Trucos prác­ti­cos pa­ra me­jo­rar tu me­mo­ria y des­preo­cu­par­te

Aun­que in­quie­ten, las pér­di­das de me­mo­ria pue­den de­ber­se a há­bi­tos po­co sa­lu­da­bles y a la an­sie­dad an­tes que a un mal ma­yor. Pue­des re­edu­car a tu ce­re­bro y di­si­par ten­sio­nes con ac­cio­nes tan simples co­mo lle­var una agen­da o so­cia­li­zar­te más. Y los ex­per­to

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Lau­ra Ál­va­rez

Tus ga­fas des­apa­re­cen con una fa­ci­li­dad pas­mo­sa, de­jas la luz en­cen­di­da al sa­lir de ca­sa y du­das –otra vez– de si ha­brás ce­rra­do la lla­ve del gas an­tes de dor­mir. Des­pués de un des­cui­do tras otro, la apren­sión em­pie­za a re­con­co­mer­te con una idea va­gan­do por tu ca­be­za: “¿Ten­dré pér­di­das de me­mo­ria?”.

DESPISTES: CUÁN­DO PREOCUPARSE

Las alar­mas so­lo tie­nen que sal­tar si “los fa­llos son la nor­ma y se man­tie­nen en el tiem­po, o si una per­so­na de nues­tro en­torno nos avi­sa de que an­tes no los te­nía­mos y ahora son fre­cuen­tes”, se­ña­la Ana Frank, Je­fe de Neu­ro­lo­gía del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio La Paz, en Ma­drid. Sin em­bar­go, la doc­to­ra ase­gu­ra que las pér­di­das de me­mo­ria “no ne­ce­sa­ria­men­te in­di­can una pa­to­lo­gía sub­ya­cen­te. En los me­dios ur­ba­nos es­ta­mos so­me­ti­dos a mu­chos es­tre­so­res, se nos acri­bi­lla a in­for­ma­ción y prac­ti­ca­mos la mul­ti­ta­rea. To­do es­to, a la lar­ga, ge­ne­ra cua­dros de an­sie­dad que pro­du­cen pér­di­das de aten­ción”, al­go que in­flu­ye de for­ma in­di­rec­ta en la me­mo­ria. Un ex­ce­so de es­tí­mu­los –véa­se el mar de no­ti­fi­ca­cio­nes que ilu­mi­nan el mó­vil a lo lar­go del día–, o la vi­da ace­le­ra­da y col­ma­da de ac­ti­vi­da­des en en­tor­nos ur­ba­nos, son sig­nos de un es­ti­lo de vi­da que, se­gún Frank, es­tá me­nos­ca­ban­do la ca­pa­ci­dad de cen­trar­se en el pre­sen­te y, por en­de, de po­der re­cor­dar: “La an­sie­dad ori­gi­na im­po­si­bi­li­dad de pres­tar aten­ción si­mul­tá­nea. No se re­gis­tran bien los he­chos y al no co­di­fi­car­se, no se re­cuer­dan. El re­sul­ta­do fi­nal es el de pér­di­da de me­mo­ria, cuan­do en reali­dad no es una pér­di­da real, sino que no se ha lle­ga­do a in­cor­po­rar un he­cho”. El es­ce­na­rio que pre­sen­ta es­ta neu­ró­lo­ga es uno de los re­tos de fu­tu­ro en su es­pe­cia­li­dad: “Po­si­ble­men­te se dis­pa­re es­ta que­ja sub­je­ti­va de me­mo­ria y ten­ga­mos que aten­der a per­so­nas con pro­ble­mas an­te de­ma­sia­dos es­tí­mu­los. Es ya una cau­sa fre­cuen­te de con­sul­ta”, sen­ten­cia.

La es­pe­ran­za de vi­da cre­ce, pe­ro a su vez aumentan las pér­di­das de me­mo-

1

EL ARTE DE SIM­PLI­FI­CAR Pon en or­den tus co­sas (y tu vi­da)

Lle­var una agen­da, rea­li­zar lis­tas de co­sas pendientes, usar un pas­ti­lle­ro o col­gar un ca­len­da­rio en la co­ci­na: cla­si­fi­ca to­do lo que pue­das con ló­gi­ca in­ten­tan­do emu­lar a la ni­po­na Ma­rie Kon­do, cual gu­rú del or­den en po­ten­cia. Àn­gels Navarro, au­to­ra de 100 con­se­jos pa­ra que tu ce­re­bro vi­va 100 años (Now Books), ex­pli­ca que así “ayu­da­re­mos a re­gis­trar la in­for­ma­ción. Al te­ner­lo to­do en su si­tio y si re­gis­tra­mos las co­sas en ca­jo­nes, se lo po­ne­mos fá­cil a nues­tro ce­re­bro”.

