EN LAS UÑAS

Objetivo Bienestar - - CUERPO -

Cuan­do los hon­gos en­tran en las uñas és­tas se en­gro­san, se de­bi­li­tan y se vuel­ven ama­ri­llen­tas. La cla­ve es evi­tar los pe­que­ños trau­ma­tis­mos, que son la vía de en­tra­da de es­tos mi­cro­or­ga­nis­mos. Si ya se han in­tro­du­ci­do, bus­ca tra­ta­mien­to an­tes de que avan­cen.

• ¿Qué son exac­ta­men­te las oni­co­mi­co­sis? Son to­das las in­fec­cio­nes por hon­gos de la uñas. Fun­da­men­tal­men­te es­tán cau­sa­das por tres gru­pos de hon­gos (der­ma­to­fi­tos, le­va­du­ras y hon­gos fi­la­men­to­sos no der­ma­to­fi­tos). En ge­ne­ral, las uñas con al­te­ra­cio­nes pre­vias son las más vul­ne­ra­bles y tam­bién lo son las uñas que tie­nen al­gún pe­que­ño trau­ma­tis­mo.

• ¿Qué as­pec­to tie­nen las unes in­fec­ta­das por hon­gos? La oni­co­mi­co­sis o in­fec­ción un­gueal por hon­gos se ma­ni­fies­ta en for­ma de en­gro­sa­mien­to, fra­gi­li­dad y de­co­lo­ra­ción ama­ri­llen­ta de las uñas. Las uñas se van le­van­tan­do. Sin em­bar­go, ¡ojo! Por­que no to­das las uñas que se han en­gro­sa­do son a con­se­cuen­cia de los hon­gos.

• ¿Son di­fí­ci­les de cu­rar? Si se co­gen a tiem­po, no los son. Se tra­tan con la­cas y/o bar­ni­ces de uñas que con­tie­nen un an­ti­fún­gi­co. Pe­ro lo que su­ce­de es que mu­chas ve­ces se con­sul­ta cuan­do la uña ya es­tá afec­ta­da en más del 50% de la su­per­fi­cie de la uña y en es­te ca­so ya es más com­pli­ca­do de tra­tar. Cuan­do el hon­go se ha ex­ten­di­do exis­ten dos op­cio­nes: los an­ti­mi­có­ti­cos ora­les o el lá­ser, una nue­va téc­ni­ca que ha de­mos­tra­do su efi­ca­cia en po­cas se­sio­nes. A me­nu­do, una com­bi­na­ción de los an­ti­mi­có­ti­cos ora­les jun­to con unas se­sio­nes de lá­ser serán la me­jor ar­ma te­ra­péu­ti­ca con­tra los hon­gos.

• ¿Real­men­te funcionan los re­me­dios que se anun­cian? El der­ma­to­fi­to des­tru­ye la uña, así que los efec­tos ca­si má­gi­cos de cier­tos pro­duc­tos que se pro­mo­cio­nan en te­le­vi­sión son li­te­ral­men­te im­po­si­bles. La uña cre­ce un mi­lí­me­tro o dos al mes, por lo que una uña en­te­ra tar­da 9 me­ses en cre­cer. Nin­gún pro­duc­to trans­for­ma la uña da­ña­da. Es ne­ce­sa­rio que crez­ca de nue­vo.

• ¿A más run­ning más po­si­bi­li­da­des de in­fec­cio­nes por hon­gos en las uñas?

Así es. El mo­ti­vo son los con­ti­nuos im­pac­tos que su­po­ne el run­ning so­bre las uñas que cho­can con­tra el calzado. Tam­bién el uso de ta­co­nes po­dría fa­vo­re­cer es­te ti­po de in­fec­cio­nes ya que pro­vo­can que la uña se gol­pee re­pe­ti­da­men­te con el za­pa­to dan­do lu­gar a mi­cro­frac­tu­ras que po­drían ser la vía de en­tra­da de hon­gos. Tam­bién, por su­pues­to, cual­quier en­fer­me­dad que re­duz­ca las de­fen­sas es un fac­tor de ries­go pa­ra los hon­gos.

Dra. Lidia Ma­ro­ñas, der­ma­tó­lo­ga. Clí­ni­ca Der­ma­to­ló­gi­ca In­ter­na­cio­nal

Dr. An­to­nio J. Za­la­caín, po­dó­lo­go. Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.