JUE­GO AM­BIEN­TAL

Objetivo Bienestar - - ENTORNO -

La elec­ción de las flo­res de­be te­ner en cuen­ta el am­bien­te don­de van a es­tar ubi­ca­das pa­ra una me­jor in­te­gra­ción

Qué du­da ca­be que si po­de­mos per­so­na­li­zar los cen­tros de flo­res, el re­sul­ta­do es mu­cho más es­pec­ta­cu­lar. “Si el am­bien­te es muy li­ge­ro, lo me­jor es op­tar por un cen­tro car­ga­do pa­ra equi­li­brar. Y és­te pue­de es­tar for­ma­do por flo­res de to­nos fuer­tes y os­cu­ros, ya que el es­pa­cio lim­pio nos lo per­mi­te”, de­cla­ra Laia Or­tu­ño, directora de Ope­ra­cio­nes del cen­tro Boss­vi de Bar­ce­lo­na. Pe­ro hay mu­chas más op­cio­nes: “Tam­bién se pue­de se­guir con la lí­nea mo­no­co­lor del am­bien­te, ju­gan­do con sus mis­mos to­nos, es­co­gien­do ba­ses, ra­ma­jes y flo­res en lí­nea con lo que es­ta­mos bus­can­do”, apun­ta Or­tu­ño.

Otro ejem­plo de in­te­gra­ción pue­de ser aña­dir al cen­tro de flo­res una es­tre­lla de mar si la vi­vien­da es­tá cer­ca de la pla­ya. Co­mo pun­tos fo­ca­les pa­ra las flo­res, lo ideal es po­ner un arre­glo en la me­sa de cen­tro y otros a jue­go en al­gún mue­ble au­xi­liar, siem­pre acom­pa­ña­dos de ho­jas y ra­mas cu­yo ver­de, en con­tras­te con el co­lor de la flor, ofre­ce un ma­yor im­pac­to vi­sual.

Cen­tro de me­sa per­so­na­li­za­do rea­li­za­do por Boss­vi con ba­se de la fir­ma Guax, he­cho a mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.