CUER­PO SANO

Hay per­so­nas que pa­re­cen es­tar in­mu­ni­za­das fren­te a al­gu­nas en­fer­me­da­des y ra­ras ve­ces tie­nen que fal­tar al tra­ba­jo por cues­tio­nes de sa­lud, co­mo le ocu­rre al co­mún de los mor­ta­les. ¿Es­tán he­chas de otra pas­ta? La com­bi­na­ción de sus ge­nes, su sis­te­ma in­mu

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Lau­ra Cha­pa­rro

Te con­ta­mos qué ha­ce la gen­te que se libra de los res­fria­dos

Es po­si­ble li­brar­nos del res­fria­do? Se­gún los ex­per­tos el tru­co es­tá en adop­tar cier­tas me­di­das pa­ra po­nér­se­lo más di­fí­cil a los vi­rus pe­ro ase­gu­rar que no su­cum­bi­re­mos a ellos, es en la ma­yo­ría de ca­sos, im­po­si­ble.

De he­cho, las gri­pes y los ca­ta­rros son la pri­me­ra cau­sa por la que los tra­ba­ja­do­res es­pa­ño­les fal­ta­mos al tra­ba­jo. Ca­si to­dos aca­ba­mos ca­yen­do pe­ro hay per­so­nas más re­sis­ten­tes que pa­san el in­vierno fuer­tes co­mo un ro­ble, sin mo­cos ni tos. ¿Có­mo lo ha­cen? ¿Co­men me­jor? ¿Sus de­fen­sas son me­jo­res?

DE­FEN­SAS A PLENO REN­DI­MIEN­TO

El es­ti­lo de vi­da in­flu­ye sin du­da, pe­ro lo que ca­rac­te­ri­za a las per­so­nas que no en­fer­man ca­si nun­ca es un sis­te­ma in­mu­ne pri­vi­le­gia­do que las de­fien­de de mi­cro­or­ga­nis­mos co­mo bac­te­rias y vi­rus. “Ima­gi­ne­mos dos per­so­nas que, an­te el mis­mo vi­rus del res­fria­do, desa­rro­llen me­ca­nis­mos in­mu­nes –de de­fen­sa– to­tal­men­te di­fe­ren­tes. Una ha­brá con­se­gui­do que el vi­rus pa­se prác­ti­ca­men­te de lar­go mien­tras que la otra desa­rro­lla­rá los mo­les­tos sín­to­mas del ca­ta­rro”, ex­pli­ca Manuel Li­na­res, coor­di­na­dor del gru­po de tra­ba­jo de En­fer­me­da­des In­fec­cio­sas, Me­di­ci­na Tro­pi­cal y del Via­je­ro de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Mé­di­cos de Aten­ción Pri­ma­ria (SEMERGEN).

¿GE­NES DE HIE­RRO?

El pe­so de la ge­né­ti­ca es in­du­da­ble en nues­tra sa­lud y va­ría se­gún ca­da per­so­na. Una mi­no­ría pre­sen­ta unos

ge­nes de hie­rro, al­go muy po­co co­mún. “Tie­nen ge­nes muy pe­ne­tran­tes y muy po­co fre­cuen­tes que les pro­te­gen por en­ci­ma de efec­tos am­bien­ta­les y del azar. Es de­cir, pre­sen­tan al­gu­nas mu­ta­cio­nes de al­gu­nos

ge­nes que lo­gran un efec­to pro­tec­tor por sí mis­mas”, de­cla­ra Su­sa­na Bal­cells, pro­fe­so­ra de Ge­né­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Barcelona y CIBERER.

Un ejem­plo son los an­cia­nos cen­te­na­rios, cu­ya ge­né­ti­ca fa­vo­re­ce que ten­gan vi­das tan lar­gas o al­gu­nas per­so­nas cu­yos hue­sos nun­ca se rompen. “Es­tas va­rian­tes ra­ras mu­chas ve­ces tie­nen una fre­cuen­cia de uno en­tre 10.000 o in­clu­so me­nos. Es muy ra­ro”, re­cal­ca Bal­cells. La ma­yo­ría de las per­so­nas que no sue­len en­fer­mar es­tán más sa­nas por la com­bi­na­ción de va­rios fac­to­res: ge­né­ti­ca, ambiente y azar. “El ambiente ac­túa so­bre la ge­né­ti­ca y pue­de pro­vo­car las va­ria­cio­nes epi­ge­né­ti­cas”, apun­ta Gem­ma Mar­fany, tam­bién pro­fe­so­ra de Ge­né­ti­ca en la Uni­ver­si­dad de Barcelona y CIBERER. El cuer­po pue­de reac­cio­nar an­te cier­tas si­tua­cio­nes me­ti­lan­do su ADN, es de­cir, “cam­bian­do la ex­pre­sión, adap­tán­do­se a lo que es­tá re­ci­bien­do; eso es la epi­ge­né­ti­ca”, aña­de. Di­fe­ren­tes in­ves­ti­ga­cio­nes han de­mos­tra­do que, aun­que los ge­me­los idén­ti­cos ten­gan idén­ti­cos ge­nes, su epi­ge­né­ti­ca, in­flui­da por el ambiente, es di­fe­ren­te. Eso ex­pli­ca que no su­fran las mis­mas pa­to­lo­gías.

