SIÉNTETE ME­JOR CON­TI­GO MIS­MA

Objetivo Bienestar - - CUERPO -

Y ár­ma­te de pa­cien­cia. Ya lo di­ce el re­frán: se siem­bra lo que se co­se­cha. Si cul­ti­vas en tu ce­re­bro pres­cin­dir del azú­car re­fi­na­do, re­co­ge­rás en la bás­cu­la me­nos ki­los y un me­jor estado de sa­lud. La bue­na no­ti­cia es que pres­cin­dir del azú­car no pro­du­ce los mis­mos efec­tos que des­en­gan­char­se del al­cohol o de la co­caí­na. Aun­que to­do de­pen­de de la per­so­na, un re­cien­te re­por­ta­je de la BBC afir­ma­ba que los efec­tos psi­co­ló­gi­cos empiezan a no­tar­se al­re­de­dor de un mes des­pués. Por lo que ma­ni­fies­tan quie­nes han con­se­gui­do li­brar­se del azú­car aña­di­do, ade­más de re­du­cir el pe­so cor­po­ral y la pre­sión san­guí­nea, di­cen sen­tir­se me­nos can­sa­dos y con más ener­gía. Ade­más, re­nun­ciar al azú­car es re­ne­gar tam­bién del al­cohol y de los adi­ti­vos ali­men­ta­rios, pues el azú­car per­ju­di­cial se en­cuen­tra en los pro­duc­tos pro­ce­sa­dos. La re­com­pen­sa va­le mu­cho la pe­na: apren­der a co­mer me­jor y es­tar mu­cho más a gus­to con nues­tro cuer­po, sin te­ner re­mor­di­mien­tos de con­cien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.