NUTRICIÓN

¿Mis hue­sos se­rán más frá­gi­les por co­mer úni­ca­men­te ve­ge­ta­les? ¿Ten­dré anemia? ¿Ser ve­ge­ta­ria­na es un ries­go pa­ra mi em­ba­ra­zo? Pre­gun­tas co­mo las an­te­rio­res sue­len ser ha­bi­tua­les al de­jar de la­do los pro­duc­tos de ori­gen ani­mal. Si tie­nes du­das, te acon­sej

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - An­to­nio Ortí

Si es­tá bien plan­tea­da, una die­ta ve­ge­ta­ria­na es sa­na. To­ma no­ta

¿To­do el mun­do pue­de ser ve­ge­ta­riano o es me­jor ser­lo a par­tir de una edad?

En prin­ci­pio, cual­quie­ra pue­de ser­lo, aun­que hay al­gu­nas si­tua­cio­nes en las que pue­de re­sul­tar com­pli­ca­do, “co­mo, por ejem­plo, ser in­to­le­ran­te a la fruc­to­sa (el azúcar de las fru­tas y ver­du­ras)”, ex­pli­ca la die­tis­ta-nu­tri­cio­nis­ta Júlia Fa­rré. Sin em­bar­go, pe­se a que nin­gún car­tel li­mi­ta el de­re­cho de ad­mi­sión, en la prác­ti­ca, al­re­de­dor de un 71% de los ve­ge­ta­ria­nos es­pa­ño­les son mu­je­res. Por lo de­más, la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Die­té­ti­ca re­co­no­ce que la die­ta ve­ge­ta­ria­na, siem­pre que es­té bien plan­tea­da, re­sul­ta ade­cua­da pa­ra cual­quier eta­pa de la vi­da, in­clui­da la in­fan­cia y el em­ba­ra­zo.

¿Có­mo pue­do ga­nar vo­lu­men y desa­rro­llar los múscu­los si no co­mo pro­teí­na ani­mal?

“Ha­cien­do ejer­ci­cio anae­ró­bi­co”, con­tes­tan al ali­món Fa­rré y el tam­bién nu­tri­cio­nis­ta Ju­lio Ba­sul­to. En prin­ci­pio, los ve­ge­ta­ria­nos no tie­nen por qué to­mar una can­ti­dad adi­cio­nal de pro­teí­nas ni tam­po­co su­ple­men­tar­se, afir­ma Ba­sul­to. Así pues, pa­ra ga­nar múscu­lo “hay que ha­cer exac­ta­men­te igual que los om­ní­vo­ros: en­tre­nar y lle­var una die­ta sa­lu­da­ble”, acla­ra la die­tis­ta-nu­tri­cio­nis­ta Lu­cía Mar­tí­nez. “Se tra­ta de cal­cu­lar en fun­ción de las cir­cuns­tan­cias per­so­na­les, del tiem­po de en­tre­na­mien­to y de los ob­je­ti­vos, los re­que­ri­mien­tos proteicos y de di­se­ñar una die­ta que los cu­bra”, in­di­ca Mar­tí­nez. Al­gu­nos ali­men­tos ve­ge­ta­les con un per­fil pro­tei­co in­tere­san­te son las le­gum­bres, el to­fu y las se­mi­llas de cá­ña­mo. En ca­so de tra­tar­se un de­por­tis­ta de éli­te o de una per­so­na con unos ob­je­ti­vos muy am­bi­cio­sos, el con­se­jo es ase­so­rar­se por un die­tis­ta-nu­tri­cio­nis­ta es­pe­cia­li­za­do en nutrición de­por­ti­va.

¿Hay tam­bién ‘fast food’ pa­ra los ve­ge­ta­ria­nos?

Sí, ca­da vez más. El he­cho de que en los úl­ti­mos años ha­ya cre­ci­do el nú­me­ro de per­so­nas ve­ge­ta­ria­nas ha pro­vo­ca­do el in­te­rés de la in­dus­tria agroa­li­men­ta­ria y la cons­tan­te apa­ri­ción de lo­ca­les que sir­ven ta­pas ve­ga­nas, helados ve­ga­nos, pa­ta­ta­tas chips ve­ga­nas, pal­me­ras de cho­co­la­te, piz­zas ve­ge­ta­ria­nas, ham­bur­gue­sas ve­ge­ta­ria­nas, etc. “In­clu­so la be­bi­da azu­ca­ra­da más fa­mo­sa del mun­do es ve­ge­ta­ria­na”, iro­ni­za Ju­lio Ba­sul­to.

¿Có­mo pue­do sa­ber si un pro­duc­to con­tie­ne al­gún in­gre­dien­te ani­mal?

Le­yen­do el eti­que­ta­do. “Con al­gu­nos adi­ti­vos, en cam­bio, es más com­pli­ca­do, por­que su ori­gen tan­to pue­de ser ani­mal co­mo ve­ge­tal, así que lo me­jor es co­mer ali­men­tos fres­cos. Cuan­do no se es­pe­ci­fi­ca la pro­ce­den­cia en la eti­que­ta, lo me­jor es di­ri­gir­se di­rec­ta­men­te al fa­bri­can­te”, acon­se­ja Mar­tí­nez. Es el ca­so, por ejem­plo, de la le­ci­ti­na, que tan­to pue­de pro­ve­nir de la so­ja co­mo del hue­vo. Otros com­po­nen­tes a vi­gi­lar son las al­bú­mi­nas, las ge­la­ti­nas (las hay ve­ge­ta­les y ani­ma­les), el ácido car­ní­ti­co (un co­lo­ran­te ro­jo que se ela­bo­ra con co­chi­ni­lla, un in­sec­to) y la vi­ta­mi­na D. “Si la eti­que­ta po­ne D3, sue­le ser de ori­gen ani­mal”, avi­sa Mar­tí­nez.

