Te da­mos so­lu­cio­nes an­te el do­lor lum­bar: ejer­ci­cios y tra­ta­mien­tos

El lum­ba­go es el res­pon­sa­ble del ma­yor nú­me­ro de ba­jas la­bo­ra­les en to­do el mun­do y, se­gún los ex­per­tos, el 80% de la po­bla­ción adul­ta lo pa­de­ce­rá en al­gún mo­men­to de su vi­da. For­ta­le­cer la mus­cu­la­tu­ra lum­bar es la me­jor pre­ven­ción y, pa­ra ello, el ejer­ci

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Marta Na­val

Son las cin­co úl­ti­mas vér­te­bras de nues­tra co­lum­na. Las lumbares se si­túan en­tre el hue­so sa­cro y las vér­te­bras dor­sa­les. Es­tán al fi­nal de la es­pal­da y son las gran­des dam­ni­fi­ca­das de la evo­lu­ción de nues­tra es­pe­cie. Al ca­mi­nar so­bre dos pier­nas y no so­bre las cua­tro ex­tre­mi­da­des, el pe­so del cuer­po cae so­bre la zo­na lum­bar. Al­go inevi­ta­ble a lo que si le su­ma­mos la fal­ta de ejer­ci­cio –pa­ra el que no es­tá pre­pa­ra­do nues­tro cuer­po– y el so­bre­pe­so ha­cen del do­lor lum­bar el se­gun­do más pre­va­len­te en nues­tro país. Se­gún re­ve­la un es­tu­dio de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na Fa­mi­liar y Co­mu­ni­ta­ria, el 64% de la po­bla­ción afir­ma ha­ber su­fri­do do­lor de es­pal­da o lum­ba­go en los úl­ti­mos tres me­ses. Por de­lan­te, tan so­lo es­tá el do­lor de ca­be­za (68%), y tras ellos el de es­tó­ma­go (52%).

QUÉ LE PA­SA A NUES­TRA ES­PAL­DA

No so­lo el do­lor lum­bar es la prin­ci­pal cau­sa de dis­ca­pa­ci­dad en nues­tro país, lo es tam­bién en el res­to del mun­do se­gún un es­tu­dio cien­tí­fi­co pu­bli­ca­do en la re­vis­ta The Lan­cet. Afec­ta más a mu­je­res que a hom­bres, so­bre to­do en­tre los 45 y los 60 años. Tie­nen al­go más de ries­go de pa­de­cer­lo quie­nes, por tra­ba­jo, se ven obli­ga­dos a man­te­ner du­ran­te lar­gas jor­na­das pos­tu­ras for­za­das o co­gen pe­so con fre­cuen­cia. No obs­tan­te, el prin­ci­pal fac­tor de ries­go pa­ra su­frir do­lor lum­bar es el estado de nues­tros múscu­los. “Cuan­to me­jor es­tén nues­tros múscu­los, me­nor es

el ries­go de pa­de­cer do­lor y, so­bre to­do, me­nor es la pro­ba­bi­li­dad de que se si lo te­ne­mos se pro­lon­gue o se re­pi­ta”, ex­pli­ca el Dr. Fran­cis­co Ko­vacs, di­rec­tor de la Red Es­pa­ño­la de In­ves­ti­ga­do­res en Do­len­cias de la Es­pal­da (REIDE) y de la Uni­dad de la Es­pal­da del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio HLA-Mon­cloa en Ma­drid. “En el 95% de los ca­sos, el ori­gen del do­lor se en­cuen­tra en los múscu­los o en los li­ga­men­tos”, co­men­ta el Dr. Ko­vacs. La cau­sa más fre­cuen­te es el mal fun­cio­na­mien­to de la mus­cu­la­tu­ra, que se so­bre­car­ga y ac­ti­va unos me­ca­nis­mos neu­ro­quí­mi­cos que des­en­ca­de­nan el do­lor, la con­trac­tu­ra mus­cu­lar y la in­fla­ma­ción. Es­tos epi­so­dios de do­lor lum­bar sue­len desaparecer en un par de se­ma­nas. “En el 80% de los ca­sos el do­lor se re­suel­ve en 14 días. En el otro 20% pue­de alar­gar­se y si per­sis­te más de 90 días se des­en­ca­de­nan otros me­ca­nis­mos que pue­den cro­ni­fi­car­lo”,

ase­gu­ra el Dr. Fran­cis­co Ko­vacs. Du­ran­te años el do­lor se aso­cia­ba a al­te­ra­cio­nes es­truc­tu­ra­les co­mo pue­den ser, por ejem­plo, “la es­co­lio­sis o la de­ge­ne­ra­ción dis­cal (el des­gas­te del dis­co que se­pa­ra las vér­te­bras) han de­mos­tra­do ser irre­le­van­tes y se ob­ser­van por igual en­tre las per­so­nas que su­fren do­lor y las que no”, ex­pli­ca es­te ex­per­to en la es­pal­da. “Las úni­cas al­te­ra­cio­nes es­truc­tu­ra­les de la co­lum­na que han de­mos­tra­do ser real­men­te ca­pa­ces de cau­sar do­lor son las her­nias dis­ca­les y las es­te­no­sis es­pi­na­les”, ex­pli­ca y aña­de que tam­bién hay per­so­nas que pre­sen­tan es­te ti­po de her­nias y que no tie­nen nin­gún ti­po de do­lor. “De he­cho, el 30% de las per­so­nas sa­nas y sin do­lor tie­ne her­nias dis­ca­les, el 70% pre­sen­ta pro­tu­sio­nes dis­ca­les y el 60% de los más de 65 años, es­te­no­sis es­pi­na­les”, apun­ta el Dr. Ko­vacs pa­ra evi­den­ciar que te­ner es­tas al­te­ra­cio­nes en la co­lum­na no es si­nó­ni­mo de pre­sen­tar do­lor.