2

MEN­TE ABIER­TA

Sé fle­xi­ble a la no­ve­dad

No se tra­ta de apun­tar­se a cla­ses de Taichí Kung si a una no se lo pi­de ni el cuer­po ni la ca­be­za. La con­sig­na es tan sim­ple co­mo cam­biar de ru­ta pa­ra ir al tra­ba­jo o am­pliar la pers­pec­ti­va es­cu­chan­do a los de­más y yen­do más allá de las pro­pias con­vic­cio­nes. Es al­go que “tie­ne que ver con el con­cep­to es­tar abier­to de men­te, con el de­seo de me­jo­rar de for­ma cons­tan­te. Ha­cer co­sas nue­vas crea nue­vas co­ne­xio­nes neu­ro­na­les –de­no­mi­na­das si­nap­sis– que es­ti­mu­lan el ce­re­bro”, de­ta­lla Navarro.

3

INTELECTO CULTIVADO

Cuan­to más for­ma­da, me­jor

“Hay evi­den­cia de que las per­so­nas con más for­ma­ción tie­nen me­nos pro­ba­bi­li­da­des de desa­rro­llar una en­fer­me­dad neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­va”, ates­ti­gua Pa­blo Iri­mia, miem­bro de la SEN. La lec­tu­ra, el es­tu­dio y la con­fron­ta­ción de pun­tos de vis­ta so­bre te­mas de ac­tua­li­dad con otras per­so­nas son al­gu­nas de las re­co­men­da­cio­nes de es­te neu­ró­lo­go, que acon­se­ja “in­ten­tar desafiar­se de for­ma per­ma­nen­te. De al­gún mo­do, se tra­ta de po­ner al ce­re­bro a tra­ba­jar ac­ti­va­men­te y así ha­cer que sus fun­cio­nes me­jo­ren”.

4

VI­DA SO­CIAL

Di sí a la com­pa­ñía

“Lo más im­por­tan­te es la in­ter­ac­ción so­cial y por lo tanto el evi­tar ais­lar­se. Hay es­tu­dios que re­la­cio­nan un ma­yor ais­la­mien­to con más pro­pen­sión a desa­rro­llar en­fer­me­da­des co­mo la de­pre­sión o la de­men­cia”, man­tie­ne la doc­to­ra Frank. Lon­ge­vi­dad, eva­sión, ma­du­rez y leal­tad son so­lo al­gu­nos de los be­ne­fi­cios de la vi­da so­cial. Pa­ra desa­rro­llar el don de gen­tes, hay que ha­cer uso de la em­pa­tía: em­pléa­te en in­tere­sar­te y en­ten­der al que tie­nes en­fren­te y es­ta­ble­ce­rás re­la­cio­nes que val­drán la pe­na.

5

Pa­ra un ce­re­bro jo­ven

De­jar­se lle­var al rit­mo del swing o bien cer­qui­ta de tu pa­re­ja al son de la ba­cha­ta do­mi­ni­ca­na: da igual el bai­le que eli­jas, se­rá un ejer­ci­cio que es­ti­mu­la­rá tu me­mo­ria. Es lo que se des­pren­de de di­ver­sos es­tu­dios que se­ña­lan que apren­der y me­mo­ri­zar co­reo­gra­fías re­tra­sa el de­te­rio­ro del ce­re­bro aso­cia­do al pa­so del tiem­po. Así lo con­clu­ye­ron in­ves­ti­ga­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos de la Uni­ver­si­dad de Illi­nois en un es­tu­dio pu­bli­ca­do es­te mis­mo año en la re­vis­ta mé­di­ca Fron­tiers in Aging Neu­ros­cien­ce.

