Có­mo afron­tar la vuel­ta a la ru­ti­na sin que sea un su­pli­cio

¿Te has de­ci­di­do por un des­tino con de­ce­nas de ru­tas que te han he­cho ca­mi­nar y des­per­tar­te a ho­ras in­de­ci­bles? ¿O has op­ta­do por no ha­cer na­da y leer esas no­ve­las que te­nías pendientes mien­tras te pa­sa­bas el día en la pla­ya o la pis­ci­na del hotel? Tu mod

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Tex­to: Francesc Mi­ra­lles. Ilus­tra­cio­nes: Xi­me­na Maier

Una de las pa­ra­do­jas de la vi­da mo­der­na es que mu­chas per­so­nas se pa­san to­do el año so­ñan­do con las va­ca­cio­nes, aho­rran­do pa­ra un via­je o in­clu­so pi­dien­do un cré­di­to, pa­ra sen­tir­se al fi­nal más ago­ta­das que an­tes.

No es ca­sua­li­dad que des­pués de va­ca­cio­nes sea cuan­do los abo­ga­dos y los psi­có­lo­gos tie­nen más tra­ba­jo. El tiem­po li­bre es pe­li­gro­so, so­bre to­do cuan­do no se sa­be qué ha­cer con él o se com­par­te con per­so­nas a las que ve­mos muy po­co a lo lar­go del año, aun­que vi­va­mos ba­jo el mis­mo te­cho. En es­ta épo­ca del año, los di­vor­cios y las con­sul­tas al te­ra­peu­ta tie­nen su ori­gen en es­te pa­raí­so an­sia­do que a

ve­ces se con­vier­te en un in­fierno. ¿Por qué su­ce­de? Hay unas cuan­tas cau­sas, pe­ro una de ellas po­dría re­su­mir­se en el “di­me có­mo via­jas y te di­ré quién eres”. Nues­tra ma­ne­ra de pa­sar las va­ca­cio­nes di­ce mu­cho de no­so­tros mis­mos. Ha­cien­do una va­ria­ción del vie­jo pro­ver­bio, el des­tino que ele­gi-

mos pa­ra rom­per con la ru­ti­na ha­bla mu­cho de las ne­ce­si­da­des de nues­tra al­ma, y por lo tanto es una ra­dio­gra­fía de lo que so­mos aquí y ahora.

¿Y DES­PUÉS, QUÉ?

In­de­pen­dien­te­men­te del ti­po de va­ca­cio­nes que ha­ya­mos he­cho, lue­go hay

que vol­ver a la ru­ti­na, lo cual pue­de su­po­ner un bajón aními­co o in­clu­so una pe­que­ña de­pre­sión.

El lla­ma­do sín­dro­me pos­va­ca­cio­nal afec­ta al 30% de los es­pa­ño­les, se­gún es­ta­dís­ti­cas re­cien­tes. Sin em­bar­go, tie­ne una ver­tien­te po­si­ti­va: sig­ni­fi­ca que real­men­te he­mos lo­gra­do des­co­nec­tar, y es por eso que nos cues­ta re­gre­sar a los ho­ra­rios y obli­ga­cio­nes del res­to del año. En cam­bio, cuan­do las va­ca­cio­nes han si­do un desas­tre, lo más pro­ba­ble es que desee­mos esa vuel­ta a la ru­ti­na.

Si no es ese nues­tro ca­so, es po­si­ble que nos sin­ta­mos abru­ma­dos an­te la

ren­trée, que im­pli­ca vol­ver a li­diar con

je­fes, com­pa­ñe­ros y obli­ga­cio­nes que ha­bía­mos de­ja­do apar­ca­das.

Tras un mes de li­ber­tad re­la­ti­va, de­pen­dien­do de có­mo ha­ya­mos pa­sa­do las va­ca­cio­nes, an­te el in­mi­nen­te nue­vo cur­so po­de­mos ex­pe­ri­men­tar los si­guien­tes sín­to­mas:

• Apa­tía y des­mo­ti­va­ción.

• Fal­ta de ener­gía: nos asal­ta el can­san­cio in­clu­so si he­mos de­di­ca­do las va­ca­cio­nes a des­can­sar.

• De­cai­mien­to y tris­te­za sú­bi­ta. • Pro­ble­mas pa­ra con­cen­trar­nos en ta­reas que an­tes nos re­sul­ta­ban fá­ci­les. Ló­gi­ca­men­te, es­tos sín­to­mas apa­re­cen de for­ma mu­cho más fre­cuen­te cuan­do al­guien tie­ne un em­pleo que no le gus­ta o lo rea­li­za en me­dio de un am­bien­te de ten­sión y/o ne­ga­ti­vi­dad.

EVI­TA EL SÍN­DRO­ME POS­VA­CA­CIO­NAL

Más allá de las cir­cuns­tan­cias de ca­da per­so­na, po­de­mos pre­pa­rar­nos pa­ra la ren­trée con es­tas ac­cio­nes sen­ci­llas orien­ta­das a lo­grar una tran­si­ción más sua­ve en­tre el tiem­po li­bre y el tra­ba­jo: 1. No apu­rar las va­ca­cio­nes has­ta el úl­ti­mo día. Lle­gar a ca­sa la tar­de an­tes de re­in­cor­po­rar­nos al tra­ba­jo pro­vo­ca que nos en­tre el pá­ni­co an­te “lo que se nos vie­ne en­ci­ma”. Ne­ce­si­ta­mos dos o tres días de des­com­pre­sión pa­ra po­ner­nos a pun­to y arran­car de nue­vo. 2. Fi­jar el pró­xi­mo ob­je­ti­vo en el ca­len­da­rio. Si te­ne­mos en men­te el pró­xi­mo via­je o es­ca­pa­da, no vi­vi­re­mos la vuel­ta co­mo un de­sier­to sin fi­nal. Pla­ni­fi­car al­go es­ti­mu­lan­te pa­ra el pri­mer fin de se­ma­na tras las va­ca­cio­nes pue­de ser un buen aci­ca­te.

3. Vol­ver pro­gre­si­va­men­te a los ho­ra­rios “laborables”. Si nos he­mos acos­tum­bra­do a dor­mir has­ta las 10 h y nues­tra ho­ra de le­van­tar­nos pa­ra ir a tra­ba­jar es a las 7 h, con­vie­ne ir re­cu­pe­ran­do es­ta ru­ti­na an­tes del “día D”. 4. Desa­yu­nar con cal­ma. El pri­mer día de tra­ba­jo, le­ván­ta­te me­dia ho­ra an­tes de lo ne­ce­sa­rio pa­ra em­pe­zar el día con cal­ma. De es­te mo­do, pre­ser­va­rás par­te de la cal­ma va­ca­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.