SI DUE­LEN LAS LUMBARES

Cuan­do el pa­cien­te acu­de a la con­sul­ta, los pro­fe­sio­na­les di­fe­ren­cian en­tre dos ti­pos de lum­bal­gias: las simples o las que son de­bi­das a ar­tri­tis, in­fec­cio­nes, tu­mo­res u otras en­fer­me­da­des sis­té­mi­cas. Ca­be des­ta­car que la in­men­sa ma­yo­ría, has­ta el 95%, son lum­bal­gias simples. “Muy a me­nu­do el pa­cien­te es­pe-

ra que le ha­gan una ra­dio­gra­fía o al­gu­na otra prue­ba diag­nos­ti­ca, pe­ro las guías clí­ni­cas aconsejan re­ce­tar anal­gé­si­cos simples, me­di­das hi­gié­ni­co-pos­tu­ra­les (sen­tar­se co­rrec­ta­men­te, no fle­xio­nar la es­pal­da pa­ra co­ger ob­je­tos pe­sa­dos del sue­lo, ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca, etc.)”, re­co­mien­da el Dr. Ja­vier Vidal, vo­cal de la Jun­ta Di­rec­ti­va de la So­cie­dad Es­pa­ño­la del Do­lor y reuma­tó­lo­go del Hos­pi­tal de Guadalajara.

“Al­gu­nas me­di­das ca­se­ras co­mo apli­car ca­lor o frío pue­den me­jo­rar tran­si­to­ria­men­te la in­ten­si­dad del do­lor. Tam­bién se re­co­mien­dan los ma­sa­jes en los ca­sos en los que el do­lor se de­ba a una con­trac­tu­ra mus­cu­lar. Si, pa­sa­das dos se­ma­nas, el do­lor no des­apa­re­ce o se acom­pa­ña de sín­to­mas neu­ro­ló­gi­cos –co­mo do­lor irra­dia­do al bra­zo o a la pier­na o pér­di­da de sen­si­bi­li­dad o fuer­za– hay que ir al mé­di­co pa­ra que con­fir­me la cau­sa del do­lor y reorien­te el tra­ta­mien­to”, ob­ser­va el Dr. Ko­vacs.

MOVERSE, LA ME­JOR PRE­VEN­CIÓN

Cuan­do la es­pal­da no due­le, lo más efec­ti­vo pa­ra pre­ve­nir que lo ha­ga en un fu­tu­ro es el ejer­ci­cio y cuan­to más ha­ga­mos, me­jor pa­ra nues­tra es­pal­da. “Cuan­to más potente y re­sis­ten­te sea nues­tra mus­cu­la­tu­ra, y me­jor se coor­di­nen los dis­tin­tos gru­pos mus­cu­la­res, me­nor es el ries­go de pa­de­cer do­lo­res.

Só­lo cuan­do el de­por­te se prac­ti­ca a nivel pro­fe­sio­nal

pue­den apa­re­cen le­sio­nes y do­lo­res pe­ro, en to­dos los de­más ca­sos cual­quier ejer­ci­cio es me­jor que nin­guno, y cuán­to más, me­jor”, en­fa­ti­za el Dr. Ko­vacs.

Y pa­ra cuan­do ya su­fri­mos do­lo­res de es­pal­da de ma­ne­ra reite­ra­da lo más efi­caz que po­de­mos ha­cer es jus­ta­men­te lo con­tra­rio que ape­te­ce ha­cer: res­trin­gir el re­po­so en ca­ma y ha­cer el ma­yor gra­do de ac­ti­vi­dad fí­si­ca que el do­lor nos per­mi­ta. Des­de una bue­na ca­mi­na­ta, aun­que al­go me­jor es la ma­cha nór­di­ca (ca­mi­nar apo­yán­do­nos en dos bas­to­nes), a la natación, el Pi­la­tes o el en­tre­na­mien­to es­pe­cí­fi­co en el gim­na­sio. En to­do ca­so, que nos gus­te ese de­por­te y que dis­fru­te­mos ha­cién­do­lo. Pa­ra el Dr. Ko­vacs, “cuan­to más via­ble y di­ver­ti­do sea el ejer­ci­cio, más pro­ba­ble se­rá que no aban­do­ne­mos y lo si­ga­mos ha­cien­do a lar­go pla­zo. Es­to es mu­cho más im­por­tan­te que las di­fe­ren­cias que pue­da ha­ber en­tre un de­por­te u otro”, sen­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.