Re­me­dios

En la va­gi­na, en las uñas o en la plan­ta de los pies. Los hon­gos que con­vi­ven de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca en nues­tro cuer­po, pue­den, si se dan de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes, pro­li­fe­rar y cau­sar mo­les­tas in­fec­cio­nes. ¿La me­jor es­tra­te­gia? Po­nér­se­lo di­fí­cil con es­ta ba­te

Objetivo Bienestar - - CUERPO - Mar Al­ta­bás

Que los hon­gos no te amar­guen la vi­da

Lle­van con no­so­tros to­da la vi­da. Des­de el pan, el que­so, los em­bu­ti­dos y has­ta la cer­ve­za exis­ten gra­cias a ellos y en nues­tro cuer­po for­man par­te del mi­cro­bio­ma in­tes­ti­nal. De he­cho, su au­sen­cia pro­vo­ca en­fer­me­da­des. Has­ta aquí to­do bien, sin em­bar­go los hon­gos tam­bién cau­san pa­to­lo­gía y no nos re­fe­ri­mos a las se­tas ve­ne­no­sas (que tam­bién son un ti­po de hon­go), si no a in­vi­si­bles mi­cro­or­ga­nis­mos que pro­vo­can in­fec­cio­nes. Las más co­mu­nes, son las mi­co­sis su­per­fi­cia­les. En prin­ci­pio son de ca­rác­ter le­ve pe­ro pue­den ocul­tar en­fer­me­da­des más gra­ves o ser un sín­to­ma de que nues­tras de­fen­sas no es­tán tra­ba­jan­do a pleno ren­di­mien­to.

ANTIFÚNGICOS A TIEM­PO

De to­dos los hon­gos, hay uno que es es­pe­cial­men­te fre­cuen­te. Se tra­ta de la can­di­da al­bi­cans que muy ha­bi­tual­men­te es la res­pon­sa­ble de las in­fec­cio­nes por hon­gos en la mu­co­sa va­gi­nal u oral. “Si hay una sos­pe­cha de in­fec­ción fún­gi­ca es im­por­tan­te diag­nos­ti­car­la bien con un cul­ti­vo”, ex­pli­ca el Dr. Ju­lio Gar­cía Ro­drí­guez, je­fe del ser­vi­cio de mi­cro­bio­lo­gía del Hos­pi­tal de La Paz en Ma­drid. Los antifúngicos, ad­vier­te es­te mi­cro­bió­lo­go, no se pue­den ni se de­ben usar a la li­ge­ra ya que, co­mo su­ce­de con los an­ti­bió­ti­cos, tam­bién pue­den crear­se re­sis­ten­cias que re­du­ci­rían su efec­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.