nas pu­bli­ca­cio­nes alar­mis­tas la doc­to­ra Cal­vo re­cuer­da que “tan­to la ce­lia­quía co­mo las aler­gias ali­men­ta­rias son pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios des­en­ca­de­na­dos por vía di­ges­ti­va. Por tan­to, sal­vo que se in­gie­ra por ac­ci­den­te, no ha­bría nin­gún pro­ble­ma pa­ra que la uti­li­ces”. Y hay que te­ner pre­cau­ción con los bál­sa­mos la­bia­les.

23 En ve­rano, ¿pue­do sus­ti­tuir la hi­dra­tan­te por el fo­to­pro­tec­tor? “La hi­dra­ta­ción de una cre­ma so­lar de­pen­de fun­da­men­tal­men­te de su ga­lé­ni­ca, es­to es, de sus in­gre­dien­tes hu­mec­tan­tes. Si se adap­ta a tu ti­po de piel sí po­dría sus­ti­tuir a la hi­dra­tan­te ha­bi­tual du­ran­te el ra­to de ex­po­si­ción so­lar”, se­ña­la la doc­to­ra Cal­vo. Pa­ra el res­to del día si­gue con tu hi­dra­tan­te y apli­ca en­ci­ma un fil­tro so­lar li­ge­ro.

DU­DAS POR LOS PE­LOS Cui­dar el ca­be­llo va más allá de usar un cham­pú y un acon­di­cio­na­dor. In­flu­ye la tem­pe­ra­tu­ra del agua, el ma­sa­je y has­ta si uti­li­zas o no pro­duc­tos nu­tri­ti­vos es­pe­cí­fi­cos, co­mo los acei­tes ca­pi­la­res y las mas­ca­ri­llas. ¿Pero sa­bes cuán­ta can­ti­dad de ca­da?

24 Los cham­pús sin sul­fa­tos ha­cen me­nos es­pu­ma. ¿Lim­pian me­nos? “La ac­ción la­van­te con sul­fa­tos es su­pe­rior que sin ellos. No le im­por­ta a la con­su­mi­do­ra que se la­va el ca­be­llo más a me­nu­do, por ejem­plo, al ha­cer de­por­te. Aho­ra bien, con cier­tos in­gre­dien­tes bo­tá­ni­cos con­se­gui­mos los mis­mos o me­jo­res re­sul­ta­dos de for­ma na­tu­ral y con la mis­ma es­pu­ma”, apun­ta Adrian Pé­rez, director de Edu­ca­ción de Ma­trix.

25 ¿Pa­ra qué sir­ven los acei­tes ca­pi­la­res? Antonio Co­rral Calero, em­ba­ja­dor glo­bal de Mo­roc­ca­noil, le sa­ca in­fi­ni­to par­ti­do. “A dia­rio fa­ci­li­ta el pei­na­do y evi­ta ro­tu­ras al des­en­re­dar. Mez­cla­do con los pro­duc­tos de pei­na­do hi­dra­ta y da bri­llo. En ve­rano, evi­ta que el ca­be­llo se re­se­que por el sol, la pla­ya o la pis­ci­na. Y al vol­ver de va­ca­cio­nes for­ta­le­ce el ca­be­llo an­tes de cual­quier co­lo­ra­ción”, ex­pli­ca.

26 ¿Ha­go mal de­jan­do la mas­ca­ri­lla to­da la no­che? To­do lo con­tra­rio. Así lo se­ña­la David Le­sur, pro­pie­ta­rio de los sa­lo­nes David Künz­le. “In­clu­so me­jor si el ca­be­llo es­tá al­go hú­me­do y le aña­des unas go­tas de acei­te de ar­gán. Pa­ra po­ten­ciar su ac­ción y no man­char la al­moha­da en­vuél­ve­lo con un film plás­ti­co. A la ma­ña­na si­guien­te en­jua­ga bien pa­ra ase­gu­rar­se que no que­den re­si­duos”, acon­se­ja.

27 La mas­ca­ri­lla, ¿me apel­ma­za­rá el pe­lo? “No en­gra­san ni apel­ma­zan el ca­be­llo pero de­ben apli­car­se so­lo de pun­tas a me­dios y nun­ca so­bre el cue­ro ca­be­llu­do. Ade­más, se de­be res­pe­tar el tiem­po de ex­po­si­ción, en­tre 5 y 10 min y, an­tes de re­ti­rar­la, apli­car un po­co de agua, emul­sio­nar y acla­rar abun­dan­te­men­te”, di­ce Asun­ción Pont, formadora de Ké­ras­ta­se.

