La aris­tó­cra­ta cien­tí­fi­ca

Objetivo Bienestar - - OPINIÓN | MUJERES EXTRAORDINARIAS - Ángeles Ca­so Es­cri­to­ra 'To­do ese fue­go' es su úl­ti­ma no­ve­la

En el si­glo XVIII, al­go sor­pren­den­te ocu­rrió a lo lar­go y an­cho de Eu­ro­pa res­pec­to a la con­di­ción fe­me­ni­na: la aper­tu­ra de las men­tes que la Ilustración se em­pe­ñó en ex­pan­dir, be­ne­fi­ció a nu­me­ro­sas mu­je­res que pu­die­ron per­mi­tir­se desa­rro­llar li­bre­men­te sus ta­len­tos en di­ver­sas ac­ti­vi­da­des crea­ti­vas o in­te­lec­tua­les. Fue un tiem­po en el que las cla­ses pri­vi­le­gia­das, no­ble­za y bur­gue­sía, acep­ta­ron con cier­ta nor­ma­li­dad que las jó­ve­nes es­tu­dia­sen (aun­que siem­pre en pri­va­do) y en el que al­gu­nas se atre­vie­ron in­clu­so a ju­gar un cier­to pa­pel en la vi­da pú­bli­ca.

Una de las da­mas que apro­ve­chó con más en­tu­sias­mo esos nue­vos ai­res fue Émi­lie Le Ton­ne­lier de Bre­teuil, mar­que­sa de Châ­te­let, que lle­gó a ser una matemática y fí­si­ca muy ad­mi­ra­da y res­pe­ta­da. Émi­lie ha­bía na­ci­do en Pa­rís en 1706, en una fa­mi­lia de la aris­to­cra­cia, y tu­vo la suer­te de que su pa­dre de­ci­die­ra dar­le una mag­ní­fi­ca edu­ca­ción pri­va­da, muy su­pe­rior a la de la ma­yo­ría de las niñas de su tiem­po. Sin em­bar­go, pa­re­cía que la jo­ven no­ble iba a lle­var la vi­da ha­bi­tual en su círcu­lo so­cial: a los die­ci­nue­ve años se ca­só con el mar­qués de Châ­te­let y se acos­tum­bró a la exis­ten­cia lu­jo­sa y frí­vo­la de los pa­la­cios fran­ce­ses, en­tre bai­les y fies­tas, re­pre­sen­ta­cio­nes de ópe­ra en las que ella mis­ma can­ta­ba y mu­chas no­ches de­di­ca­das al jue­go de car­tas, que cau­sa­ba furor en­tre la no­ble­za y en el que so­lían mo­ver­se gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro. Émi­lie se di­ver­tía, pe­ro aque­llo no sa­tis­fa­cía su vo­ca­ción más pro­fun­da. Tras dar a luz a tres hi­jos, aban­do­nó en bue­na me­di­da la vi­da so­cial pa­ra con­cen­trar­se en sus lar­gos y di­fí­ci­les es­tu­dios de ma­te­má­ti­cas y fí­si­ca. Fue en esa épo­ca cuan­do co­no­ció al fi­ló­so­fo Vol­tai­re, que se enamo­ró lo­ca­men­te de ella. La mar­que­sa ya ha­bía te­ni­do di­ver­sos aman­tes, al­go bas­tan­te nor­mal en la Fran­cia del mo­men­to. Pe­ro la re­la­ción con Vol­tai­re fue mu­cho más que una aven­tu­ra: sin que al ma­ri­do pa­re­cie­ra im­por­tar­le de­ma­sia­do, se fue­ron a vi­vir jun­tos al châ­teau de Ci­rey, y allí, du­ran­te quin­ce años, se de­di­ca­ron co­do a co­do a es­tu­diar, in­ves­ti­gar y es­cri­bir. La mar­que­sa de Châ­te­let pu­bli­có di­ver­sas obras cien­tí­fi­cas y fi­lo­só­fi­cas y reali­zó una tra­duc­ción fun­da­men­tal pa­ra la cien­cia fran­ce­sa, la de los Prin­ci­pios de New­ton. Bue­na par­te de los sa­bios eu­ro­peos le mos­tra­ron su ad­mi­ra­ción, en­ca­be­za­dos por el pro­pio Vol­tai­re, que siem­pre re­co­no­ció y apo­yó la in­te­li­gen­cia y la cla­ri­dad de men­te de su amante, a la que él lla­ma­ba su “es­po­sa”. Aun­que, por su­pues­to, nun­ca le fal­ta­ron las crí­ti­cas en­ve­ne­na­das por lo que mu­chos con­si­de­ra­ban sim­ples ex­cen­tri­ci­da­des.

La re­la­ción sen­ti­men­tal en­tre Émi­lie y Vol­tai­re du­ró quin­ce años, pe­ro des­pués de su rup­tu­ra si­guie­ron sien­do ín­ti­mos ami­gos y pro­te­gién­do­se el uno al otro. In­clu­so cuan­do la mar­que­sa, cer­ca­na ya a los cua­ren­ta años –una edad avan­za­da pa­ra la épo­ca–, se enamo­ró co­mo una ado­les­cen­te de otro ilus­tra­do, el mi­li­tar y poe­ta Jean-Fra­nçois de Sain­tLam­bert, que era diez años más jo­ven que ella. La ge­ne­ro­si­dad de Vol­tai­re fue tan gran­de que nun­ca hi­zo la me­nor men­ción al asun­to y man­tu­vo una es­tre­cha amis­tad tam­bién con el nue­vo amante de Émi­lie.

Pe­ro aquel amor tar­dío le cos­tó la vi­da: em­ba­ra­za­da a los 43 años, la mar­que­sa fa­lle­ció seis días des­pués de dar a luz a una ni­ña que tam­po­co lo­gró so­bre­vi­vir. Saint-Lam­bert y Vol­tai­re cui­da­ron jun­tos has­ta el úl­ti­mo mo­men­to a esa mu­jer asom­bro­sa que tu­vo el va­lor de lle­var la vi­da que real­men­te qui­so lle­var.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.