LA EN­VI­DIA, ESE PE­CA­DO

Objetivo Bienestar - - LA OPINIÓN IMPORTA - Marta Ro­bles Periodista y es­cri­to­ra www.mar­ta­ro­bles.es

Yquién no... Que le­van­te la mano el que no ha­ya mi­ra­do al­re­de­dor, en la pla­ya, en la pis­ci­na o en las re­des so­cia­les, pa­ra com­pa­rar­se con tan­tos cuer­pos per­fec­tos –que a su vez, por cier­to, se sen­ti­rán in­fe­rio­res a otros–. La en­vi­dia es con­sus­tan­cial al ser hu­mano, por­que el mun­do es­tá muy mal re­par­ti­do; pe­ro hay una en­vi­dia, di­ga­mos lle­va­de­ra –sa­na nun­ca lo es– que ca­si par­te de lo po­si­ti­vo, de la pu­ri­ti­ta ad­mi­ra­ción, y otra que con­ta­mi­na la san­gre y el es­pí­ri­tu y se vuel­ve el peor ve­neno, no pa­ra el en­vi­dia­do, sino pa­ra el en­vi­dio­so. “La en­vi­dia cie­ga al hom­bre y le ha­ce im­po­si­ble pen­sar”, de­cía Mal­com X. Y es cier­to. Pe­ro ade­más le per­fo­ra el es­tó­ma­go, vuel­ve bi­lis su sa­li­va y le im­pi­de ser fe­liz. Lo más cu­rio­so es que, en es­te mun­do de en­vi­dias in­fi­ni­tas, co­mo di­jo Scho­pen­hauer, “na­die es real­men­te digno de ellas”. Y no lo es por­que, en reali­dad, no exis­te la fe­li­ci­dad com­ple­ta e in­clu­so los más en­vi­dia­dos atra­vie­san va­lles de lá­gri­mas. La en­vi­dia na­ce de la in­se­gu­ri­dad que lle­va a la com­pa­ra­ción y, si no se acep­ta la di­fe­ren­cia, es muy di­fí­cil que no se aco­mo­de en el fondo del co­ra­zón y em­pon­zo­ñe to­dos los sen­ti­mien­tos de quien la pa­de­ce. Y lo que es peor: sue­le con­ver­tir al en­vi­dio­so en un mal­va­do per­ma­nen­te, in­ca­paz de desa­rro­llar sus pro­pios mé­ri­tos, ocu­pa­do co­mo es­tá en des­tro­zar los aje­nos. Un en­vi­dio­so com­pul­si­vo –in­sis­to en que to­dos he­mos su­fri­do al­gún bro­te de en­vi­dia por pe­que­ño que sea y el que es­té li­bre de pe­ca­do que ti­re la pri­me­ra pie­dra– es una per­so­na in­so­por­ta­ble, pe­ro so­bre to­do es una per­so­na enor­me­men­te in­fe­liz que, por más que lo in­ten­ta no en­cuen­tra con­sue­lo en na­da, a ese ma­les­tar pro­fun­do que le aco­go­ta. Las úni­cas per­so­nas real­men­te en­vi­dia­bles son las que no en­vi­dian a las de­más. O las que son ca­pa­ces de re­co­no­cer su en­vi­dia y con­tro­lar- la. Pe­ro cla­ro, eso su­po­ne ya un enor­me don, por­que co­mo de­cía el aris­tó­cra­ta Fran­cis­co VI, du­que de La Ro­che­fou­cauld , “la mar­ca más cier­ta de ha­ber na­ci­do con gran­des cua­li­da­des es ha­ber na­ci­do sin en­vi­dia”. Por eso siem­pre he pen­sa­do que, de en­tre los sie­te pe­ca­dos ca­pi­ta­les –lu­ju­ria, gu­la, ava­ri­cia, pe­re­za, ira, so­ber­bia y en­vi­dia–, la en­vi­da es sin du­da el peor. Más que na­da por­que la en­vi­dia, más que pe­ca­do, pa­re­ce cas­ti­go y más que aten­tar con­tra los de­más lo ha­ce de ma­ne­ra inevi­ta­ble y do­lo­ro­sa, pa­so a pa­so, con­tra uno mis­mo. No sé quién di­jo aque­llo de “no ten­go tiem­po pa­ra preo­cu­par­me por la gen­te que no me gus­ta. Es­toy de­ma­sia­do ocu­pa­do de la gen­te que quie­ro”, pe­ro era un sa­bio. Y ca­si se­gu­ro que, ade­más de a otros, tam­bién se que­ría a sí mis­mo, co­sa que ja­más se­rá ca­paz de ha­cer un en­vi­dio­so…

MIS RE­CO­MEN­DA­CIO­NES DEL MES:

1. Los pro­duc­tos que aca­ba de lan­zar al mer­ca­do el Dr. Moisés Am­se­lem, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na es­té­ti­ca. La Hi­dro­pro­tec­ti­ve Cream, pa­ra re­ge­ne­rar, hi­dra­tar y re­pa­rar; el sé­rum Vi­ta­min C + Fe­ru­lic, pa­ra re­du­cir man­chas e igua­lar el tono de la piel; el con­torno de ojos Flash Eye Con­tour, que re­pa­ra, cal­ma y des­con­ges­tio­na; la cre­ma re­ge­ne­ra­do­ra de no­che que pre­vie­ne y ate­núa las arru­gas y el sé­rum In­ten­si­ve Fir­ming, que re­afir­ma, ten­sa y tie­ne efec­to lif­ting… Pa­ra que no en­vi­die­mos la piel de na­die y to­dos en­vi­den la nues­tra.

2. En­vi­dia, de Jo­seph Eps­tein (Ed. Pai­dós Ibé­ri­ca). Un es­ti­mu­lan­te re­co­rri­do por las múl­ti­ples fa­ce­tas de la en­vi­dia, don­de se eva­lúa lo que los gran­des pen­sa­do­res co­mo Art­hur Scho­pen­hauer, Frie­drich Nietzs­che y Jonh Rawls han es­cri­to so­bre la en­vi­dia y se dis­tin­gue en­tre en­vi­dia, anelo, ce­los y re­sen­ti­mien­to.

Si no se acep­ta la di­fe­ren­cia es muy di­fí­cil

que la en­vi­dia no se aco­mo­de en el fondo del co­ra­zón y nos em­po­zo­ñe

FO­TO: GA­BRIE­LA TARASCON

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.