EVASIONES

Objetivo Bienestar - - SUMARIO -

¿Nos acom­pa­ñas por la ro­mán­ti­ca Cos­ta Amal­fi­ta­na?

DÍA 1

PIÉRDETE EN SORRENTO

La Cos­ta Amal­fi­ta­na (la Cos­tie­ra Amal­fi­ta­na en ita­liano) se ex­tien­de des­de Sa­lerno, en su ex­tre­mo sur, has­ta Po­si­tano, en el nor­te, pe­ro hay quien in­clu­ye a Sorrento en es­te des­tino por sus nu­me­ro­sos atrac­ti­vos. Es­ta lo­ca­li­dad de la re­gión de Cam­pa­nia, in­mor­ta­li­za­da por los her­ma­nos de Cur­tis en la mí­ti­ca can­ción Tor­na a

Su­rrien­to y que in­ter­pre­ta­ron mu­chas fi­gu­ras del bel can­to co­mo Ca­ru­so o

Pa­va­rot­ti, des­ta­ca, so­bre to­do, por te­ner unas vis­tas in­creí­bles de la bahía de Ná­po­les y de su ba­luar­te na­tu­ral: el im­po­nen­te Ve­su­bio, un vol­cán aho­ra al­go dor­mi­do que ha mar­ca­do a fue­go y la­va la his­to­ria de es­te lu­gar y al que los na­po­li­ta­nos aman y te­men a la vez. An­tes de di­ri­gir­nos a Po­si­tano, jun­to con Amal­fi el pue­blo más fa­mo­so de la Cos­ta Amal­fi­ta­na, nos des­via­re­mos ha­cia Ne­rano, si­tua­do en la fal­da del mon­te San Cons­tan­zo. Es­te pe­que­ño en­cla­ve de pes­ca­do­res, de pla­yas re­co­le­tas y aguas de azul pro­fun­do, fue el lu­gar don­de se cree que el em­pe­ra­dor Ne­rón man­dó cons­truir su vi­lla de ve­rano (de ahí su to­pó­ni­mo). En Ne­rano hay una gran ofer­ta de res­tau­ran­tes don­de vais a po­der sa­bo­rear las de­li­cias de la zo­na ro­dea­dos de li­mo­ne­ros, bu­gan­vi­llas y na­ran­jos.

DÍA 2

LA REI­NA DE LA COS­TA

Po­si­tano es una de las lo­ca­li­da­des más icó­ni­cas de la Cos­ta Amal­fi­ta­na. Sus ca­sas di­se­mi­na­das en las la­de­ras de la mon­ta­ña y sus ca­lles con pen­dien­te ja­lo­na­das de tien­das de pro­duc­tos tí­pi­cos con el li­mon­ce­llo por ban­de­ra, ha­cen de Po­si­tano una vi­lla úni­ca y uno de los mo­ti­vos por los que la Cos­ta Amal­fi­ta­na fue de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNESCO. El pri­mer re­ga­lo pa­ra nues­tra vis­ta nos lo ha­ce la ca­rre­te­ra 163, ya que en una de sus cur­vas, es­tá en­cla­va­do un mi­ra­dor des­de el que se tie­ne la me­jor pa­no­rá­mi­ca de Po­si­tano y des­de el que se pue­de apre­ciar có­mo las pe­que­ñas cons­truc­cio­nes tre­pan por la mon­ta­ña cua­les bu­gan­vi­llas. Una vez en Po­si­tano es de re­ci­bo re­co­rrer la po­bla­ción a pie, ha­cer un re­ce­so gas­tro­nó­mi­co en al­gu­nos de sus res­tau­ran­tes y, si el bol­si­llo lo per­mi­te, pa­sar la no­che en al­gu­nos de sus ho­te­les pa­ra des­per­tar­se y dis­fru­tar del ama­ne­cer de uno de los lu­ga­res más be­llos de la cos­ta ita­lia­na.

Es­ta po­bla­ción ha se­du­ci­do a mu­chos ar­tis­tas. Uno de ellos fue el bai­la­rín ru­so Ru­dolf Nu­ré­yev quien com­pró el ar­chi­pié­la­go de Li Ga­lli, fren­te a Po­si­tano, y re­si­dió en una man­sión es­pec­ta­cu­lar pro­yec­ta­da por el ar­qui­tec­to Le Cor­bu­sier.

DÍA 3

RIN­CO­NES POR DES­CU­BRIR

El rap­so­da Re­na­to Fu­ci­ni de­cía que “el día del Jui­cio Uni­ver­sal, pa­ra los amal­fi­ta­nos que suban al pa­raí­so se­rá un día co­mo cual­quier otro”. Es­te poe­ta del ve­ris­mo ita­liano, que es­cri­bía con el pseu­dó­ni­mo de Ne­ri Tan­fu­cio, bien se pu­do ins­pi­rar en cual­quier rin­cón de la Cos­ta Amal­fi­ta­na co­mo, por ejem­plo, Praiano, que fue­ra lu­gar de ve­ra­neo de los Du­ques de Amal­fi. El gran atrac­ti­vo de es­te pe­que­ño pue­blo cos­te­ro de ca­sas blan­cas es su pla­ya en Ma­ri­na di Praia, un lu­gar per­fec­to pa­ra bron­cear­se y re­car­gar­se de vi­ta­mi­na D, y

Ma­ria Je­sús To­mé

Po­cos lu­ga­res en el mun­do des­pren­den

tan­to ro­man­ti­cis­mo co­mo la Cos­ta Amal­fi­ta­na. Una ca­rre­te­ra sua­ve­men­te

zig­za­guean­te, la fa­mo­sa 163, une va­rios pue­blos que han cre­ci­do en las la­de­ras de las mon­ta­ñas y que brin­dan al vi­si­tan­te una be­lla es­tam­pa de Ita­lia que van a re­te­ner en su re­ti­na du­ran­te

to­da la vi­da.

Una ‘ha­bi­ta­ción’ con vis­tas. La cos­ta de Sorrento (arri­ba) y de­ta­lle de su puer­to de pes­ca­do­res (aba­jo).

Es­te en­cla­ve es­tá ubi­ca­do so­bre acan­ti­la­dos y las vis­tas del Gol­fo de Ná­po­les son es­pec­ta­cu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.