Re­sol­ve­mos las du­das más es­cu­cha­das por nues­tra se­xó­lo­ga en su con­sul­ta

Es la pre­gun­ta del mi­llón en la con­sul­ta de se­xo­lo­gía: ¿es­to que me pa­sa es nor­mal? So­bre se­xua­li­dad se tie­nen, en ge­ne­ral, más du­das que cer­te­zas por lo que a lo lar­go de nues­tra vi­da o en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes, co­mo por ejem­plo, una nue­va re­la­ción de

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Car­me Sàn­chez, se­xó­lo­ga

So­lo ten­go or­gas­mos cli­to­ria­nos, ¿es ló­gi­co?

To­dos los ti­pos de or­gas­mos son igual­men­te vá­li­dos, es de­cir, no hay or­gas­mos de pri­me­ra ni de se­gun­da, ni un ti­po de es­ti­mu­la­ción me­jor que otra.

Los cien­tí­fi­cos que es­tu­dian el or­gas­mo des­ta­can la va­rie­dad de res­pues­tas se­xua­les que re­fie­ren las mu­je­res y que se han do­cu­men­ta­do en el la­bo­ra­to­rio, y ar­gu­men­tan que lo im­por­tan­te es no con­fron­tar a las mu­je­res an­te una o dos ma­ne­ras –cli­to­ria­na o va­gi­nal– de ex­pe­ri­men­tar pla­cer sen­sual o se­xual. Lo que pa­re­ce pro­ba­do es que to­das po­de­mos dis­fru­tar de or­gas­mos por es­ti­mu­la­ción del clí­to­ris, un gru­po más re­du­ci­do tam­bién por vía va­gi­nal y al­gu­nas in­clu­so al ma­sa­jear otras zo­nas eró­ge­nas co­mo los pe­zo­nes o los pies.

Ex­pe­ri­men­ta con­ti­go mis­ma pri­me­ro y des­pués con tu pa­re­ja pa­ra go­zar al má­xi­mo de to­das las opor­tu­ni­da­des que tie­nes. Eso sí, sin pre­sión pro­pia ni aje­na, pen­san­do en ju­gar y dis­fru­tar du­ran­te to­do el pro­ce­so y no so­lo en el ob­je­ti­vo fi­nal. Bus­car qué zo­nas de tu vul­va, de tu va­gi­na y del res­to de tu cuer­po son más sen­si­bles al pla­cer. Ha de ser un di­ver­ti­men­to, no una obli­ga­ción por pre­sio­nes de tu pa­re­ja ni por co­men­ta­rios de una ami­ga ma­ri­sa­bi­di­lla.

¿Por qué no­so­tras so­mos ‘más len­tas’ pa­ra lle­gar al clí­max?

Has­ta no ha­ce de­ma­sia­do tiem­po en el com­por­ta­mien­to se­xual y en otros as­pec­tos de la sa­lud, el hom­bre ha si­do la nor­ma. Es­to se co­no­ce co­mo el sín­dro­me de Yentl.

Cuan­do al­guien me rea­li­za es­ta pre­gun­ta, siem­pre con­tes­to con otra: ¿Más len­ta que qué o que quién? Y ya es el col­mo cuan­do, pa­ra arre­glar­lo aña­de: “Bueno, que­ría de­cir, más com­pli­ca­da”. El se­xis­mo, que des­gra­cia­da­men­te im­preg­na la cien­cia, ha pro­vo­ca­do que de­ter­mi­na­das in­ves­ti­ga­cio­nes se cen­tren de­ma­sia­do en com­pa­rar la ex­pre­sión se­xual fe­me­ni­na y la mas­cu­li­na, to­man­do co­mo nor­ma la se­gun­da.

El tiem­po que se tar­da en lle­gar al or­gas­mo de­pen­den del gra­do de de­seo, de la ca­pa­ci­dad de ex­ci­ta­ción y tam­bién de la ade­cua­da es­ti­mu­la­ción, y no tanto de ser hom­bre o mu­jer. Tam­bién es muy im­por­tan­te el gra­do de au­to­co­no­ci­mien­to se­xual que tie­ne la mu­jer pa­ra sa­ber en qué mo­men­to de su res­pues­ta se­xual se en­cuen­tra pa­ra po­der ayu­dar­se o que su pa­re­ja la ayu­de, a ace­le­rar o re­tar­dar su lle­ga­da al or­gas­mo. El he­cho de ser más rá­pi­da o más len­ta no es­tá re­la­cio­na­do con la in­ten­si­dad del or­gas­mo ni tam­po­co con la sa­tis­fac­ción de la re­la­ción se­xual.

