QUÉ VIAJERA ERES Y CÓ­MO TE SEN­TI­RÁS

Objetivo Bienestar - - MENTE -

LA ‘TOUR FREAK’

Eli­ge un via­je or­ga­ni­za­do por­que quie­re ver el má­xi­mo po­si­ble en el mí­ni­mo tiem­po, sin im­por­tar­le le­van­tar­se ca­da día al al­ba, las pa­li­zas de au­to­car ni ir a to­que de sil­ba­to. Cuan­do el via­je ter­mi­na, acos­tum­bra a ex­cla­mar: “¡Ne­ce­si­to unas va­ca­cio­nes de es­tas va­ca­cio­nes!”

VEN­TA­JAS: 1. Vuel­ve a ca­sa con una co­lec­ción de fo­tos y ví­deos muy com­ple­ta; otra co­sa es que los ami­gos quie­ran ver­la. 2. En las lar­gas jor­na­das de au­to­car y en las me­sas com­par­ti­das se ha­cen ami­gos.

DESVENTAJAS: 1. Duer­me me­nos que el res­to del año, ade­más de es­tar ex­pues­to al cons­tan­te ca­lor y a las co­las en los mo­nu­men­tos. 2. Con­vier­te las va­ca­cio­nes en un pro­gra­ma lleno de sa­cri­fi­cios y obli­ga­cio­nes.

LA AVENTURERA DE LA GUÍA ‘LONELY PLA­NET’

Su le­ma es la im­pro­vi­sa­ción, ser guía de sí mis­mo, y su fi­ja­ción es ejer­cer de via­je­ro y no de tu­ris­ta. Quie­re fun­dir­se con las gen­tes de los paí­ses que vi­si­ta, aun­que una mo­chi­le­ra con la fa­mo­sa guía en la mano lla­ma tanto la aten­ción co­mo un tu­ris­ta que ba­ja de un au­to­car. Pre­fie­re el street food a sen­tar­se en un res­tau­ran­te.

VEN­TA­JAS: 1. Via­ja ba­ra­to y for­ta­le­ce su crea­ti­vi­dad. 2. Co­no­ce­rá a otros mo­chi­le­ros que cuen­tan his­to­rias di­ver­ti­das en las azo­teas de los ho­te­les económicos.

DESVENTAJAS: 1. No te­ner na­da pla­ni­fi­ca­do pue­de lle­var­le a dor­mir en un par­que. 2. Al co­mer en la ca­lle, se ex­po­ne a dia­rreas e in­to­xi­ca­cio­nes, con lo que tam­po­co es­ta mo­da­li­dad per­mi­te el des­can­so.

LA DE LA PUL­SE­RA DE “TO­DO IN­CLUI­DO”

In­mu­ne a la cu­rio­si­dad y a la aven­tu­ra, su ob­je­ti­vo es dor­mir, co­mer has­ta har­tar­se, dar­se cha­pu­zo­nes y be­ber al­cohol, sin ne­ce­si­dad de moverse del re­cin­to del hotel. Co­mo mu­cho par­ti­ci­pa­rá de al­gún

tour ais­la­do pa­ra ver có­mo vi­ve la gen­te hu­mil­de fue­ra del re­sort, ca­si co­mo si es­tu­vie­ra en un sa­fa­ri.

VEN­TA­JAS: 1. Si no se pa­sa con la co­mi­da y el al­cohol, con­si­gue des­can­sar bas­tan­te. 2. En es­te en­torno pro­te­gi­do, pue­de zam­par­se aque­lla no­ve­la de ca­si mil pá­gi­nas que acu­mu­la­ba polvo du­ran­te to­do el año.

DESVENTAJAS: 1. Al tercer día pue­de re­sul­tar abu­rri­do, si la per­so­na tie­ne in­quie­tu­des. 2. En lu­gar de co­no­cer el país, co­no­ce la pis­ci­na y el res­tau­ran­te del hotel.

LA SE­DEN­TA­RIA PRE­VI­SI­BLE Ha ad­qui­ri­do una se­gun­da re­si­den­cia y eso le obli­ga pa­sar en ella to­dos los fi­nes de se­ma­na y las va­ca­cio­nes de ve­rano: ne­ce­si­ta man­te­ni­mien­to y la es­ta­rá pa­gan­do 30 años. Se con­vier­te en un se­gun­do ho­gar con sus ru­ti­nas, ve­ci­nos y sus pro­ble­mas co­ti­dia­nos.

VEN­TA­JAS: 1. No ca­be la de­cep­ción, por­que uno siem­pre sa­be qué se va a en­con­trar. 2. Es más eco­nó­mi­co que otras cla­ses de via­je o re­dun­da en una in­ver­sión. 3. La re­pe­ti­ción a lo lar­go de las se­ma­nas y los años ha­ce que se fra­güen amis­ta­des con otros se­den­ta­rios pre­vi­si­bles.

DESVENTAJAS: 1. No se co­no­ce mun­do, aun­que se lle­ga­rá a ser un ex­per­to de la zo­na. 2. Pue­de la­brar­se una ene­mis­tad con un ve­cino que ha­brá que so­por­tar.

LA DEL SPA CA­SE­RO

Muy co­mún en­tre los in­te­lec­tua­les que vi­ven so­los, eli­ge no moverse de ca­sa en las va­ca­cio­nes pa­ra po­der ha­cer to­do aque­llo pa­ra lo que no tie­ne tiem­po el res­to del año. Se en­cie­rra a cal y can­to pa­ra po­der leer, es­cu­char mú­si­ca, ver sus pe­lí­cu­las fa­vo­ri­tas, es­cri­bir o pin­tar, ha­cer lar­gas sies­tas... Ale­jar­se del mun­da­nal rui­do. VEN­TA­JAS: 1. Es la ma­ne­ra más ba­ra­ta de ha­cer va­ca­cio­nes. 2. Brin­da a la per­so­na un ge­ne­ro­so cau­dal del tiem­po que per­mi­te, por ejem­plo, es­cri­bir una no­ve­la, apren­der pie­zas mu­si­ca­les o ini­ciar­se en un idio­ma. DESVENTAJAS: 1. Tras los pri­me­ros días de eu­fo­ria por el tiem­po re­cu­pe­ra­do, se pue­de caer en la mo­no­to­nía o en el desáni­mo. 2. Si se­gui­mos en la zo­na de con­fort es más di­fí­cil vi­vir aventuras trans­for­ma­do­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.