UN GE­NO­MA MÁS FUER­TE

¿Se pue­den re­for­zar los ge­nes de al­gu­na ma­ne­ra y así en­fer­mar me­nos? Há­bi­tos sa­lu­da­bles ba­sa­dos en una die­ta equi­li­bra­da y en ejer­ci­cio fí­si­co se­rán po­si­ti­vos pa­ra nues­tro ADN. “Una per­so­na sa­na tie­ne que to­mar mu­chas ver­du­ras, mu­cha fru­ta y me­nos pro­teí­na ani­mal, pe­ro tam­bién tie­ne que in­ge­rir­la”, sub­ra­ya Mar­fany. “Nues­tra ge­né­ti­ca es om­ní­vo­ra”, re­cuer­da. Del mis­mo mo­do, los ge­nes del ser hu­mano es­tán adap­ta­dos al mo­vi­mien­to, no al se­den­ta­ris­mo. El or­ga­nis­mo de una per­so­na con una ma­la die­ta y que no ha­ga ejer­ci­cio fun­cio­na­rá peor, se­rá más dé­bil y su­fri­rá más en­fer­me­da­des. El pa­so de los años tam­bién jue­ga en con­tra, a lo que se su­man otros ma­los há­bi­tos co­mo la be­bi­da o el ta­ba­co.

CO­MI­DAS PO­CO SA­LU­DA­BLES

Aun­que no exis­tan co­mi­das que, co­mo tal, evi­ten que en­fer­me­mos, sí hay al­gu­nas que pro­du­cen el efec­to con­tra­rio: da­ñan nues­tra sa­lud. “Hay ali­men­tos co­mo las car­nes pro­ce­sa­das y las ro­jas que, si se con­su­men en gran­des can­ti­da­des, pue­den ser pro­mo­to­ras de pro­ce­sos can­ce­ro­sos”, ad­vier­te Vi­lla­rino. La pro­pia OMS aler­tó de la re­la­ción en­tre el con­su­mo abun­dan­te de es­tas car­nes y el cán­cer co­lo­rrec­tal, pe­ro eso no

sig­ni­fi­ca que ha­ya que de­jar de co­mer­las; so­lo hay que mo­de­rar su in­ges­ta. Ha­blan­do de do­sis muy al­tas, las gra­sas sa­tu­ra­das tam­bién in­flu­yen ne­ga­ti­va­men­te en la sa­lud a medio y lar­go pla­zo, al obs­truir las ar­te­rias. Y tam­po­co es po­si­ti­vo el azúcar aña­di­do. Se­gún un es­tu­dio ca­da año se pro­du­cen unas 184.000 muer­tes co­mo con­se­cuen­cia del con­su­mo de be­bi­das azu­ca­ra­das, que se re­la­cio­nan con en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, dia­be­tes y cán­cer. No hay que ol­vi­dar que hay la­tas de re­fres­co que con­tie­nen más de 30 gra­mos de azú­ca­res, la ci­fra má­xi­ma que re­co­mien­da ingerir al día la OMS.

LAS VI­TA­MI­NAS B9 Y B12

Co­mo he­mos vis­to, el ambiente in­flu­ye en nues­tros ge­nes a tra­vés de la epi­gé­ne­ti­ca y de­ter­mi­na­das vi­ta­mi­nas co­mo son la B9 (fo­la­to) y la B12 ayu­dan a ello. La vi­ta­mi­na B9 se en­cuen­tra, de for­ma na­tu­ral, en hor­ta­li­zas de ho­jas ver­des y os­cu­ras, le­gum­bres, fru­tas y zu­mos de cí­tri­cos. Mu­chos ali­men­tos que ad­qui­ri­mos en los su­per­mer­ca­dos aho­ra vie­nen for­ta­le­ci­dos con ácido fó­li­co, co­mo pa­nes, ce­rea­les, ha­ri­nas, pas­ta o arroz. En cuan­to a la vi­ta­mi­na B12, po­de­mos ob­te­ner las can­ti­da­des re­co­men­da­das con­su­mien­do car­ne de ter­ne­ra y de po­llo, ma­ris­cos, hue­vos, ce­rea­les, le­che y otros pro­duc­tos lác­teos. “Las do­sis óptimas de vi­ta­mi­nas va­rían en fun­ción de la per­so­na y de la edad, por tan­to, no exis­ten re­ce­tas uni­ver­sa­les”, afir­ma Bal­cells. Lo fun­da­men­tal, se­gún los ex­per­tos, es se­guir una die­ta me­di­te­rrá­nea y des­te­rrar de nues­tras des­pen­sas cual­quier ti­po de bo­lle­ría in­dus­trial y el pan blan­co y co­mer más fru­tas, ver­du­ras, ce­rea­les y pes­ca­dos. Pa­ra co­ci­nar, lo me­jor