¿To­das la mu­je­res po­de­mos ser mul­ti­or­gás­mi­cas?

Las mu­je­res te­ne­mos un pe­rio­do de re­po­so en­tre or­gas­mos que pue­de ser muy cor­to y es­to fa­ci­li­ta te­ner­los de ma­ne­ra se­cuen­cial. Si una mu­jer se con­ti­nua es­ti­mu­lan­do, o bien su pa­re­ja la con­ti­nua es­ti­mu­lan­do, des­pués de ha­ber lle­ga­do al or­gas­mo, pue­de ex­pe­ri­men­tar ré­pli­cas más o me­nos in­ten­sas du­ran­te un pe­rio­do de tiem­po va­ria­ble. Los hom­bres, en cam­bio, tie­nen un pe­rio­do re­frac­ta­rio más lar­go –fa­se en la que se des­ac­ti­va la res­pues­ta se­xual por el des­gas­te que pro­du­ce la eya­cu­la­ción–, aun­que en la ju­ven­tud pue­den tam­bién ser mul­ti­or­gás­mi­cos. Ahora bien, tú de­ci­des si des­pués de un or­gas­mo quie­res dis­fru­tar de una re­la­ja­ción pla­cen­te­ra o bien te em­bar­cas de nue­vo en una es­ti­mu­la­ción ex­tra que te lle­ve a otro u otros or­gas­mos. Lo que pue­de re­sul­tar in­có­mo­do y has­ta per­ju­di­cial es in­cor­po­rar la mul­ti­or­gas­mia co­mo una obli­ga­ción en ca­da re­la­ción se­xual o mas­tur­ba­ción, y mu­cho me­nos en una com­pe­ti­ción con tu pa­re­ja o con­ti­go mis­ma. Des­tie­rra tam­bién la idea de que él o tu sois me­jo­res aman­tes por el he­cho de que tu ten­gas más or­gas­mos se­gui­dos. En el se­xo, co­mo en mu­chos otros as­pec­tos del a vi­da, es más im­por­tan­te la ca­li­dad que la can­ti­dad.

¿Exis­te al­gu­na pas­ti­lla pa­ra te­ner más ga­nas de se­xo? La fal­ta de de­seo se­xual es la cau­sa por la que con­sul­tan las mu­je­res, aun­que úl­ti­ma­men­te la can­ti­dad de hom­bres que acu­den por es­te mo­ti­vo es­tá au­men­tan­do de una ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va.

Mu­chas mu­je­res lle­gan a mi des­pa­cho bus­can­do una pas­ti­lla que de ma­ne­ra má­gi­ca les ha­ga ve­nir ga­nas de te­ner re­la­cio­nes se­xua­les. Y eso no exis­te en la ac­tua­li­dad, y creo que tar­da­rá en lle­gar. Aun­que en EE UU se ha apro­ba­do re­cien­te­men­te un fár­ma­co pa­ra tra­tar el ba­jo de­seo se­xual fe­me­nino en ca­sos con­cre­tos, la fli­ban­se­ri­na, no es­tá dan­do los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos.

Hay cau­sas or­gá­ni­cas que pue­den es­tar oca­sio­nan­do un ba­jo de­seo y tam­bién las hay pro­pias del he­cho de ser mu­jer, co­mo las re­la­cio­na­das con el em­ba­ra­zo, el pos­par­to o la me­no­pau­sia; o las que son pro­duc­tos de do­bles o tri­ples jor­na­das la­bo­ra­les o de pro­ble­mas con la pa­re­ja. Y no ol­vi­de­mos tam­bién que a ve­ces equi­vo­ca­mos el ob­je­ti­vo: lo im­por­tan­te no es te­ner más de­seo ni más re­la­cio­nes se­xua­les, sino en­con­trar ac­ti­vi­da­des se­xua­les con las cua­les lo pa­se­mos bien a so­las o en com­pa­ñía pa­ra que el de­seo aca­be sur­gien­do.

Mi pa­re­ja eya­cu­la an­tes de que yo lle­gue al or­gas­mo, ¿có­mo le di­go que no me lo pa­so bien?

La fal­ta de co­mu­ni­ca­ción y el des­co­no­ci­mien­to de la res­pues­ta se­xual pro­pia y del otro, aca­rrean a me­nu­do di­fi­cul­ta­des en el dis­fru­te de la se­xua­li­dad en pa­re­ja.

