TU CUER­PO TE MAR­CA EL RIT­MO

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Dra. Marta Ga­rau­let Catedrática de Fi­sio­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Mur­cia, Doc­to­ra en Far­ma­cia y Más­ter en Sa­lud Pú­bli­ca por la Uni­ver­si­dad de Har­vard. Gran ex­per­ta en cro­no­bio­lo­gía, aca­ba de pu­bli­car Los re­lo­jes de tu vi­da (Pai­dós)

Hoy en día sa­be­mos que no so­mos las mis­mas por la ma­ña­na que por la no­che. Nues­tro me­ta­bo­lis­mo cam­bia du­ran­te las 24 ho­ras del día. La nue­va cien­cia de la cro­no­bio­lo­gía tra­ta de es­tu­diar co­mo tra­ba­jan nues­tros ór­ga­nos des­de el pun­to de vis­ta de “la ho­ra del día” y se en­car­ga del es­tu­dio de los rit­mos cir­ca­dia­nos del in­di­vi­duo (de cir­ca, que sig­ni­fi­ca al­re­de­dor, y diano, día).

Los há­bi­tos de la so­cie­dad ac­tual, en­tre los que des­ta­can el he­cho de dor­mir po­co, los via­jes a lar­ga dis­tan­cia que pro­vo­can desfase ho­ra­rio, el tra­ba­jo por tur­nos y el uso de luz in­ten­sa por la no­che – ta­blets o mó­vi­les en la ca­ma– son fac­to­res que ac­túan so­bre el ce­re­bro in­du­cien­do una pér­di­da de la per­cep­ción de los rit­mos bio­ló­gi­cos.

Si co­no­ces tu re­loj bio­ló­gi­co y rea­li­zas tus ac­ti­vi­da­des se­gún es­te re­loj, tu sa­lud te lo agra­de­ce­rá. Así, por la ma­ña­na, cuan­do te le­van­tas, es cuan­do me­jor fun­cio­na tu sis­te­ma in­tes­ti­nal: apro­ve­cha y ve al ba­ño de ma­ne­ra re­gu­lar to­das las ma­ña­nas, a po­der ser des­pués del desa­yuno. Tam­bién es im­por­tan­te que co­mas a es­tas ho­ras pa­ra ha­cer fren­te a la ac­ti­vi­dad que desa­rro­lla­rás a lo lar­go de la jor­na­da. Una vez sal­gas de ca­sa, si lo que quie­res es tra­ba­jar en al­go men­tal o apren­der al­go nue­vo, no lo du­des: la me­jor ho­ra es a las diez de la ma­ña­na, cuan­do te­ne­mos un es­ta­do de aler­ta ma­yor y nos sen­ti­mos más des­pier­tas. A me­dia ma­ña­na es cuan­do la in­su­li­na, que es la hor­mo­na que me­ta­bo­li­za los car­bohi­dra­tos, fun­cio­na me­jor en tu gra­sa cor­po­ral. Así que si quie­res to­mar dul­ces, es me­jor que los in­gie­ras a me­dia ma­ña­na. ¿Y cuán­do pre­sen­ta­mos un me­nor es­ta­do de aler­ta? Pues en la cul­tu­ra me­di­te­rrá­nea lo sa­be­mos muy bien: es so­bre las tres o las cua­tro de la tar­de, jus­to a la ho­ra de la sies­ta. Es la peor ho­ra pa­ra asis­tir a una cla­se o a una con­fe­ren­cia –co­sa que ya no­ta­mos al es­tar pre­sen­te–.

En cam­bio, a par­tir de las cin­co de la tar­de es cuan­do más fuer­za mus­cu­lar y ma­yor elas­ti­ci­dad de­mos­tra­mos: apro­ve­cha en­ton­ces pa­ra ha­cer de­por­te, ha­cer mu­dan­zas, trans­por­tar pe­sos, de­di­car tiem­po a ejer­ci­cios de fuer­za... Por otra par­te, si te po­nes el ter­mó­me­tro y mi­des tu tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral, no te asus­tes si és­ta au­men­ta a par­tir de las sie­te de la tar­de. Es­te he­cho ex­pli­ca que si es­ta­mos res­fria­das o te­ne­mos la gri­pe, ten­dre­mos más fie­bre por la tar­de/ no­che que por la ma­ña­na. Es al­go que mar­ca irre­me­dia­ble­men­te tu re­loj bio­ló­gi­co.

A par­tir de las nue­ve de la no­che, tu me­la­to­ni­na co­men­za­rá a au­men­tar pa­ra, po­co a po­co, ayu­dar­te en unas ho­ras a al­can­zar el sue­ño. Ya sa­brás que, si ce­nas tar­de y, en es­pe­cial, si to­mas azú­ca­res cer­ca de tu ho­ra ha­bi­tual de sue­ño –en la que nues­tro cuer­po sue­le pre­sen­tar con­cen­tra­cio­nes al­tas de me­la­to­ni­na– la hor­mo­na in­su­li­na fun­cio­na­rá peor. Y eso es una ma­la no­ti­cia, ya que és­ta hor­mo­na es la que nos ayu­da a me­ta­bo­li­zar los car­bohi­dra­tos. Sin em­bar­go, de­bes sa­ber que en es­te pro­ce­so tie­nen un pa­pel determinante nues­tros ge­nes, por lo que no afec­ta­rá igual a to­das las per­so­nas. Re­cuer­da, ade­más, que el sue­ño más pro­fun­do sue­le es­tar lo­ca­li­za­do en el cen­tro de la no­che, y aun­que va­ría en fun­ción de si eres de cro­no­ti­po noc­turno o diurno, so­le­mos dor­mir pla­cen­te­ra­men­te en­tre las dos y las cin­co y me­dia de la ma­dru­ga­da. Po­co a po­co, con­for­me pa­sa la no­che y se acer­ca el día, se re­ini­cia el ci­clo. Al­te­rar tus rit­mos cir­ca­dia­nos, te ex­pon­drá a una ma­yor pre­dis­po­si­ción a en­fer­mar (dia­be­tes, de­pre­sión, etc) ya que di­chos rit­mos pue­den in­fluir en los ci­clos de sue­ño/vi­gi­lia, la li­be­ra­ción de hor­mo­nas, la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral y otras fun­cio­nes im­por­tan­tes del cuer­po.

Con­fie­sa que su cro­no­ti­po vers­per­tino le ha cau­sa­do pro­ble­mas a lo lar­go de su vi­da. Sin em­bar­go, fue eso lo que la lle­vó a in­tere­sar­se por la cro­no­bio­lo­gía y por có­mo lo que co­me­mos en­gor­da más o me­nos en fun­ción de la ho­ra de in­ges­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.