HO­RA DE RE­NO­VAR­SE

De las va­ca­cio­nes ya so­lo que­dan las fo­tos y un bron­cea­do que va a me­nos. Pe­ro tan­ta so­bre­do­sis de sol, pla­ya y pis­ci­na de­ja la piel re­se­ca, flá­ci­da y con más arru­gas. El ca­be­llo no se sal­va. Lo más pro­ba­ble es que es­té des­nu­tri­do y con mal co­lor. To­ca vo

Objetivo Bienestar - - CUERPO - Sa­lo­mé Gar­cía

Sep­tiem­bre vie­ne a ser una es­pe­cie de año nue­vo. Hay bue­nos pro­pó­si­tos y ga­nas de es­tre­nar. Pe­ro tam­bién ne­ce­si­dad de re­pa­rar los des­ma­nes del ve­rano. Y de qui­tar­nos los años de más que nos ha re­ga­la­do el sol. En­ve­je­cer es inevi­ta­ble. El pro­ble­ma es que la ex­po­si­ción a la ra­dia­ción so­lar equi­va­le a pi­sar el ace­le­ra­dor. Mien­tras nos bron­ceá­ba­mos en nues­tra piel se li­bra­ba un ca­ta­clis­mo: de­gra­da­ción del áci­do hia­lu­ró­ni­co y es­trés oxi­da­ti­vo en los fi­bro­blas­tos has­ta ha­cer­los fun­cio­nar mal. En vez de ser bue­nos obre­ros les da por ela­bo­rar unas en­zi­mas que de­gra­dan el co­lá­geno de la der­mis y de la unión der­mo-epi­dér­mi­ca. Es­to se tra­du­ce en pér­di­da de fir­me­za y arru­gas. Por si fue­ra po­co, los me­la­no­ci­tos se des­pro­gra­man y pro­du­cen me­la­ni­na sin ton ni son, dan­do lu­gar a man­chas. Si apli­cas­te bien el fo­to­pro­tec­tor los da­ños serán me­no­res, “pe­ro so­lo el 20% de la po­bla­ción lo ha­ce bien, en la can­ti­dad jus­ta y sin ol­vi­dar nin­gu­na zo­na re­cón­di­ta”, ase­ve­ra la doc­to­ra Pu­ri­fi­ca­ción Es­pa­llar­gas. Las ma­nos de es­ta doc­to­ra son co­no­ci­das por “lo bien que pin­cha” y lo na­tu­ra­les que de­ja a las fa­mo­sas ( y fa­mo­sos, que ellos tam­bién la vi­si­tan a por su cu­ra pos­ve­rano). “Po­de­mos re­ver­tir ese as­pec­to aper­ga­mi­na­do con una úni­ca se­sión de Skin Qua­lity/ Vo­li­te en ros­tro, cue­llo y es­co­te. Es un nue­vo áci­do hia­lu­ró­ni­co de ba­ja re­ti­cu­la­ción que me­jo­ra la ca­li­dad, hi­dra­ta­ción y sua­vi­dad de la piel en una so­la se­sión. No es­ti­ra la ca­ra sin más sino que le pro­por­cio­na un as­pec­to sa­lu­da­ble de piel des­can­sa­da. Que se no­te que vuel­ves de va­ca­cio­nes, pe­ro pa­ra bien” (450€).

APRO­VE­CHA PA­RA LA REVISIÓN ANUAL

Pe­ro las arru­gas no son el úni­co sou­ve­nir que nos trae­mos de las va­ca­cio­nes en la pla­ya o en la mon­ta­ña. El der­ma­tó­lo­go Fe­de­ri­co Fel­tes, de la Clí­ni­ca Bio­lá­ser La Mo­ra­le­ja, ad­vier­te fren­te al “ac­né pos­tso­lar. Aquí se da la pa­ra­do­ja de al tra­tar esa se­cre­ción se­bá­cea ex­ce­si­va po­de­mos cau­sar se­que­dad o irri­ta­ción. Es­to con­di­cio­na la lim­pie­za dia­ria. De­be ser con pro­duc­tos sua­ves, sin acei­te, pre­fe­ren­te­men­te con agua mi­ce­lar. Igual su­ce­de con la hi­dra­ta­ción: cre­mas no co­me­do­gé­ni­cas y so­lo en las zo­nas re­se­cas, co­mo los sur­cos na­so­ge­nia­nos y me­ji­llas y evi­tan­do áreas se­bo­rrei­cas [co­mo la fren­te y la na­riz]”. A la que lo­ca­li­zas arru­gas, re­vi­sa la piel a ver si hay al­go más. Des­de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía (AEDV) nos dan una pis­ta: bus­ca bul­tos, man­chas, lu­na­res de nue­va apa­ri­ción o que ha­yan cam­bia­do des­de la úl­ti­ma vez. Tam­bién cuen­tan esas he­ri­das que no ter­mi­nan de ci­ca­tri­zar y que se ha­yan pro­du­ci­do en es­ta épo­ca. Son un fo­co adi­cio­nal pa­ra la apa­ri­ción del me­la­no­ma. An­te la du­da, pi­de siem­pre ci­ta al der­ma­tó­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.