SE­XO Y AL­GO MÁS

Un tér­mino nue­vo pa­ra cla­si­fi­car las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les. Na­da de fle­cha­zos, ca­len­to­nes ni amo­res a pri­me­ra vis­ta. Cuan­do sa­bía­mos a qué res­pon­día ca­da le­tra del LGTB apa­re­ció otra le­tra al fi­nal. Les­bia­nas, gays, tran­se­xua­les, bi­se­xua­les e in­ter­se

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Ol­ga Va­lle­jo

Se­xo so­lo si hay amor, son los de­mi­se­xua­les

Las per­so­nas de­mi­se­xua­les ne­ce­si­tan sen­tir un víncu­lo emo­cio­nal fuer­te y de mu­cha con­fian­za con la per­so­na que tie­nen al la­do, pa­ra po­der sen­tir atrac­ción y de­seo se­xual. No es que no quie­ran te­ner re­la­cio­nes se­xua­les, sim­ple­men­te las tie­nen cuan­do sien­ten esa co­ne­xión es­pe­cial. Sa­be­mos que hay per­so­nas que aso­cian la se­xua­li­dad a una ac­ti­vi­dad bio­ló­gi­ca de pla­cer que pue­den vi­vir sin ne­ce­si­dad de re­la­cio­nes afec­ti­vas sig­ni­fi­ca­ti­vas, y otras que so­lo dis­fru­tan si unen la se­xua­li­dad a los afec­tos.

NO­SO­TROS TAM­BIÉN EXISTIMOS

Ele­na, 31 años, re­cuer­da ha­ber vis­to una pan­car­ta en el des­fi­le del día del or­gu­llo gay que de­cía “De­mi­se­xua­les, no­so­tros tam­bién existimos”. “No te­nía ni idea de lo que era. De he­cho tam­po­co sé exac­ta­men­te qué quie­re de­cir in­ter­se­xual… ¡Ca­da día hay más eti­que­tas!”, ex­cla­ma Ele­na. Ella cree que siem­pre ha si­do de­mi­se­xual aun­que des­de ha­ce po­co más de cin­co años es cons­cien­te que no sien­te atrac­ción fí­si­ca por al­guien que aca­ba de co­no­cer. Pa­ra ella no es un pro­ble­ma el he­cho de ser me­nos rá­pi­da, “pre­fie­ro ir a mi rit­mo, co­no­cer­nos me­jor re­quie­re tiem­po, pa­ra mí es im­por­tan­te la co­ne­xión emo­cio­nal, más que la fí­si­ca que apa­re­ce des­pués cuan­do me gus­ta al­guien, y en­ton­ces lle­ga la atrac­ción se­xual”, cuen­ta. Nun­ca ha pen­sa­do que per­de­ría opor­tu­ni­da­des por ser po­co rá­pi­da, le gus­ta es­ta for­ma de sen­tir­se atraí­da por al­guien y le pa­re­ce po­co ín­ti­mo sen­tir so­lo atrac­ción se­xual por el as­pec­to. Ella re­co­no­ce que apre­cia si al­guien es gua­po o feo pe­ro po­co más: “Cuan­do era ado­les­cen­te no me es­tre­sa­ba ver que era di­fe­ren­te de mis ami­gas, el atrac­ti­vo fí­si­co nun­ca ha si­do un re­cla­mo se­xual pa­ra mí, pen­sa­ba que cuan­do tu­vie­ra que lle­gar la per­so­na lle­ga­ría. Tar­dó, so­bre to­do por­que creía que me gus­ta­ban los chi­cos y has­ta pa­sa­dos los 20 no su­pe que soy les­bia­na. Pe­ro eso tam­po­co su­pu­so un pro­ble­ma”. La se­xó­lo­ga Ana García ( www.pon­ga­mo­nos­co­mo­dos.com) no

es muy ami­ga de las eti­que­tas so­cia­les, cree que no hay que eti­que­tar a na­die en re­la­ción a có­mo vi­ve su se­xua­li­dad, por­que eso co­rres­pon­de a la in­ti­mi­dad per­so­nal: “La se­xua­li­dad es un con­cep­to muy am­plio y ca­da per­so­na lo vi­ve a su ma­ne­ra, si tu­vié­ra­mos que po­ner eti­que­tas a lo que se sien­te, no exis­ti­rían eti­que­tas su­fi­cien­tes. La se­xua­li­dad es in­fi­ni­ta, tan di­ver­sa co­mo in­di­vi­duos hay en es­te mun­do”. Es­ta ex­per­ta ad­mi­te que las eti­que­tas pue­den ayu­dar a quie­nes no se sien­ten iden­ti­fi­ca­dos con la so­cie­dad, pa­ra que no se sien­tan so­los y di­fe­ren­tes, y en­cuen­tren a gen­te que vi­ve y sien­te la se­xua­li­dad co­mo ellos. “Tam­bién pue­de ser útil pa­ra te­ner cla­ros tus sen­ti­mien­tos, no con­fun­dir­te, sa­ber có­mo fun­cio­na tu cuer­po y tu men­te cuan­do co­no­ces a al­guien”, pro­po­ne García.

