¿DE­MA­SIA­DA TEC­NO­LO­GÍA?

Objetivo Bienestar - - EL BLOC - Marta Ro­bles Pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra www.mar­ta­ro­bles.es

Em­pie­zo a es­cri­bir es­te ar­tícu­lo y el mó­vil, ese apa­ra­to tan ma­ra­vi­llo­so co­mo in­fer­nal, sin el que de­ja­mos de en­ten­der la vi­da ha­ce tiem­po, co­mien­za a ha­cer co­sas ra­ras. Se en­cien­de, se apa­ga, sue­nan pi­ti­dos. Es­tá vi­vo, ya sa­ben. Y re­cla­man­do aten­ción per­ma­nen­te­men­te. Y no so­lo él. Tam­bién mi or­de­na­dor re­ci­be co­mu­ni­ca­cio­nes que me dis­traen y, por si fue­ra po­co, en ca­sa se han de­ja­do la te­le pues­ta y me lle­ga de fon­do el so­ni­do de al­gún pro­gra­ma que ni si­quie­ra re­co­noz­co pe­ro que, in­cons­cien­te­men­te, tra­to de es­cu­char pa­ra sa­ber de cuál se tra­ta. Ade­más, hay un pi­ti­do sos­pe­cho­so que pro­vie­ne de al­gún si­tio y ya no sé si es que me he de­ja­do la plan­cha del pe­lo en­chu­fa­da o si al­guien ha abier­to más tiem­po del de­bi­do la puer­ta del con­ge­la­dor; pe­ro lo que es­tá cla­ro es que uno de esos dos apa­ra­tos se es­tá “que­jan­do” in­sis­ten­te­men­te. El ca­so es que em­pie­zo a pre­gun­tar­me si po­dré aca­bar el ar­tícu­lo sin te­ner que le­van­tar­me a apa­gar la te­le –no sin an­tes com­pro­bar de qué pro­gra­ma se tra­ta y echar­le un oji­llo unos mi­nu­tos–, lo­ca­li­zar el pi­ti­do de aler­ta, re­vi­sar las co­mu­ni­ca­cio­nes del or­de­na­dor y con­tes­tar a cuan­to se me re­cla­ma des­de el te­lé­fono. Así es nues­tra vi­da co­ti­dia­na. La tec­no­lo­gía nos tie­ne ro­dea­dos y por eso ca­da vez nos re­sul­ta más di­fí­cil con­cen­trar­nos. Sen­tar­se a leer, a es­cri­bir, a es­tu­diar y no aten­der du­ran­te un es­pa­cio de tiem­po pro­lon­ga­do a to­das esas señales que nos ace­chan des­de di­ver­sos dis­po­si­ti­vos es una au­tén­ti­ca proeza. No es so­lo que nos ten­ga­mos que abs­traer de los mil y un so­ni­dos de nues­tro al­re­de­dor –yo, que soy del pa­leo­lí­ti­co su­pe­rior y em­pe­cé a es­cri­bir en re­dac­cio­nes don­de el te­clear de las Oli­vet­ti era in­ce­san­te, soy ca­paz de en­fras­car­me en lo mío y ol­vi­dar­me de cual­quier rui­do–, sino, so­bre to­do, que te­ne­mos que re­sis­tir­nos a la ten­ta­ción de “al­ter­nar” con to­dos aque­llos que nos tien­tan de una u otra ma­ne­ra, a tra­vés de los dis­tin­tos apa­ra­tos tec­no­ló­gi­cos. En reali­dad, de­be­mos ha­ber cam­bia­do mu­cho, por­que an­tes no éra­mos ca­pa­ces de se­guir una se­rie si no nos sen­tá­ba­mos a pres­tar­le to­da nues­tra aten­ción y ahora, mien­tras la ve­mos, de vez en cuan­do le man­da­mos un men­sa­je a al­guien des­de nues­tro mó­vil pa­ra co­men­tar al­go de lo que es­ta­mos vien­do, o bus­ca­mos en la ta­blet la eti­mo­lo­gía de una de las palabras que han uti­li­za­do, o in­ten­ta­mos lo­ca­li­zar un ves­ti­do pa­re­ci­do al de la pro­ta­go­nis­ta, que pa­re­ce jus­to el idó­neo pa­ra lle­var­lo a la co­mu­nión de nues­tro so­brino. Es­tá cla­ro que ha­ce­mos mu­chas más co­sas que an­tes y aten­de­mos a mu­chas más re­fe­ren­cias; la pre­gun­ta es: ¿Se nos que­da to­do en la me­mo­ria o sim­ple­men­te nos pa­sa­mos el día re­ci­bien­do da­tos y ol­vi­dán­do­los? Es in­ne­ga­ble que vi­vir en un mun­do tec­no­ló­gi­co ofre­ce mu­chas ven­ta­jas, pe­ro siem­pre que no le de­je­mos apo­de­rar­se de nues­tras al­mas. Si aca­ba­mos ca­yen­do en el error es­ta­re­mos de­ma­sia­do cer­ca de las pro­pias má­qui­nas y no ten­dre­mos más re­me­dio que dar­le la ra­zón a Eins­tein res­pec­to a aque­llo que afir­ma­ba y ha­ce mu­cho y con con­tun­den­cia: “Se ha vuel­to te­rri­ble­men­te ob­vio que nues­tra tec­no­lo­gía ha su­pe­ra­do nues­tra hu­ma­ni­dad”.

Mis dos re­co­men­da­cio­nes del mes:

Su­per­fi­cia­les: ¿Qué es­tá ha­cien­do in­ter­net con nues­tras men­tes? (Tau­rus), de Ni­cho­las Carr. Un li­bro pa­ra re­fle­xio­nar so­bre si in­ter­net –pre­sen­te en ca­si to­dos los dis­po­si­ti­vos que uti­li­za­mos– nos es­tá lle­van­do a sa­cri­fi­car nues­tra ca­pa­ci­dad de leer y pen­sar con pro­fun­di­dad.

Brain vit: com­ple­men­to na­tu­ral que apor­ta nu­trien­tes esen­cia­les pa­ra un co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro y, al me­nos a mí, me ayu­da a con­cen­trar­me.

An­tes no éra­mos ca­pa­ces de se­guir una se­rie si no nos sen­tá­ba­mos a pres­tar­le

to­da nues­tra aten­ción

FO­TO: GABRIELA TARASCON

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.