Apro­ve­cha es­ta ru­ta por el sur de Fran­cia: pue­ble­ci­tos en­can­ta­do­res de pos­tal

El in­te­rior de Fran­cia es un des­tino per­fec­to pa­ra aque­llos que han he­cho del slow tou­rism su fi­lo­so­fía de via­je. Pai­sa­jes es­pec­ta­cu­la­res, alo­ja­mien­tos con en­can­to y una gas­tro­no­mía de­li­cio­sa te ha­rán pa­sar cua­tro días inol­vi­da­bles. Vi­si­ta­mos las re­gio­nes

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Ma­ría Je­sús To­mé

ARRAN­CA POR EL PÉRIGORD VER­DE

El iti­ne­ra­rio co­mien­za en el nor­te de la an­ti­gua re­gión de Périgord, en la ac­tual Nue­va Aqui­ta­nia, a la que lle­ga­re­mos en co­che des­de el ae­ro­puer­to de Bur­deos. Nues­tra pri­me­ra pa­ra­da es la pe­que­ña ciu­dad de Non­tron, una vi­lla que des­ta­ca por los ofi­cios ar­te­sa­na­les co­mo el arte de la cu­chi­lle­ría y el tra­ba­jo de la piel. Es­ta lo­ca­li­dad es la ca­pi­tal del Périgord Ver­de, que ate­so­ra una fron­do­sa ve­ge­ta­ción. Des­de Non­tron se pue­de ha­cer una ex­cur­sión a la ma­ra­vi­llo­sa vi­lla de Bran­tô­me, fa­mo­sa por su aba­día y la igle­sia de Saint-Pie­rre, que pre­su­me de te­ner el cam­pa­na­rio más an­ti­guo de Fran­cia que se re­mon­ta a la épo­ca vi­si­gó­ti­ca. La lla­ma­da Ve­ne­cia del Périgord es­tá si­tua­da a ori­llas del Dron­ne que de­ja a su pa­so por Bran­tô­me unas es­tam­pas pre­cio­sas que se con­tem­plan des­de el cu­rio­so puen­te en for­ma de co­do que se cons­tru­yó so­bre el río en el si­glo XVI. Bran­tô­me es­con­de to­da­vía dos se­cre­tos más: las cue­vas ha­bi­ta­das des­de el prin­ci­pio del cris­tia­nis­mo y el jar­dín de los mon­jes, un lu­gar pa­ra pa­sear so­bre la hier­ba e, in­clu­so, to­mar el sol arru­lla­dos por las aguas del Dron­ne. Si­guien­do el cau­ce de es­te río lle­ga­re­mos a Bour­dei­lles, que pro­te­ge dos cas­ti­llos sin­gu­la­res: una for­ta­le­za me­die­val y un edi­fi­cio re­na­cen­tis­ta con una in­tere­san­te co­lec­ción de mo­bi­lia­rio es­pa­ñol de los si­glos XV y XVI. El Périgord Ver­de re­ga­la a los vi­si­tan­tes alo­ja­mien­tos idea­les pa­ra des­co­nec­tar co­mo el Do­mai­ne de Mon­ta­ge­net, en Saint-

Mar­tial-de-Va­let­te, a tres ki­ló­me­tros de Non­tron y don­de se alo­jan es­cri­to­res y mú­si­cos que bus­can un si­tio tran­qui­lo pa­ra en­con­trar la ins­pi­ra­ción.

PÉRIGUEUX, PUN­TO GASTRO

La si­guien­te pa­ra­da de nues­tro iti­ne­ra­rio es­tá a es­ca­sos 50 ki­ló­me­tros de la pe­que­ña Non­tron. Se tra­ta de Périgueux, ca­pi­tal de la an­ti­gua pro­vin­cia fran­ce­sa de Périgord y del de­par­ta­men­to de Dor­do­ña (Nue­va Aqui­ta­nia). Es la ciu­dad del foie, del acei­te de nuez y de las tru­fas que se pue­den ad­qui­rir en los ani­ma­dos y co­lo­ri­dos mer­ca­dos al ai­re li­bre que se ins­ta­lan ca­da se­ma­na al pie de la ca­te­dral y en las ca­lles del cas­co an­ti­guo me­die­val­re­na­cen­tis­ta. Es­tos te­so­ros de la gas­tro­no­mía fran­ce­sa, muy apre­cia­dos por los aman­tes del buen yan­tar, se de­gus­tan en la ma­yo­ría de los res­tau­ran­tes tra­di­cio­na­les que hay en su cen­tro his­tó­ri­co co­mo el Res­tau­rant Eden, en la ca­lle Au­ber­ge­rie, un es­ta­ble­ci­mien­to re­co­le­to con una ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca ase­qui­ble pe­ro de gran nivel. Périgueux es una ciu­dad pe­que­ña por lo que es per­fec­ta pa­ra ca­mi­nar sin pri­sas y des­cu­brir un ex­cep­cio­nal le­ga­do his­tó­ri­co in­clui­do por la UNES­CO en el Pa­tri­mo­nio Mun­dial den­tro de las ru­tas del Ca­mino de San­tia­go. El em­ble­ma y la ima­gen de es­ta ciu­dad lo cons­ti­tu­ye la Ca­te­dral de Saint Front, que re­cuer­da al Sa­cre Coeur del Mont­mar­tre pa­ri­sino, una de las eta­pas en la ru­ta Ja­co­bea que

