Qué co­mer, qué ejer­ci­cio y có­mo te­ner re­la­cio­nes si lle­ga el cáncer

Un diag­nós­ti­co de cáncer im­pli­ca cam­bios ra­di­ca­les, so­bre to­do en la ali­men­ta­ción y en la se­xua­li­dad. Pér­di­da de ape­ti­to o cam­bios en el gus­to, fal­ta de de­seo se­xual y di­fe­ren­cias en las re­la­cio­nes, ago­ta­mien­to fí­si­co y men­tal... Los ex­per­tos mé­di­cos te a

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Ol­ga Fer­nán­dez

Qué pue­do co­mer?”, és­ta es la pri­me­ra du­da que plan­tea el pa­cien­te de cáncer en la con­sul­ta, así lo re­ve­la Pau­la J. Fon­se­ca, on­có­lo­ga mé­di­ca en el Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Cen­tral de As­tu­rias (Ovie­do) y coau­to­ra del li­bro

Co­mer pa­ra ven­cer el cáncer. No es ha­bi­tual que el on­có­lo­go sea ex­per­to en nu­tri­ción, de ahí que los pa­cien­tes bus­quen in­for­ma­ción al mar­gen de la aten­ción mé­di­ca. Lo cer­ti­fi­ca Sil­via Ruíz, ex­per­ta en nu­tri­ción y su­per­vi­vien­te de cáncer de ma­ma: “Du­ran­te el tra­ta­mien­to su­frí un gran de­te­rio­ro y lle­gué a un estado de del­ga­dez ex­tre­ma, pe­ro el mé­di­co no me ofre­ció re­co­men­da­cio­nes die­té­ti­cas; co­no­cí a un bio­quí­mi­co ex­per­to en nu­tri­ción que fue quien des­per­tó en mí el in­te­rés por el te­ma”. Sil­via in­sis­te en que es muy im­por­tan­te sa­ber ali­men­tar­se bien, so­bre to­do mien­tras du­ra el tra­ta­mien­to, ya que el hí­ga­do de­be fil­trar mu­chos tó­xi­cos y, pa­ra no sa­tu­rar­lo, con­vie­ne to­mar ali­men­tos li­bres de to­xi­nas. Pe­ro la me­di­ca­ción no es la úni­ca cul­pa­ble, el cáncer tam­bién de­bi­li­ta a la per­so­na. Se­gún la on­có­lo­ga, sue­le pre­sen­tar­se “el sín­dro­me de anore­xia– ca­que­xia”, una com­pli­ca­ción que sur­ge al li­be­rar el or­ga­nis­mo una se­rie de sus­tan­cias pa­ra lu­char con­tra el tu­mor, las cua­les ace­le­ran el me­ta­bo­lis­mo y de­gra­dan las re­ser­vas ener­gé­ti­cas. A es­to hay que su­mar la pér­di­da de ape­ti­to por el tra­ta­mien­to, una anore­xia so­bre­ve­ni­da que se ve alen­ta­da por los cam­bios que pro­vo­ca la qui­mio­te­ra­pia en el sen­ti­do del gus­to: la ma­yo­ría de los pa­cien­tes su­fren al­te­ra­cio­nes en los sa­bo­res. “Mi pa­la­dar ad­qui­rió una

sen­sa­ción de me­tá­li­co y fue­go, por eso me ape­te­cía to­mar ali­men­tos lí­qui­dos y fres­cos”, di­ce Sil­via Ruíz.

ALI­MEN­TOS Y EN­FER­ME­DAD

Exis­te una re­la­ción di­rec­ta en­tre am­bos. Di­fe­ren­tes es­tu­dios re­la­cio­nan el cáncer de es­tó­ma­go con los sa­la­zo­nes y ahu­ma­dos. De he­cho, es el ti­po más fre­cuen­te en los paí­ses asiá­ti­cos, don­de es­tos ali­men­tos son ha­bi­tua­les en la dieta. En España, sin em­bar­go, ha des­cen­di­do has­ta la no­ve­na po­si­ción, al igual que en otros paí­ses desa­rro­lla­dos

