To­do lo que de­bes sa­ber pa­ra pro­te­ger tu piel de las man­chas

Pe­cas, lu­na­res y otras man­chas pue­den sa­lir a re­lu­cir a cau­sa de la ex­po­si­ción so­lar, fac­to­res hor­mo­na­les o la pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca. Pre­ve­nir­las pa­sa por pro­te­ger­te de los agra­vios del sol, pero nun­ca es tar­de pa­ra re­sar­cir los da­ños. Te guia­mos pa­ra d

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Laura Álvarez

LENTIGOS

EL RAS­TRO DEL SOL

Se pa­re­cen a los lu­na­res y pue­des lle­gar a con­fun­dir unos y otros. Aun­que hay fac­to­res que mar­can la dis­tin­ción en­tre am­bos: el co­lor de los lentigos so­la­res es más te­nue y su for­ma, más irre­gu­lar que la de un lu­nar. Y la di­fe­ren­cia más sig­ni­fi­ca­ti­va en­tre ellos es que los de­no­mi­na­dos lentigos so­la­res, aun­que apa­re­cen a cau­sa de la ex­po­si­ción al sol, no su­po­nen nin­gún ti­po de ries­go.

LA GE­NÉ­TI­CA, CAU­SA PRIN­CI­PAL ”Los lentigos so­la­res es­tán re­la­cio­na­dos con la pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca y con el fo­to­en­ve­je­ci­mien­to, es de­cir, cuan­to más ma­yor es la per­so­na, más ha­bi­tual es que apa­rez­can”, sos­tie­ne Ca­ro­li­na Me­di­na, miem­bro de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía (AEDV).

EFEC­TI­VI­DAD DEL LÁ­SER

Pue­den acla­rar­se con cre­mas, sé­rums o pee­lings quí­mi­cos. No obs­tan­te, la doc­to­ra Me­di­na de­ta­lla que “aun­que de­pen­de­rá del ti­po de man­chas, lo más efec­ti­vo es el tra­ta­mien­to con lá­ser Q-Switch” y re­mar­ca que “so­bre to­do, des­pués de tra­ta­mien­tos co­mo un pee­ling o un lá­ser es bá­si­co usar una cre­ma cal­man­te, pro­tec­ción so­lar y mu­cha hi­dra­ta­ción. Si se pa­san por al­to es­tos cui­da­dos, el es­ta­do de la man­cha pue­de in­clu­so em­peo­rar”.

LU­NA­RES

PO­CO ANTIESTÉTICOS

Un lu­nar en la ca­ra ha sido un se­llo de sen­sua­li­dad in­elu­di­ble en ros­tros mí­ti­cos co­mo el de Ma­rilyn Mon­roe o el de la mo­de­lo Cindy Craw­ford.

En el ám­bi­to de la der­ma­to­lo­gía se les lla­ma ne­vus y, en len­gua­je llano, el lu­nar es una de las ex­pre­sio­nes en la piel que me­nos dis­gus­tan. A di­fe­ren­cia de los lentigos so­la­res, los lu­na­res son más re­don­dea­dos, de co­lor ma­rrón os­cu­ro o ne­gruz­co y pue­den ha­cer ac­to de pre­sen­cia des­de que na­ce­mos has­ta los 30 o 40 años co­mo muy tar­de.

LOS RA­YOS UVA, MULTIPLICADORES “La ge­né­ti­ca in­flu­ye en su apa­ri­ción y ade­más la ex­po­si­ción so­lar pro­vo­ca mu­chos lu­na­res en per­so­nas pre­dis­pues­tas”, se­ña­la Me­di­na, der­ma­tó­lo­ga en el cen­tro Innova Me­di­cal, de Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria. A lo lar­go de los años, los lu­na­res de na­ci­mien­to –con­gé­ni­tos– sue­len pre­sen­tar la mis­ma apa­rien­cia, mien­tras que los ad­qui­ri­dos pue­den cam­biar­la.

EVI­TAR­LOS, COM­PLI­CA­DO

“Se pue­de evi­tar el nú­me­ro, pero es di­fí­cil, por­que afec­ta mu­cho la ge­né­ti­ca. Lo más im­por­tan­te es ex­tre­mar la pro­tec­ción so­lar y vi­gi­lar­los, por­que por su ti­po de cé­lu­las, ca­be la po­si­bi­li­dad de que cam­bien y se tor­nen ma­lig­nos”, afir­ma Me­di­na.

MELASMA

UNA IN­CÓ­MO­DA MÁS­CA­RA

El melasma ha­ce ac­to de pre­sen­cia, so­bre to­do, en la ca­ra. Se tra­ta de man­chas irre­gu­la­res, de co­lor ma­rrón, gri­sá­ceo e in­clu­so azu­la­do, que pue­den tin­tar gran par­te del ros­tro –son ha­bi­tua­les en las me­ji­llas, la fren­te, los la­bios y el men­tón–, y aun­que no en­tra­ñan nin­gún pro­ble­ma gra­ve, in­cor­dian por el fac­tor es­té­ti­co.

FAC­TOR HORMONAL CLA­RO

El em­ba­ra­zo, la me­no­pau­sia o los mé­to­dos anticonceptivos con una al­ta car­ga de pro­ges­tá­ge­nos pue­den pro­du­cir­lo. Pero en otros ca­sos su ori­gen re­sul­ta un enig­ma pa­ra el der­ma­tó­lo­go: “Por aho­ra se sa­be que la luz so­lar y la luz vi­si­ble de leds o de or­de­na­do­res lo es­ti­mu­lan, así co­mo cos­mé­ti­cos que con­tie­nen per­fu­me y pa­ra­be­nos”, se­ña­la Jo­sep Gon­zá­lez Cas­tro, director de Ider­ma, ser­vi­cio de der­ma­to­lo­gía del Hos­pi­tal Qui­ron De­xeus (Barcelona), don­de son es­pe­cia­lis­tas en el tra­ta­mien­to del melasma.

TRA­TA­MIEN­TO A TRES BAN­DAS

“En Ider­ma se­gui­mos tres pau­tas bá­si­cas pa­ra tra­tar el melasma: uti­li­za­mos pro­duc­tos de uso tó­pi­co ela­bo­ra­dos con una fór­mu­la ma­gis­tral, rea­li­za­mos un pee­ling cu­tá­neo y ad­mi­nis­tra­mos unas pas­ti­llas que ac­túan co­mo un pro­tec­tor de la piel”, des­ta­ca Gon­zá­lez Cas­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.