lle­va a los pe­re­gri­nos a Com­pos­te­la. Tam­bién es in­tere­san­te des­cu­brir su nú­cleo an­ti­guo, una mez­cla de es­ti­los me­die­val y re­na­cen­tis­ta, que es­con­de ele­men­tos co­mo es­ca­le­ras, pa­tios in­te­rio­res y tím­pa­nos es­cul­pi­dos. No po­de­mos ir­nos de Périgueux sin co­no­cer el in­creí­ble Museo Ve­sun­na, cons­trui­do al­re­de­dor de una im­pre­sio­nan­te ca­sa ro­ma­na del si­glo I que, por sus di­men­sio­nes, de­bió de per­te­ne­cer a al­gu­na per­so­na­li­dad im­por­tan­te den­tro de la cu­ria lo­cal. Un sis­te­ma de pa­sa­re­las per­mi­te ver el in­te­rior de la ca­sa ro­ma­na por en­ci­ma del sue­lo sin da­ñar la su­per­fi­cie ori­gi­nal. El edi­fi­cio –de Jean Nou­vel– que aco­ge el museo se en­cuen­tra al la­do de la To­rre Ve­su­na, los úni­cos res­tos ro­ma­nos que se con­ser­van de un tem­plo del si­glo II.

SABOREA LOS VI­NOS DE CAHORS

Nues­tro re­co­rri­do por el sur de Fran­cia se de­tie­ne hoy en Cahors ya en la re­gión de Oc­ci­ta­nia / Pi­ri­neos-Me­di­te­rrá­neo. La ca­pi­tal del de­par­ta­men­to de Lot es fa­mo­sa por sus ex­ce­len­tes vi­nos en los que la uva mal­bec es pre­pon­de­ran­te. Los de Cahors son unos vi­nos fuer­tes y de co­lor in­ten­so, ca­si ne­gro,

Saint-Cirq de La­po­pie es uno de los lu­ga­res más que­ri­dos en Fran­cia: un es­pec­ta­cu­lar bas­tión me­die­val ado­sa­do a una pa­red ro­co­sa so­bre el río

con una com­ple­ji­dad aro­má­ti­ca en la que se mez­clan re­gus­tos y re­tro­gus­tos a fru­tas ne­gras, re­ga­liz y vio­le­ta. Los vi­nos de Cahors cuen­tan con una fuer­te con­cen­tra­ción en po­li­fe­no­les. An­tes de de­jar­nos lle­var por el sa­voir

fai­re de los vi­nos de Cahors te­ne­mos una vi­si­ta en co­che in­elu­di­ble: Sain­tCirq La­po­pie, ele­gi­do pue­blo pre­fe­ri­do de los fran­ce­ses en 2012. Es­te bas­tión me­die­val es­tá ado­sa­do a una pa­red ro­co­sa de 100 metros por en­ci­ma del río for­man­do un con­jun­to de una ar­mo­nía im­pre­sio­nan­te. En el pue­blo se mez­clan los ofi­cios del pa­sa­do –los de los ar­te­sa­nos que tra­ba­jan la piel y la ma­de­ra– con los del pre­sen­te –los de los ar­tis­tas que han ins­ta­la­do aquí sus ga­le­rías y ta­lle­res–. Pa­ra ha­cer un ma­ri­da­je per­fec­to de gas­tro­no­mía y vi­nos de Cahors es más que acon­se­ja­ble de­jar­se lle­var por las re­co­men­da­cio­nes del chef del Châ­teau de Hau­te-Se­rre en Cieu­rac. Otra de las dis­tin­gui­das ex­pe- rien­cias que se pue­de vi­vir en es­ta zo­na es vi­si­tar una bo­de­ga. Un ejem­plo es el Châ­teau Gau­to­ul cu­yo dominio es­tá si­tua­do fren­te al pue­blo me­die­val de Puy L´Évê­que. Aquí des­ta­ca una mag­ní­fi­ca car­tu­ja es­con­di­da en sus vi­ñe­dos des­de el si­glo XVIII. Los vi­ñe­dos de Cahors ate­so­ran al­gu­nos es­ta­ble­ci­mien­tos con en­can­to co­mo l’Hos­te­lle­rie Le Vert, en la pe­que­ña po­bla­ción de Mau­roux, re­gen­ta­do por una pa­re­ja de bel­gas que se pren­da­ron ha­ce ya más de 20 años de l’art de vi­vre y de la tran­qui­li­dad que se res­pi­ra en el va­lle del río Lot. L’Hos­te­lle­rie Le Vert, an­ti­guo dominio vi­ti­vi­ní­co­la, es hoy un ma­ra­vi­llo­so alo­ja­mien­to don­de re­la­jar­se.

