Pon­te en mar­cha... y ale­gre

Objetivo Bienestar - - SUMARIO -

Ca­da cual es fe­liz a su ma­ne­ra. No me can­sa­ré nun­ca de de­cir­le a mis pa­dres, por ejem­plo, que ba­jen el rit­mo. Os pue­do ase­gu­rar que no co­noz­co a na­die tan ale­gre­men­te ac­ti­vo co­mo ellos. Pe­ro pro­me­to ca­llar­me des­de aho­ra. Por­que re­sul­ta que ellos y Cary Grant (sí, sí) tie­nen en co­mún un se­cre­to vi­tal: “Mi fór­mu­la pa­ra la vi­da es muy sim­ple: me le­van­to por la ma­ña­na y me acues­to por la no­che; en­tre medio, tra­to de ocu­par­me lo me­jor que pue­do”, de­cía el ac­tor. Ese ocu­par­se, ese ha­cer y no de­jar pen­dien­te, ese cum­plir con lo que se desea, nos lle­na de sa­tis­fac­ción.

“Si te po­nes en mar­cha la an­sie­dad cae en pi­ca­do”, ex­pli­can Álex Rovira y Fran­cesc Mi­ra­lles en el li­bro Ale­gría (Ze­nith). No sé si Grant va­lo­ra­ba su ca­rre­ra, sus éxi­tos, su fa­mi­lia, sus re­la­cio­nes... Pe­ro mis pa­dres sí va­lo­ran lo con­se­gui­do –y mu­cho más cuan­do ha cos­ta­do más de la cuen­ta–. Y ese ser cons­cien­te de lo lo­gra­do, de ce­le­brar­lo y com­par­tir­lo, es pu­ra ale­gría. Por­que a di­fe­ren­cia de la fe­li­ci­dad, tan per­so­nal e in­tros­pec­ti­va, la ale­gría –tan con­ta­gio­sa– es igual pa­ra to­dos. “Pue­des plan­tear­te si eres fe­liz con tu vi­da o no, pe­ro nun­ca te plan­tea­rás si es­tás ale­gre. Lo sien­tes y lo sa­bes, y ya es­tá”, di­cen Rovira y Mi­ra­lles, cu­yo li­bro –a mo­do de car­ta y cu­rio­sos ejer­ci­cios– es­tá re­ple­to de es­tra­te­gias pa­ra sa­car la ale­gría que hay en una mis­ma. Así que en es­te nú­me­ro pro­mo­ve­mos es­te es­ta­do de son­ri­sa, jú­bi­lo y paz in­te­rior, a sa­bien­das que eso de la fe­li­ci­dad son pa­la­bras ma­yo­res. No pen­sa­re­mos si so­mos o no fe­li­ces y no nos com­pa­ra­re­mos con otros pa­ra ser­lo. So­lo ha­re­mos co­mo –en su día– Cary Grant, po­ner­nos en mar­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.