¿Los ve­ge­ta­ria­nos no pi­co­tean tan­to?

De­pen­de. “Los ve­ge­ta­ria­nos no son di­fe­ren­tes a los om­ní­vo­ros: los hay que se pa­san el día pi­co­tean­do y los hay que no”, acla­ra Fa­rré. Res­pec­to a si es­te co­lec­ti­vo de­be de co­mer más en­tre ho­ras, la res­pues­ta es que po­si­ble­men­te sí, pe­ro no por­que la ma­yor par­te de los ve­ge­ta­ria­nos es­tén des­nu­tri­dos, sino por­que cuan­do una per­so­na in­gie­re mu­cha fi­bra de gol­pe (co­mo la que apor­tan las fru­tas, le­gum­bres y ce­rea­les) es po­si­ble que sien­ta mo­les­tias in­tes­ti­na­les (fla­tu­len­cias, sen­sa­ción de hin­cha­zón...) de ca­rác­ter le­ve, so­bre to­do si no ha­ce de­ma­sia­do tiem­po que se es ve­ge­ta­riano. Por es­ta ra­zón, el con­se­jo de Ba­sul­to es co­mer la mis­ma can­ti­dad de co­mi­da, pe­ro re­par­tir­la en más in­ges­tas.

¿Es re­co­men­da­ble ha­cer­se ve­ge­ta­ria­na gra­dual­men­te?

¿Es me­jor de­jar de co­mer cual­quier ti­po de pro­duc­to ani­mal o aban­do­nar pri­me­ro la car­ne ro­ja, lue­go la de ave, des­pués el pes­ca­do y fi­nal­men­te los hue­vos? “Des­de un pun­to de vis­ta nu­tri­cio­nal es irre­le­van­te ha­cer­se de gol­pe ve­ge­ta­riano o po­co a po­co, siem­pre y cuan­do, cla­ro, la die­ta es­té bien plan­tea­da”, apre­cia Lu­cía Mar­tí­nez, au­to­ra del li­bro Ve­ge­ta­ria­nos con cien­cia (Ar­co­press). “Hay a quien le va me­jor cor­tar por lo sano y a quien le re­sul­ta me­jor ha­cer­lo gra­dual­men­te. Cual­quie­ra de las dos op­cio­nes son per­fec­ta­men­te vá­li­das a ni­vel nu­tri­cio­nal”, aña­de la nu­tri­cio­nis­ta.

Al co­mer más ve­ge­ta­les, ¿se con­su­men tam­bién de­ma­sia­dos pla­gui­ci­das?

No. Se­gún la Au­to­ri­dad Eu­ro­pea de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria, más del 98% de las mues­tras de ali­men­tos ana­li­za­das (sean o no eco­ló­gi­cas) cum­plen con los es­tán­da­res de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria. Hay que te­ner en cuen­ta que la ma­yor par­te de es­tos com­pues­tos son bio­de­gra­da­bles y se apli­can, por exi­gen­cia le­gal, mu­cho tiem­po an­tes de rea­li­zar­se la co­se­cha. Eso sí, a cier­tos ali­men­tos con­vie­ne la­var­los bien, co­mo la le­chu­ga, las fre­sas y los me­lo­co­to­nes, ya que sue­len ser los que más con­ta­mi­nan­tes tie­nen.

¿Si me que­do em­ba­ra­za­da pue­do se­guir sien­do ve­ge­ta­ria­na?

“Sí, siem­pre que la ma­dre se su­ple­men­te con la vi­ta­mi­na B12 y que ha­ga lo pro­pio con el ni­ño des­de el ini­cio de la ali­men­ta­ción com­ple­men­ta­ria”, in­di­ca Fa­rré. “A la in­men­sa ma­yo­ría de los die­tis­tas-nu­tri­cio­nis­tas no nos preo­cu­pa la sa­lud de las ma­dres ve­ge­ta­ria­nas, sino la sa­lud de las ma­dres que fu­man, be­ben al­cohol y co­men mal, que son mu­chí­si­mas”, avi­sa Ba­sul­to. Y cuan­do de a luz la le­che se­rá tan nu­tri­ti­va pa­ra su be­bé co­mo la de cual­quier otra ma­dre. Es muy di­fí­cil que la le­che ma­ter­na se re­sien­ta a raíz de la ali­men­ta­ción de la ma­dre.

¿Es po­si­ble cu­rar el cán­cer con una die­ta ve­ge­ta­ria­na?

No, el cán­cer no se cu­ra con nin­gu­na die­ta, tam­po­co con la ve­ge­ta­ria­na, por­que, si así fue­ra, na­die mo­ri­ría por es­ta cau­sa. Sin em­bar­go, “aun­que nin­gu­na die­ta cu­ra el cán­cer, ba­sar la ali­men­ta­ción en fru­tas, ver­du­ras y le­gum­bres es una gran he­rra­mien­ta pa­ra pre­ve­nir­lo”, re­cal­ca Mar­tí­nez. “La die­ta pue­de ser un fac­tor más pa­ra lu­char con­tra el cán­cer, pe­ro en nin­gún ca­so lo cu­ra”, con­fir­ma Fa­rré. “Una die­ta ve­ge­ta­ria­na bien pla­ni­fi­ca­da po­dría pre­ve­nir la apa­ri­ción de cier­tos ti­pos de cán­cer, co­mo el de co­lon, pe­ro, una vez ins­tau­ra­do el cán­cer, nin­gún ti­po de die­ta es ca­paz de erra­di­car­lo”, con­clu­ye Ba­sul­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.