“La mu­jer diag­nos­ti­ca­da de cáncer de­be­ría reivin­di­car su pa­pel ac­ti­vo en la se­xua­li­dad. Ella de­ci­de cuán­do, có­mo, cuán­tas ve­ces...”

y, en palabras de la doc­to­ra Pau­la J. Fon­se­ca, “la ra­zón re­si­de en el uso del fri­go­rí­fi­co, que fa­ci­li­ta la in­ges­ta de pro­duc­tos fres­cos”. Con el cáncer de co­lon su­ce­de al re­vés, es de­cir, ha au­men­ta­do en los úl­ti­mos años en nues­tro en­torno; se le re­la­cio­na con el es­tre­ñi­mien­to (la acu­mu­la­ción de he­ces du­ran­te mu­cho tiem­po en el in­tes­tino es no­ci­vo), la au­sen­cia de fi­bra en la dieta, la fal­ta de ejer­ci­cio fí­si­co y el be­ber po­ca agua. Otros tu­mo­res que tam­bién se aso­cian con la ali­men­ta­ción son el de ma­ma, prós­ta­ta y úte­ro. “Sue­len de­ber­se a un ex­ce­so de hor­mo­nas en el or­ga­nis­mo y la obe­si­dad fa­vo­re­ce la pro­duc­ción de és­tas”, pun­tua­li­za Fon­se­ca.

La OMS ha in­clui­do las car­nes pro­ce­sa­das ( bei­con, sal­chi­chas, em­bu­ti­do...) en el gru­po de sus­tan­cias can­ce­rí­ge­nas, al mis­mo nivel que el ta­ba­co. E in­clu­so ha si­tua­do a la car­ne ro­ja en un gru­po in­ter­me­dio: “sus­tan­cias que son pro­ba-

ble­men­te can­ce­rí­ge­nas pa­ra hu­ma­nos”. Se­gún la agen­cia, que re­vi­só más de 800 tra­ba­jos di­fe­ren­tes so­bre el cáncer en el ser hu­mano, a la car­ne ro­ja la ha in­clui­do en una cla­si­fi­ca­ción in­fe­rior por­que la evi­den­cia de que cau­se cáncer es más li­mi­ta­da. Los víncu­los en­con­tra­dos por la OMS son so­bre to­do con el cáncer de in­tes­tino, aun­que tam­bién se han vis­to re­la­ción con el de páncreas y prós­ta­ta. ¿Hay que eli­mi­nar­la de la dieta? La mis­ma OMS re­co­no­ce que, aun­que no dis­po­ne de da­tos pa­ra rea­li­zar re­co­men­da­cio­nes de con­su­mo, sí es

sa­lu­da­ble limitarlo. “En cuan­to a la car­ne ro­ja, se pue­de co­mer en­tre una y tres ve­ces por se­ma­na, pe­ro hay que evi­tar la ahu­ma­da, a la pa­rri­lla o fri­ta por­que en­cie­rra gran nú­me­ro de tó­xi­cos (ni­tri­tos y ben­zo­pi­re­nos) con po­ten­cial can­ce­rí­geno”, acla­ra la on­có­lo­ga.

OTRO ACUER­DO EN PA­RE­JA

Lo pri­me­ro que pien­sa el pa­cien­te que re­ci­be un diag­nós­ti­co de cáncer es en so­bre­vi­vir. “La se­xua­li­dad de­ja de ser im­por­tan­te, pa­sa a un se­gun­do plano, por­que lo im­por­tan­te es cu­rar­se”, afir­ma el doc­tor Kol­do Mar­tí­nez, es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na In­ter­na y más­ter en Se­xua­li­dad Hu­ma­na en el Hos­pi­tal de Na­va­rra. Pe­ro, ¿y lue­go? Mu­chos pa­cien­tes ven mer­ma­da su se­xua­li­dad de­bi­do a los tra­ta­mien­tos, que in­hi­ben la pro­duc­ción de hor­mo­nas dis­mi­nu­yen­do el ape­ti­to se­xual, y a la ci­ru­gía que pue­de des­en­ca­de­nar un re­cha­zo