TAN­TAS LE­TRAS CO­MO PER­SO­NAS

Da­vid, de 24 años, es de­mi­se­xual. “Me ha cos­ta­do des­cu­brir­lo pe­ro aho­ra es­toy or­gu­llo­so de sa­ber­lo”, ex­pli­ca sa­tis­fe­cho. Cuan­do iba de fies­ta con sus ami­gos era el ra­ri­to, el que nun­ca que­ría liar­se con una chi­ca ni con un chi­co, no le in­tere­sa­ba na­die y no en­ten­día lo de sa­lir a li­gar. Los co­le­gas le de­cían que era gay, aun­que él te­nía cla­ro que era he­te­ro­se­xual. “Fui al psicólogo, no sa­bía por qué era di­fe­ren­te. Sen­tí un gran ali­vio cuan­do en­ten­dí que no fun­cio­na­ba co­mo la ma­yo­ría, y el ago­bio se es­fu­mó. Ha­ce un par de me­ses que ten­go no­via aun­que ha­ce tiem­po que nos co­no­ce­mos”, cuen­ta Da­vid. La de­mi­se­xua­li­dad, co­mo un con­cep­to que ayu­da a re­fle­xio­nar, du­dar y es­cri­bir so­bre el te­ma, le pa­re­ce bien a Fé­lix Ló­pez Sán­chez, ca­te­drá­ti­co de Psi­co­lo­gía de la Se­xua­li­dad de la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca, “aun­que no lo veo con un sen­ti­do cien­tí­fi­co fuer­te en se­xo­lo­gía ni creo que sea es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio. Ten­go du­das so­bre el gra­do de los afec­tos, qué ti­pos y en qué cir­cuns­tan­cias. Es po­co pre­ci­so. No hay es­tu­dios con­cre­tos so­bre de­mi­se­xua­li­dad”, co­men­ta el pro­fe­sor. És­te opi­na

que son le­gí­ti­mas to­das las for­mas de en­ten­der el de­seo y que te­ne­mos que res­pe­tar la di­ver­si­dad. Se­gún él, por lo ge­ne­ral los hom­bres tie­nen más ca­pa­ci­dad de pres­cin­dir del enamo­ra­mien­to cuan­do vi­ven el de­seo de for­ma cla­ra y que si al­guien quie­re te­ner re­la­cio­nes so­lo des­de el de­seo es per­fec­to siem­pre que la otra per­so­na lo acep­te. “La de­mi­se­xua­li­dad no es una orien­ta­ción se­xual, pue­de afec­tar tan­to a he­te­ro­se­xua­les, co­mo a ho­mo­se­xua­les y bi­se­xua­les. Tam­po­co tie­nen ne­ce­sa­ria­men­te nin­gu­na dis­fun­ción se­xual ni son ase­xua­les: pue­den re­co­no­cer el va­lor de la se­xua­li­dad y vi­vir­la muy bien. Sen­ci­lla­men­te son per­so­nas que so­lo en­tien­den la ac­ti­vi­dad se­xual si va aso­cia­da a afec­tos ha­cia la otra per­so­na”, con­clu­ye Ló­pez Sán­chez.

COM­PAR­TIR EX­PE­RIEN­CIAS

Ra­quel Hur­ta­do, psi­có­lo­ga, se­xó­lo­ga y coor­di­na­do­ra del área de in­ter­ven­ción so­cial de la Fe­de­ra­ción de Pla­ni­fi­ca­ción Fa­mi­liar Es­ta­tal, re­co­no­ce que su la­bor no es fá­cil, por­que la edu­ca­ción se­xual no es­tá re­gu­la­da, y so­lo hay una re­fe­ren­cia en la Ley de Sa­lud Se­xual y Re­pro­duc­ti­va. Se­gún Ra­quel, es im­por­tan­te no es­ta­ble­cer dog­mas por­que mu­cha gen­te no se en­cuen­tra iden­ti­fi­ca­da. Tra­ba­jan­do así se nor­ma­li­za y los jó­ve­nes con­si­guen co­no­cer­se, acep­tar­se y vi­vir su se­xua­li­dad de la for­ma más sa­tis­fac­to­ria po­si­ble, “ca­da uno en­ca­ja el dis­cur­so en su vi­ven­cia y en­cuen­tra sus res­pues­tas”, ase­gu­ra. “La ma­yo­ría de per­so­nas man­tie­nen re­la­cio­nes se­xua­les con quien tie­nen un víncu­lo emo­cio­nal fuer­te, así que me re­sul­ta di­fí­cil es­ta­ble­cer la di­fe­ren­cia en­tre ellos y los de­mi­se­xua­les. Hay per­so­nas que tie­nen prác­ti­cas eró­ti­cas es­po­rá­di­cas pe­ro la ma­yo­ría se sien­te más a gus­to te­nien­do re­la­cio­nes eró­ti­cas con quien tie­nen un víncu­lo emo­cio­nal fuer­te por­que les per­mi­te com­par­tir otras ex­pe­rien­cias que des­de las prác­ti­cas pun­tua­les no se pue­den te­ner”, ar­gu­men­ta.