es el acei­te de oli­va. Y, co­mo he­mos vis­to, la car­ne es im­por­tan­te, pe­ro no hay que abu­sar de la ro­ja. Pa­ra be­ber, lo ideal es ingerir lo más na­tu­ral: agua. Mi­chael Po­llan en Sa­ber Co­mer (De­ba­te) da bue­nas di­rec­tri­ces pa­ra co­mer con ca­be­za: “No co­mas na­da que tu bi­sa­bue­la no re­co­no­ce­ría co­mo co­mi­da” y otro muy prác­ti­co, “com­pra en la pe­ri­fe­ria del su­per­mer­ca­do y evi­ta la zo­na del medio”, es de­cir, com­pra fru­tas, ver­du­ras, car­ne, lác­teos, ce­rea­les y pan. Si lo con­si­gues, “en­ho­ra­bue­na. Ha­brás re­em­pla­za­do una die­ta que cau­sa en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias por po­tra an­ti­in­fla­ma­to­ria y sa­na”, ex­pli­ca la Dra. Ra­chel Carl­ton Abrams en El cuer­po es sa­bio (Urano).

EL ES­TA­DO MEN­TAL CUEN­TA

La sa­lud men­tal tam­bién in­flu­ye a la ho­ra de po­ner­nos en­fer­mas. En el li­bro Los se­cre­tos de las per­so­nas que nun­ca en­fer­man (2012), Ge­ne Sto­ne po­ne ejem­plos de per­so­nas que, con una ac­ti­tud po­si­ti­va, ase­gu­ran evi­tar en­fer­me­da­des me­no­res co­mo res­fria­dos, aun­que eso no les ha­ce des­cui­dar las re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas con sus mé­di­cos. “Pro­ble­mas co­mo la de­pre­sión o la an­sie­dad pue­den pre­ci­pi­tar, agra­var o com­pli­car el cur­so de en­fer­me­da­des co­mo el cán­cer, el in­far­to de mio­car­dio o en­fer­me­da­des reu­má­ti­cas, en­tre otras”, sos­tie­ne An­to­nio Lo­bo, ca­te­drá­ti­co de Psi­quia­tría de la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za y je­fe del ser­vi­cio de Psi­quia­tría del Hos­pi­tal Clí­ni­co Uni­ver­si­ta­rio de Za­ra­go­za. En un es­tu­dio rea­li­za­do a cin­co mil per­so­nas de 55 años o más, los cien­tí­fi­cos des­cu­brie­ron que la pre­sen­cia de de­pre­sión in­cre­men­ta un 65% el ries­go de pa­de­cer dia­be­tes, aun­que hay otros fac­to­res im­por­tan­tes a la ho­ra de cau­sar la en­fer­me­dad. “No po­de­mos de­cir que la de­pre­sión sea la cau­sa de la dia­be­tes pe­ro sí de­ci­mos, con fir­me­za, que es un fac­tor que hay que con­si­de­rar, in­clu­so más im­por­tan­te que al­gu­nos de los que tra­di­cio­nal­men­te se con­si­de­ran cau­sa­les”, man­tie­ne el doc­tor Lo­bo. Ade­más, el pro­yec­to re­ve­ló que la de­pre­sión mul­ti­pli­ca por 3 la ta­sa de mor­ta­li­dad y por 3,5 el ries­go de su­frir la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer.

SA­LUD, DI­NE­RO Y AMOR

Co­mo ocu­rre con la sa­lud fí­si­ca, tam­bién po­de­mos po­ner de nues­tra par­te pa­ra te­ner una bue­na sa­lud men­tal. “Es lo pri­me­ro que de­ci­mos a nues­tros es­tu­dian­tes de Me­di­ci­na al ha­blar de las cau­sas de pro­ble­mas psí­qui­cos: sa­lud, di­ne­ro y amor”, cuen­ta el psi­quia­tra. To­dos los há­bi­tos pa­ra pre­ve­nir la en­fer­me­dad cor­po­ral, in­clui­do el con­trol del ta­ba­quis­mo, del al­coho­lis­mo y de la drogadicción, in­flu­yen en el bie­nes­tar men­tal. “Si, ade­más, uno con­si­gue cu­brir el pro­ble­ma del di­ne­ro in­clu­yen­do te­ner un tra­ba­jo es­ta­ble y sa­tis­fac­to­rio, se ve­rá muy fa­vo­re­ci­do en su sa­lud men­tal”. En cuan­to al amor, los ex­per­tos lo en­tien­den en su más am­plio es­pec­tro, es de­cir, dis­fru­tar con la pa­re­ja, o con la fa­mi­lia, hi­jos o gru­po de ami­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.