al pro­pio cuer­po. Chus La­cam­bra, que tie­ne 52 años y es su­per­vi­vien­te de cáncer de ma­ma, cuen­ta que a pe­sar de la en­fer­me­dad no ha apar­ca­do el se­xo: “Los tra­ta­mien­tos te de­jan sin de­seo y en­ton­ces hay que su­plir­lo con ima­gi­na­ción, pen­san­do en imá­ge­nes eró­ti­cas, crean­do un am­bien­te ade­cua­do, echan­do mano de la ter­nu­ra, del amor y de las ca­ri­cias. Mi es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal me la fa­ci­li­ta mi pa­re­ja”, de­ta­lla. Su­pe­rar tan­ta ba­rre­ra no es fá­cil. El doc­tor Kol­do Mar­tí­nez acon­se­ja re­ne­go­ciar la se­xua­li­dad con la pa­re­ja, “la mu­jer diag­nos­ti­ca­da de cáncer de­be reivin­di­car su pa­pel ac­ti­vo en la se­xua­li­dad, es de­cir, ella de­ci­de cuán­do, có­mo, dón­de, cuán­tas ve­ces. Se tra­ta de lle­gar a un acuer­do dis­tin­to al que te­nían has­ta ese mo­men­to”. Ade­más, se­ña­la un as­pec­to su­ma­men­te im­por­tan­te: rom­per el ta­bú del coi­to co­mo ele­men­to im­pres­cin­di­ble. “Mu­chas ve­ces la en­fer­me­dad di­fi­cul­ta el coi­to y es­to pro­du­ce frus­tra­ción en la pa­re­ja, de­ben en­ten­der que exis­ten otras for­mas de se­xua­li­dad pla­cen­te­ras ( be­sos, ca­ri­cias…)”, apun­ta.

ADAP­TAR­SE SIN RE­NUN­CIAR

La Fun­da­ción Más Que Ideas, una or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro com­pro­me­ti­da con los pa­cien­tes, ha edi­ta­do el li­bro En el amor y en el cáncer, di­ri­gi- do a las pa­re­jas de los afec­ta­dos. En la obra se in­for­ma co­mo muy fre­cuen­te la afectación de la in­ti­mi­dad du­ran­te y des­pués de los tra­ta­mien­tos, lo que re­per­cu­te en la re­la­ción y el bie­nes­tar. En­tre los efec­tos se­cun­da­rios de la qui­mio­te­ra­pia, se ci­tan la se­que­dad va­gi­nal, do­lor en el coi­to, di­fi­cul­tad pa­ra al­can­zar el or­gas­mo o sín­to­mas pa­re­ci­dos a la me­no­pau­sia; mien­tras que en el hom­bre pue­de re­du­cir la ca­pa­ci­dad pa­ra al­can­zar el or­gas­mo y oca­sio­nar dis­fun­ción eréc­til. O la hor­mo­no­te­ra­pia, que se sue­le uti­li­zar en el cáncer de prós­ta­ta, re­du­cien­do los ni­ve­les de tes­tos­te­ro­na en el hom­bre y pro­vo­can­do dis­mi­nu­ción de la li­bi­do e im­po­ten­cia; en la mu­jer se uti­li­za en el cáncer de ma­ma y gi­ne­co­ló­gi­co y pro­vo­ca dis­mi­nu­ción del flu­jo va­gi­nal, di­fi­cul­tad pa­ra al­can­zar la ex­ci­ta­ción y mo­les­tias en las re­la­cio­nes. Aun­que tam­bién se ma­ti­za que to­dos es­tos sín­to­mas sue­len desaparecer al fi­na­li­zar el tra­ta­mien­to. La par­te po­si­ti­va es que exis­ten cla­ves pa­ra re­to­mar la se­xua­li­dad: la pri­me­ra es dia­lo­gar e iden­ti­fi­car las di­fi­cul­ta­des; la se­gun­da con­sis­te en con­sen­suar un acer­ca­mien­to pro­gre­si­vo sin la pre­sión del coi­to; y la ter­ce­ra dar un sen­ti­do eró­ti­co a nue­vas par­tes del cuer­po, dis­fru­tar de las ca­ri­cias y ex­pe­ri­men­tar pos­tu­ras di­fe­ren­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.