FLIRTEOS IN­TE­LEC­TUA­LES

So­fía, de 34 años, siem­pre se ha in­tere­sa­do por te­mas de se­xua­li­dad y es­tu­dios que ex­pli­can por qué exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos de se­xua­li­dad al mar­gen del fin re­pro­duc­ti­vo. A raíz del do­cu­men­tal (A)Se­xual em­pe­zó a leer so­bre el te­ma: “Ha­ce po­co más de dos años que oí ha­blar de la de­mi­se­xua­li­dad por pri­me­ra vez. Lo más re­ve­la­dor fue sa­ber que no soy la úni­ca per­so­na en el mun­do que no ve las co­sas co­mo la ma­yo­ría. Ha si­do un pro­ce­so per­so­nal, ape­nas lo he co­men­ta­do con un par de ami­gos”. Re­co­no­ce que, pa­ra ella, la atrac­ción no se tra­ta de una reac­ción fí­si­ca, sino que tie­ne más que ver con un in­ter­cam­bio in­te­lec­tual. Le ayu­dó sa­ber que exis­te gen­te pa­ra la que no es un me­ca­nis­mo di­rec­to el ver a al­guien, sen­tir atrac­ción se­xual y per­der la ca­be­za. Cuen­ta que cuan­do ape­nas hay re­fe­ren­tes en la so­cie­dad y en la fic­ción, crees que so­lo te pa­sa a ti. “Mu­chas pie­zas em­pe­za­ron a en­ca­jar. Nun­ca ha­bía en­ten­di­do que pa­ra al­gu­nas per­so­nas la se­xua­li­dad fue­ra un fac­tor de­ci­si­vo”, ex­pli­ca So­fía, y re­co­no­ce que “cuan­do en­tien­des que es par­te de lo que tú eres, to­do em­pie­za a te­ner un po­co más de sen­ti­do”.

¿Y EN LA PRÁC­TI­CA?

Pa­ra So­fía es nor­mal no sa­lir a li­gar, no le mo­ti­va y tam­po­co le es­tre­sa. Ella ne­ce­si­ta tiem­po: “Bai­lar en una dis­co­te­ca no es su­fi­cien­te. No fun­cio­na el nos ve­mos, nos gus­ta­mos y te­ne­mos un ro­llo. Cuan­do tie­nes 34 años el con­tac­to ín­ti­mo es rá­pi­do. Pe­ro en mi ca­so o pon­go las ba­ses de an­te­mano o no en­tien­den mu­cho lo que pa­sa… Y a mí no me gus­ta dar ex­pli­ca­cio­nes”, ad­mi­te. Las di­ná­mi­cas cam­bian cuan­do ha­ce fal­ta un es­tí­mu­lo in­te­lec­tual pa­ra lle­gar a la in­ti­mi­dad se­xual, so­bre to­do si la per­so­na que tie­nes en fren­te no pien­sa lo mis­mo que tú. Pa­ra So­fía re­pre­sen­ta mu­cho es­fuer­zo la pa­cien­cia y el tiem­po que su­po­ne lle­gar a in­ti­mar con al­guien, “te tie­ne que gus­tar lo su­fi­cien­te pa­ra de­di­car­le tan­to tiem­po. En la prác­ti­ca no vi­ves con tan­to in­ter­cam­bio de pa­re­jas co­mo tus ami­gos, tie­nes una vi­da más in­de­pen­dien­te, sin em­bar­go no es un pro­ble­ma pa­ra mí por­que tam­po­co ten­go esa ne­ce­si­dad”, ex­pli­ca. Las ex­pec­ta­ti­vas no ten­drían que ver­se afec­ta­das en las per­so­nas de­mi­se­xua­les. La se­xó­lo­ga Ana García con­si­de­ra que cual­quier pa­re­ja ne­ce­si­ta que exis­ta un víncu­lo emo­cio­nal fuer­te pa­ra que fun­cio­ne. “Si tie­nes pa­re­ja ése víncu­lo de­be­ría exis­tir en am­bos ca­sos in­de­pen­dien­te­men­te de si eres de­mi­se­xual o no. Lo que con­lle­va tan­to en uno co­mo en otro a la atrac­ción se­xual y a la apa­ri­ción del de­seo”, ex­pli­ca la se­xó­lo­ga.

92 - ob­je­ti­vo­bie­nes­tar.com

- 93

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.