Exis­te la creen­cia erró­nea en­tre al­gu­nas per­so­nas, que si el hom­bre, du­ran­te el coi­to, du­ra mu­cho más an­tes de eya­cu­lar pro­por­cio­na­rá más pla­cer a la mu­jer, pe­ro si la mu­jer es del al­to por­cen­ta­je que so­lo lle­ga al or­gas­mo por la es­ti­mu­la­ción di­rec­ta del clí­to­ris, el he­cho de que él se es­fuer­ce y pon­ga prác­ti­ca es­tra­te­gias pa­ra alar­gar el pe­rio­do de ex­ci­ta­ción an­tes del or­gas­mo, no pro­vo­ca­rá el clí­max de ella. Es cier­to que hay hom­bres que su­fren de eya­cu­la­ción pre­coz y que hay ejer­ci­cios y tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co pa­ra po­der es­pa­ciar el pe­rio­do an­te­rior al or­gas­mo, pe­ro es­ta dis­fun­ción de­be ser

diag­nos­ti­ca­da y tra­ta­da. En mu­chos ca­sos la es­ti­mu­la­ción del clí­to­ris por par­te de la mu­jer o de su pa­re­ja an­tes, du­ran­te o des­pués del coi­to, fa­ci­li­ta­rá el or­gas­mo de ella.

Pa­ra co­mu­ni­car los de­seos y los pro­ble­mas se­xua­les hay que echar mano de una téc­ni­ca que se uti­li­za en otras cir­cuns­tan­cias de nues­tra vi­da: la aser­ti­vi­dad. Du­ran­te la re­la­ción se­xual es in­tere­san­te ha­cer no­tar al a pa­re­ja me­dian­te ge­mi­dos y co­men­ta­rios cor­tos dón­de nos gus­ta y có­mo nos gus­ta que nos es­ti­mu­le. Tam­bién re­sul­ta­rá ade­cua­do una con­ver­sa­ción tran­qui­la fue­ra del ám­bi­to se­xual, sien­do sin­ce­ra pe­ro sin ma­cha­car al otro, in­cor­po­ran­do tác­ti­cas que sabes que a ti te funcionan y so­bre to­do sin ha­cer com­pa­ra­cio­nes res­pec­to a an­te­rio­res aman­tes.

¿Por qué me due­le tanto cuan­do él me pe­ne­tra?

El do­lor pue­de di­fi­cul­tar la pe­ne­tra­ción va­gi­nal o in­clu­so im­po­si­bi­li­tar­la y es muy in­va­li­dan­te, ya que pla­cer y do­lor son to­tal­men­te in­com­pa­ti­bles, ex­cep­to en ca­sos par­ti­cu­lar­men­te con­cre­tos.

Si el ma­les­tar es cir­cuns­tan­cial, pue­de de­ber­se a una lu­bri­ca­ción inade­cua­da por­que no es­tás su­fi­cien­te­men­te ex­ci­ta­da o a la uti­li­za­ción de ja­bo­nes o pro­duc­tos inade­cua­dos que pro­vo­can irri­ta­cio­nes en la zo­na vul­var. Pe­ro si per­sis­te, pue­de es­tar oca­sio­na­da por al­gu­na in­fec­ción o

pro­ble­ma más or­gá­ni­co que es ne­ce­sa­rio con­sul­tar con tu mé­di­co o mé­di­ca. Tam­bién hay que te­ner muy en cuen­ta que no te en­cuen­tres en al­gu­na de las dos si­tua­cio­nes más pro­pen­sas a la se­que­dad va­gi­nal: el pos­par­to y la me­no­pau­sia.

Una vez des­car­ta­das las cau­sas or­gá­ni­cas o, in­clu­so cuan­do las ha­ya­mos so­lu­cio­na­do, el do­lor o la im­po­si­bi­li­dad de pe­ne­tra­ción pue­de de­ber­se a un mie­do ex­ce­si­vo al em­ba­ra­zo, a unas pri­me­ras re­la­cio­nes do­lo­ro­sas que pro­vo­can una an­sie­dad an­ti­ci­pa­to­ria a se­guir te­nien­do ese do­lor o a pro­ble­mas de in­ti­mi­dad con la pa­re­ja. En cual­quier ca­so, hay que bus­car la so­lu­ción pa­ra po­der dis­fru­tar de las re­la­cio­nes se­xua­les y no pa­de­cer­las.