6

RE­PA­SA TU DÍA

Fi­ja­rás me­jor los re­cuer­dos

Sal­vo que la jor­na­da ha­ya ido mal y quie­ras ol­vi­dar­la; Navarro acon­se­ja “rea­li­zar un li­ge­ro re­pa­so de aque­llo que nos ha ocu­rri­do an­tes de dor­mir pa­ra así fi­jar­lo me­jor en nues­tra me­mo­ria. Prac­ti­car la es­cri­tu­ra a mano tam­bién pue­de ayu­dar­te a re­te­ner me­jor la in­for­ma­ción y cap­tar nue­vas ideas. Las uni­ver­si­da­des de Prin­ce­ton y Ca­li­for­nia lle­ga­ron a es­ta con­clu­sión tras ana­li­zar es­tu­dian­tes que to­ma­ban no­tas a mano y a or­de­na­dor y ver que los pri­me­ros ob­te­nían un re­sul­ta­do su­pe­rior en sus ca­li­fi­ca­cio­nes.

7

SUE­ÑO RECONFORTANTE

Des­can­so pa­ra tu men­te

“El azú­car y el oxí­geno ali­men­tan el ce­re­bro. Cuan­do dor­mi­mos, el ce­re­bro gas­ta más azú­car que du­ran­te el día, a cau­sa de to­do el tra­ba­jo que de­be rea­li­zar, pa­ra asi­mi­lar to­do lo que ha ocu­rri­do du­ran­te la jor­na­da, re­cu­pe­rar­se y pre­pa­rar­se pa­ra el día si­guien­te”. La psi­có­lo­ga Àn­gels Navarro apor­ta es­te da­to grá­fi­co pa­ra ex­po­ner la re­la­ción de un sue­ño re­pa­ra­dor con un ce­re­bro en buen estado. Re­cuer­da que el sue­ño es ami­go de la ru­ti­na: le­van­tar­te y acos­tar­te siem­pre que pue­das a la mis­ma ho­ra te ayu­da­rá a dor­mir del ti­rón.

8

NO ES­TÉS A TO­DO

Prac­ti­ca la aten­ción ple­na

La doc­to­ra Ana Frank ex­pli­ca que “la ac­ti­vi­dad más be­ne­fi­cio­sa se­rá la que im­pli­que un freno, res­ca­tar mi­nu­tos pa­ra es­tar con uno mis­mo en me­dio de la vo­rá­gi­ne. Es­to es una re­con­quis­ta, sino lo ha­ce­mos ac­ti­va­men­te nos de­ja­mos lle­var por un ca­ta­clis­mo de he­chos que se su­ce­den en el día a día”. En es­ta lí­nea, lo más ade­cua­do es lu­char con el agre­si­vo efec­to an­ti­oxi­dan­te que pro­du­ce el es­trés. ¿Có­mo lo­grar­lo?: “Ca­da cual de­be ele­gir la ac­ti­vi­dad que más le gus­te, co­mo por ejem­plo, la lec­tu­ra”.

9

MÁS PASATIEMPOS Si te ape­te­ce ha­cer­los, serán efi­ca­ces

Te­clea en Goo­gle “ejer­ci­cios pa­ra la me­mo­ria” y en­con­tra­rás mi­les de si­tios pa­ra ju­gar a su­do­kus, cru­ci­gra­mas o so­pas de le­tras. Àn­gels Navarro, es­pe­cia­lis­ta en la ma­te­ria, sub­ra­ya que es­tos “son de gran ayu­da pa­ra ejer­ci­tar el ce­re­bro si de­di­cas a ello una par­te de tu día”, pe­ro a la vez se­ña­la que “no es ne­ce­sa­rio ha­cer­los si no son de nues­tro in­te­rés” y re­mar­ca que “lo im­por­tan­te es ha­cer cual­quier co­sa extraordinaria, que so­bre­pa­se nues­tra co­ti­dia­ni­dad”.

10

RELÁJATE CA­DA DÍA Apli­ca técnicas con­tra la an­sie­dad

La an­sie­dad im­pi­de gra­bar los he­chos y, co­mo con­se­cuen­cia, re­cor­dar me­nos. La re­la­ja­ción es uno de los mé­to­dos que pue­de ayu­dar­te a fre­nar el ner­vio­sis­mo. En Youtu­be en­con­tra­rás mi­les de re­cur­sos pa­ra prac­ti­car­la. Au­dios con ondas The­ta que si­mu­lan las fre­cuen­cias del ce­re­bro, me­di­ta­cio­nes guia­das o mú­si­ca que re­crea los so­ni­dos de la na­tu­ra­le­za son al­gu­nas op­cio­nes on­li­ne pa­ra aden­trar­se en un estado zen y lla­mar a la cal­ma pro­fun­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.