LOS PA­SOS QUE NOS ALE­JAN DEL DO­LOR

Has­ta 26 pa­to­lo­gías que pue­den evi­tar­se o ate­nuar sus efec­tos sim­ple­men­te ca­mi­nan­do un po­co al día. Pre­gun­ta­mos a los es­pe­cia­lis­tas có­mo fun­cio­na eso de que el de­por­te nos aho­rre do­lo­res y re­ce­tas mé­di­cas.

Objetivo Bienestar - - CUERPO | FITNESS -

ATARSE LOS COR­DO­NES

Con­tra el cán­cer

“La obe­si­dad re­la­cio­na­da con el se­den­ta­ris­mo fa­vo­re­ce la li­be­ra­ción de cier­tas sus­tan­cias vin­cu­la­das al desa­rro­llo de cán­cer”, sentencia la doc­to­ra Pi­lar Ló­pez Cria­do, on­có­lo­ga mé­di­ca del Cen­tro con­tra el Cán­cer MD An­der­son de Ma­drid. “Ade­más el ejer­ci­cio fa­ci­li­ta el aban­dono de gran par­te de los há­bi­tos no­ci­vos que au­men­tan el ries­go de tu­mo­res (ta­ba­quis­mo, ma­la die­ta…), ge­ne­ran­do un es­ta­do fí­si­co y aními­co que fa­ci­li­ta el diag­nós­ti­co y me­jo­ra el tra­ta­mien­to de cual­quier tu­mor”.

ME­NOS RIES­GOS. Cal­zar­nos las za­pa­ti­llas re­du­ce en­tre un 30 y un 50% la in­ci­den­cia de cán­cer de ma­ma, al mar­gen de los an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res, y tam­bién de co­lon: “La ac­ti­vi­dad fa­ci­li­ta un ade­cua­do trán­si­to in­tes­ti­nal re­du­cien­do el ries­go de tu­mo­ra­ción”. Tam­bién hay una me­nor in­ci­den­cia de cán­cer de úte­ro o de pul­món en per­so­nas con cier­ta ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

RA­LEN­TI­ZAR LA EN­FER­ME­DAD

Ca­sos neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vos

Las pa­la­bras de­men­cia, Par­kin­son o es­cle­ro­sis múl­ti­ple asus­tan. Im­pli­can un de­te­rio­ro len­to y, has­ta la fe­cha, irre­ver­si­ble. Pe­ro la ac­ti­vi­dad fí­si­ca no se lle­va bien con nin­gu­na de ellas. “Sue­le ha­ber un com­po­nen­te vas­cu­lar aso­cia­do. Y sa­be­mos que el ejer­ci­cio pre­ser­va la sa­lud co­ro­na­ria. Ade­más, un buen sus­tra­to fí­si­co es bá­si­co pa­ra cual­quier pa­cien­te con una en­fer­me­dad cró­ni­ca”, ex­pli­ca la doc­to­ra Ana Ma­ría Pas­cual Lo­zano, neu­ró­lo­ga del Hos­pi­tal Vit­has Ni­sa 9 de Oc­tu­bre (Va­len­cia).

¿Y CON LA ES­CLE­RO­SIS? Ha­cien­do de­por­te ra­len­ti­za­re­mos su avan­ce. “No su­ge­ri­ría una ac­ti­vi­dad ex­te­nuan­te ha­bien­do li­mi­ta­cio­nes de con­di­ción ner­vio­sa, más bien ejer­ci­cio de man­te­ni­mien­to pa­ra no au­men­tar la fa­ti­ga apa­re­ja­da a la en­fer­me­dad”. Y siem­pre, an­tes de po­ner­se el chán­dal, co­men­tar­lo con el mé­di­co. “Pa­ra unos se­rán 10.000 pa­sos, pa­ra otros 2.000”.

LA­TI­DOS MÁS CARDIOSALUDABLES

Alé­ja­te de los in­far­tos

“El ejer­ci­cio fí­si­co pro­gra­ma­do me­jo­ra el pro­nós­ti­co de los pa­cien­tes que han su­fri­do un in­far­to de mio­car­dio. ¿Có­mo? Se re­du­ce la hi­per­coa­gu­la­bi­li­dad y la po­si­bi­li­dad de trom­bo­sis, se for­man de nue­vos va­sos san­guí­neos que irri­gan el co­ra­zón, dis­mi­nu­ye la fre­cuen­cia car­dia­ca y el ries­go de arrit­mias”, apun­ta la car­dió­lo­ga Lei­re Mo­reno Gal­dós, res­pon­sa­ble de la uni­dad de reha­bi­li­ta­ción car­día­ca de HM Hos­pi­ta­les. “Tras un ic­tus hay que in­di­vi­dua­li­zar el en­tre­na­mien­to de ca­ra a re­cu­pe­rar las ha­bi­li­da­des per­di­das”. EXA­MEN PRE­VIO PA­RA EVI­TAR SUS­TOS. La hi­per­ten­sión tam­bién se be­ne­fi­cia de su­dar la ca­mi­se­ta. Aho­ra bien, el pa­cien­te re­quie­re de un exa­men pre­vio que in­clu­ya una prue­ba de es­fuer­zo y un elec­tro­car­dio­gra­ma. “Sa­lir a ca­mi­nar a buen rit­mo du­ran­te 30-45 mi­nu­tos es una bue­na op­ción. Y, si no hay con­tra­in­di­ca­ción, com­ple­men­tar­lo con ejer­ci­cios de re­sis­ten­cia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.