CUES­TIÓN DE DE­TA­LLE

Objetivo Bienestar - - CUERPO | IMPORTA - To­más Na­va­rro psicólogo y autor de ‘For­ta­le­za emo­cio­nal’ www.to­mas­na­va­rro.es

La di­fe­ren­cia en­tre lo or­di­na­rio y lo ex­tra­or­di­na­rio es la mi­nu­cio­si­dad en el tra­to al de­ta­lle. Y no lo di­go yo… Lo di­ce So­kei. Lo que sí que di­go yo es que si quie­res te­ner una vi­da ex­tra­or­di­na­ria ya pue­des ir aten­dien­do a los de­ta­lles. Em­pe­ce­mos por el tra­ba­jo. La di­fe­ren­cia en­tre ir al tra­ba­jo arras­trán­do­te un día tras otro o dis­fru­tar­lo es­tá en los pe­que­ños ges­tos. Em­pe­za­ré por re­co­men­dar­te que ana­li­ces si lo que ne­ce­si­tas es un cam­bio de tra­ba­jo. No di­go que sea fá­cil, ni que ten­gas que ha­cer­lo a la bra­va, pe­ro qui­zás ne­ce­si­tas un tra­ba­jo nue­vo que te su­pon­ga un re­to, que te es­ti­mu­le y que te pro­por­cio­ne esa ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra em­pe­zar el día sal­tan­do de la ca­ma. Pe­ro, por otro la­do, sé que no siem­pre es fá­cil y por eso quie­ro com­par­tir con­ti­go una re­fle­xión mu­cho más pro­fun­da de lo que pue­das creer. No siem­pre po­de­mos ele­gir en qué tra­ba­jar, pe­ro siem­pre po­de­mos ele­gir la ac­ti­tud con la que va­mos a rea­li­zar ese tra­ba­jo. En mi li­bro Kin­tsu­ku­roi ha­blo de una per­so­na, un ex­pen­de­dor de ga­so­li­na, un en­can­to que dis­fru­ta del buen hu­mor de sus clien­tes, de sus re­ga­los na­vi­de­ños y, muy es­pe­cial­men­te, de su jor­na­da la­bo­ral. Por tan­to, elige te­ner una ac­ti­tud cons­truc­ti­va, mués­tra­te re­cep­ti­va y en­ri­que­ce aque­llo que es­tás ha­cien­do. Tra­ba­jes de lo que tra­ba­jes, mí­ra­lo con ca­ri­ño y haz­lo con buen hu­mor y una ac­ti­tud po­si­ti­va, ve­rás cam­bios rá­pi­da­men­te. ¿Qué me di­ces de tu vi­da en pa­re­ja? Sí, ya sé que lle­gas a ca­sa can­sa­da, ago­bia­da y con mil co­sas que ha­cer. Ya sé que cuan­do se van a dor­mir los ni­ños to­da­vía tie­nes que con­tes­tar al­gún co­rreo de tra­ba­jo y pre­pa­rar to­do lo del día si­guien­te… ¿Pe­ro sa­bes qué? Que tan so­lo ne­ce­si­tas 20 mi­nu­tos pa­ra sentarte con tu pa­re­ja, una co­pa de vino o un cho­co­la­te ca­lien­te y ha­ce­ros unos cuan­tos mi­mos, ha­blar y sen­tir jun­tos. Bus­ca el mo­men­to, agén­da­te­lo, ta­túa­te­lo si es ne­ce­sa­rio, pe­ro si no lo bus­cas, nun­ca lo en­con­tra­rás.

¿Qué me di­ces de los hi­jos? ¿Cuán­to ha­ce que no tie­nes una se­sión de cosquillas o de ci­ne con pa­lo­mi­tas? De la mis­ma ma­ne­ra que con tu pa­re­ja, bus­ca y re­ser­va mo­men­tos de ca­li­dad con tus hi­jos. Una me­rien­da en el par­que, un ra­to en la pis­ci­na o una ex­cur­sión en ca­noa pue­den di­bu­jar­te una son­ri­sa de ore­ja a ore­ja que te du­re va­rios días.

En mi ca­so, te voy a con­tar un pe­que­ño se­cre­to. Mi hi­ja va a la pis­ci­na a 50 km de ca­sa. Es un es­fuer­zo, no lo du­des, pe­ro es un es­fuer­zo que com­pen­so de dos ma­ne­ras di­fe­ren­tes. Pri­me­ro, lle­gan­do en­tre 15 y 30 mi­nu­tos an­tes, de­pen­dien­do del día, tiem­po que de­di­ca­mos a ju­gar jun­tos en la pis­ci­na. Se­gun­do, apro­ve­chan­do pa­ra na­dar yo tam­bién mien­tras ella es­tá en­tre­nan­do… Bueno, na­dar un ra­to y acu­dir al spa. Al­go que me lle­va a mi úl­ti­ma re­co­men­da­ción: pien­sa tam­bién en ti mis­ma. Cuí­da­te. Mí­ma­te. De­dí­ca­te mo­men­tos pa­ra ti. Da­te al­gu­nos ca­pri­chos fí­si­cos, emo­cio­na­les o vi­ven­cia­les. Pa­sea de ca­mino al tra­ba­jo, cóm­pra­te un he­la­do, tó­ma­te un sui­zo o re­ser­va un ma­sa­je. ¡Qué más da! Haz lo que quie­ras, pe­ro en­ri­que­ce tu vi­da, ca­da día, va­rias ve­ces al día.

Ya lo di­jo So­kei. Haz­le ca­so. ¿Qué quién es? So­kei es un al­ter ego, el pro­ta­go­nis­ta de mi úl­ti­mo li­bro, el pri­me­ro de los maes­tros Kin­tsu­ku­roi, un ex­per­to ar­te­sano que re­pa­ró sus he­ri­das emo­cio­na­les a la par que re­pa­ra­ba un bello cuen­co de ce­rá­mi­ca. So­kei es un jo­ven sen­si­ble e in­quie­to que sa­be que una vi­da ple­na es una vi­da ple­na de de­ta­lles… De­ta­lles que no pue­des es­pe­rar que pro­ven­gan del ex­te­rior. De­ta­lles que uno mis­mo tie­ne que in­cluir en su día a día.

No siem­pre po­de­mos ele­gir en qué tra­ba­jar, pe­ro sí la ac­ti­tud con la que va­mos a em­pren­der

nues­tra jor­na­da dia­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.