Mi ma­ri­do se que­da sin erec­ción du­ran­te la re­la­ción se­xual, ¿es im­po­ten­te?

Un epi­so­dio ais­la­do de fal­ta o de pér­di­da de erec­ción, vul­gar­men­te lla­ma­do ga­ti­lla­zo, pue­de de­ber­se a fac­to­res co­mo el can­san­cio o un abu­so pun­tual del al­cohol y no tie­ne la me­nor im­por­tan­cia. Ahora bien, si los pro­ble­mas de erec­ción co­mien­zan a ser ha­bi­tua­les, se ha­ce im­pres­cin­di­ble un buen diag­nós­ti­co.

Los pro­ble­mas de erec­ción afec­tan a uno de ca­da cin­co hom­bres es­pa­ño­les, y so­bre to­do a los ma­yo­res de cin­cuen­ta años. Pue­den de­ber­se a en­fer­me­da­des co­mo la hi­per­ten­sión, la obe­si­dad, la dia­be­tes, el ta­ba­quis­mo… En al­gu­nas oca­sio­nes la dis­fun­ción eréc­til es el pri­mer sín­to­ma de una en­fer­me­dad car­día­ca, por ello re­ci­be el nom­bre de sín­to­ma cen­ti­ne­la.

De ma­ne­ra ge­ne­ral, la ma­yo­ría de las dis­fun­cio­nes eréc­ti­les que apa­re­cen por de­ba­jo de los 50 años se de­ben a cau­sas de ori­gen psi­co­ló­gi­co. La preo­cu­pa­ción per­sis­ten­te por la ca­li­dad de la erec­ción y el te­mor a fra­ca­sar pue­de ge­ne­rar tal an­sie­dad en el mo­men­to de la eje­cu­ción que in­hi­be o pro­vo­ca la pér­di­da de la erec­ción. Otro de los as­pec­tos a te­ner en cuen­ta es la in­fluen­cia de la re­la­ción de pa­re­ja, so­bre to­do si es es­ta­ble: pro­ble­mas de con­vi­ven­cia, es­ca­sa co­mu­ni­ca­ción, fal­ta de atrac­ción en­tre los miem­bros, pre­sen­cia de ru­ti­nas se­xua­les… No hay que ob­viar tam­po­co la ac­ti­tud ex­ce­si­va­men­te “al­truis­ta” de al­gu­nos hom­bres que es­tán tan preo­cu­pa­dos por com­pla­cer a la pa­re­ja que ol­vi­dan su pro­pio de­seo.

Mi pa­re­ja tie­ne me­nos ga­nas de se­xo que yo, ¿soy una nin­fó­ma­na?

El de­seo se­xual va­ría de una per­so­na a otra, in­de­pen­dien­te­men­te del he­cho de ser hom­bre o mu­jer. Por fac­to­res edu­ca­cio­na­les las mu­je­res han ma­ni­fes­ta­do me­nos sus pre­fe­ren­cias se­xua­les y eso ha da­do pie a que es­té más acep­ta­do so­cial­men­te que las mu­je­res tie­nen me­nos ne­ce­si­dad de se­xo que los hom­bres.

Una de las di­fi­cul­ta­des que más apa­re­cen en la con­sul­ta de se­xo­lo­gía es la dis­cre­pan­cia res­pec­to a la can­ti­dad de re­la­cio­nes se­xua­les óp­ti­mas en­tre los miem­bros de la pa­re­ja. Si ade­más es la mu­jer la que tie­ne más de­seo, los dos miem­bros de la pa­re­ja los vi­ven con más an­sie­dad por­que les pa­re­ce más ex­tra­ño, aun­que em­pie­za a ser tan ha­bi­tual co­mo la si­tua­ción con­tra­ria: que él ten­ga más ga­nas que ella. Es pri­mor­dial que los dos ne­go­cien de ma­ne­ra co­la­bo­ra­ti­va el nú­me­ro de re­la­cio­nes se­xua­les con que am­bos se sen­ti­rán sa­tis­fe­chos. Por ejem­plo, si el hom­bre con una re­la­ción a la se­ma­na tie­ne su­fi­cien­te, pe­ro ella tie­ne más de­seo y le gus­ta­ría ha­cer­lo tres ve­ces, han de lle­gar a un con­sen­so, pe­ro ga­nan­do am­bos con la de­ci­sión fi­nal: él ac­ce­de a te­ner una re­la­ción se­xual más a la se­ma­na a cam­bio de que ella la com­pen­se con al­gu­na ac­ti­vi­dad que a él le gus­te mu­cho o que se ha­ga car­go de otra que no le gus­ta.