28 El úl­ti­mo acla­ra­do, ¿con agua fría? Sí. “Es­te sen­ci­llo tru­co, que ayu­da a ce­rrar la cu­tí­cu­la, ha­ce que la luz se re­fle­je me­jor so­bre el pe­lo, en otras pa­la­bras, ga­na­re­mos bri­llo”, sos­tie­ne el pe­lu­que­ro Eduar­do Sánchez. “Ade­más es­ta­mos ac­ti­van­do la cir­cu­la­ción san­guí­nea del cue­ro ca­be­llu­do y así el pe­lo es­ta­rá me­jor ali­men­ta­do”, aña­de.

29 Al po­ner ter­mo­pro­tec­tor sa­le hu­mo, ¿me es­toy achi­cha­rran­do el pe­lo? “¡No!”, res­pon­de ro­tun­do Adriano Xa­vier, director ar­tís­ti­co de Car­che. “El hu­mo pue­de de­ber­se a no ha­ber la­va­do bien o a no ha­ber acla­ra­do lo su­fi­cien­te el acon­di­cio­na­dor o la mas­ca­ri­lla. Los pro­tec­to­res tér­mi­cos no apor­tan pe­so al ca­be­llo, fa­ci­li­tan el pei­na­do y lo pro­te­gen del ca­lor de la plan­cha o el se­ca­dor. Ja­más lo van a freír”, di­ce.

30 Ten­go el pe­lo muy cor­to y quie­ro lu­cir me­le­nón. ¿Qué tal unas ex­ten­sio­nes? Des­cár­ta­las. Sánchez in­sis­te en que “el ca­be­llo ha de lle­gar co­mo mí­ni­mo has­ta los hom­bros pa­ra co­lo­car­las sin que se no­ten. Las des­acon­se­jo si el pe­lo es es­ca­so y ra­lo, que­bra­di­zo o en me­le­nas ul­tra ri­za­das”. En cuan­to a la fi­ja­ción “pre­fie­ro los ul­tra­so­ni­dos. Es me­nos da­ñino que los nu­dos, cos­tu­ras, ce­ras o pe­ga­men­tos”.

Sna­ke Mois­tu­ri­ser O2 SPF 15, de Rodial. Con áci­do hia­lu­ró­ni­co y pép­ti­dos an­ti­arru­gas. 110€ Mul­ti-Ac­ti­ve Yeux, de Clarins. Gel cre­ma con­torno de ojos, com­ba­te el can­san­cio y las pri­me­ras arru­gas. 45€

Me­lanyc Eyes, de Skin­cli­nic. Ate­núa las oje­ras. 36,90€ Con­torno de ojos reafirmante, de We­le­da. Con ex­trac­to de gra­na­da. 25,40€ Su­pre­me Night Se­cret, de Dr. Se­bagh. An­ti­edad pa­ra pie­les ma­du­ras 241€ Mois­tu­re In­ten­se, de Dr. Schram­mek. Boos­ter con áci­do hia­lu­ró­ni­co pa­ra una hi­dra­ta­ción ex­tra. 42€ (7 uni­da­des) Pure Fa­ce Oil, de Ri­tuals. Acei­te de al­men­dra dul­ce, jo­jo­ba y ro­sa mos­que­ta, nu­tre y da elas­ti­ci­dad. 32,50€ Lo­ción Tra­ta­mien­to De­tox, de Nu­xe Bio Beau­té. Hi­dra­ta­ción an­ti­con­ta­mi­na­ción de ori­gen na­tu­ral. 15,90€

Nou­rish Sham­poo, de Bio­la­ge Raw. Sin sul­fa­tos y con in­gre­dien­tes de ori­gen na­tu­ral. 25€ Skin De­light, de Sensilis. Pee­ling con car­bón an­ti­con­ta­mi­na­ción. 28,75€ Mas­que ma­gis­tral, de Ké­ras­ta­se. Nu­tri­ción pa­ra ca­be­llo muy se­co. 41,90€ Tri­lliant, de Se­bas­tian. Pro­tec­ción tér­mi­ca y bri­llo. 31,50€ Mas­ca­ri­lla Ar­ci­llas Pu­ras, de L’Oréal Pa­ris. Ac­ción pu­ri­fi­can­te y an­ti­bri­llos con eu­ca­lip­to. 9,95€ Ken­zo­ki SOS Roll On Mask, de Ken­zo. Mas­ca­ri­lla de ac­ción ins­tan­tá­nea. 28,50€ Bio­cils, de Biotherm. Gel des­ma­qui­llan­te pa­ra ojos sen­si­bles. 21,75€ Lu­mi­lo­gie, de Lie­rac. Antimanchas ac­ción día y no­che. 55€ Es­pu­ma Lim­pia­do­ra Rei­na Blan­ca, de L’Occitane. Ac­ción blan­quea­do­ra. 24€ Mag­ne­tight, de Dr. Brandt. Mas­ca­ri­lla mag­né­ti­ca de re­vi­ta­li­za­ción cu­tá­nea. 75€ Tra­ta­mien­to Mo­roc­ca­noil. Acei­te ca­pi­lar con ar­gán y an­ti­oxi­dan­tes. 45€

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.