DE LOS GUAN­TES DE MILLAU A UNO DE LOS PUE­BLOS MÁS BO­NI­TOS

Des­de Cahors nos aden­tra­re­mos en el Par­que na­tu­ral re­gio­nal de Grands Caus­ses has­ta lle­gar a Millau, en el de­par­ta­men­to de Avey­ron, fa­mo­so por su via­duc­to so­bre el río Tarn pro­yec­ta­do por el arquitecto in­glés Nor­man Fos­ter. Es­ta cons­truc­ción os­ten­ta un ré­cord de al­tu­ra con un pi­lar de 343 metros por lo que es con­si­de­ra­do el via­duc­to más al­to del mun­do. Gra­cias a él la au­to­pis­ta A75 o la Mé­ri­dien­ne se ha con­ver­ti­do en la vía más corta, eco­nó­mi­ca y flui­da en­tre Pa­rís y el Me­di­te­rrá­neo.

Millau, ciu­dad que po­see el sello de ca­li­dad Vi­lle et Mé­tiers d’Art, es la ca­pi­tal fran­ce­sa del guan­te de cue­ro. Es­tos com­ple­men­tos, que des­ta­can por su tac­to y fi­nu­ra, se rea­li­zan ahí des­de el si­glo XII y tu­vie­ron su épo­ca de oro a prin­ci­pios del XX cuan­do em­plea­ban a 12.000 per­so­nas. Una de las em­pre­sas más em­ble­má­ti­cas es Caus­se Gan­tier, cu­yos guan­tes han cu­bier­to las ma­nos de Jac­kie Ken­nedy, Ste­ve McQueen, Be­yon­cé o Ma­don­na. En 2012, con mo­ti­vo de sus 120 años, Caus­se Gan­tier fue ins­cri­ta por la UNES­CO en el in­ven­ta­rio de los ofi­cios de arte ra­ros.

Millau es un buen pun­to de par­ti­da pa­ra ha­cer una ex­cur­sión al pue­blo de La Cou­ver­toi­ra­de, cla­si­fi­ca­do co­mo uno de los más bo­ni­tos de Fran­cia. Si­tua­do en la me­se­ta de Lar­zac, La Cou­ver­toi­ra­de es una de las ciu­da­des tem­pla­rias me­jor con­ser­va­das del país ve­cino y al­ber­ga hoy una so­se­ga­da at­mós­fe­ra me­die­val en un la­be­rin­to de ca­lle­jue­las, de pa­sa­jes cu­bier­tos y de pla­zue­las. El re­cin­to y las to­rres cir­cu­la­res de La Cou­ver­toi­ra­de fue­ron cons­trui­dos en el si­glo XV du­ran­te la Gue­rra de los Cien Años. Sus ca­sas, que hoy al­ber­gan tien­das ar­te­sa­na­les y res­tau­ran­tes, dan co­bi­jo a las (so­lo) 22 per­so­nas que re­si­den en el pue­blo du­ran­te to­do el año.

Be­llos rin­co­nes. Iz­quier­da, el río Lot a su pa­so por Cahors. En es­te pá­gi­na de arri­ba aba­jo: jar­di­nes del alo­ja­mien­to Do­mai­ne de Mon­ta­ge­net, cer­ca de Non­tron; Bour­dei­lles, que cuen­ta con rin­co­nes be­llí­si­mos a ori­llas del río Dron­ne, y Bran­tô­me, co­no­ci­da por su cu­rio­so puen­te aco­da­do.

Na­tu­ra­le­za in­te­gra­da. Arri­ba, cue­vas tro­glo­dí­ti­cas de Bran­tô­me. Aba­jo, al pie de la ca­te­dral de Saint Front de Périgueux los miér­co­les y los sá­ba­dos se ins­ta­la un co­lo­ri­do mer­ca­do de ver­du­ras. En la otra pá­gi­na, vi­ñe­dos del Clos Tri­gue­di­na, bo­de­ga de la denominación Cahors; aba­jo, vis­ta aé­rea de La Cou­ver­toi­ra­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.