Nos que­re­mos y te­ne­mos una bue­na re­la­ción de pa­re­ja, pe­ro ha­ce me­ses que no prac­ti­ca­mos se­xo, me es­toy em­pe­zan­do a preo­cu­par…

Pa­re­ce inevi­ta­ble que, en la ma­yo­ría de las pa­re­jas de lar­ga du­ra­ción, el de­seo se­xual de­cai­ga por el efec­to de la ru­ti­na y la mo­no­to­nía. La bue­na no­ti­cia es que si so­mos cons­cien­tes de ello, es más fá­cil po­ner re­me­dio y an­ti­ci­par­nos a los efec­tos ne­ga­ti­vos que pue­de con­lle­var.

El pro­ble­ma de mu­chas pa­re­jas es que po­nen su em­pe­ño en te­ner más de­seo y más re­la­cio­nes se­xua­les de ma­ne­ra abs­trac­ta, cuan­do la prio­ri­dad es bus­car ac­ti­vi­da­des sen­sua­les y se­xua­les pa­ra pa­sar­lo bien y, so­bre to­do, tiem­po pa­ra lle­var­las a ca­bo. Hay que ver la re­la­ción de pa­re­ja co­mo una ca­rre­ra de fon­do, en la que pro­ba­ble­men­te ha­brá cir­cuns­tan­cias vi­ta­les que pro­vo­ca­rán una dis­mi­nu­ción del de­seo y del nú­me­ro de re­la­cio­nes se­xua­les en uno de los dos o en am­bos (una pun­ta de tra­ba­jo, una en­fer­me­dad, la lle­ga­da de los hi­jos, la crian­za…), pe­ro el ser po­si­ti­vos y po­ner em­pe­ño en re­cu­pe­rar mo­men­tos de in­ti­mi­dad eró­ti­cos reavi­va­rá la re­la­ción se­xual. Ayu­dar­se del buen hu­mor y sor­pren­der a la pa­re­ja con de­ta­lles eró­ti­cos (men­sa­jes pi­can­tes, pro­pues­tas de otros es­ce­na­rios y prác­ti­cas…) con­tri­bu­yen a man­te­ner el in­te­rés ac­ti­vo y la mo­no­to­nía bien le­jos de de nues­tra al­co­ba.

Me gus­ta­ría que tu­vié­ra­mos una re­la­ción más abier­ta e in­cor­po­rar a otra per­so­na

En la mo­da­li­dad de pa­re­ja abier­ta o swin­ging (in­ter­cam­bio de pa­re­jas) exis­te una pa­re­ja prin­ci­pal que tie­nen una re­la­ción sen­ti­men­tal y sus dos miem­bros se per­mi­ten te­ner se­xo con otra u otras per­so­nas.

Hay pa­re­jas que des­de un ini­cio prac­ti­can es­te ti­po de re­la­ción más abier­ta y, en ge­ne­ral, sue­len te­ner cla­ras las re­glas es­ta­ble­ci­das por am­bos. Ahora bien, hay otras que, a cau­sa de la ru­ti­na o bien por­que uno de los dos miem­bros se ha enamo­ra­do de una ter­ce­ra per­so­na, de­ci­den pro­po­ner unas re­glas más la­xas so­bre la fi­de­li­dad o in­clu­so la in­cor­po­ra­ción de otra u otras per­so­nas en la re­la­ción se­xual.

Dar el pa­so a abrir la pa­re­ja su­po­ne ha­blar muy ho­nes­ta­men­te y sin pre­sio­nes so­bre el te­ma. Si ade­más es uno so­lo de los miem­bros el que lo pro­po­ne, tie­ne que dar

tiem­po al otro pa­ra que lo me­di­te, por­que es un cam­bio muy im­por­tan­te de las re­glas de jue­go cuan­do el par­ti­do ya ha­ce tiem­po que es­tá ini­cia­do. Es vi­tal que nin­guno de los dos se sien­ta for­za­do por el otro ni re­cu­rrir a chan­ta­jes ni pre­sio­nes de nin­gún ti­po; de­be ser un ac­to vo­lun­ta­rio y que real­men­te ape­tez­ca a los dos. Si no pue­de abrir fi­su­ras en la pa­re­ja que ten­drán di­fí­cil so­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.