¿SE­GU­RO QUE LO NE­CE­SI­TAS?

Objetivo Bienestar - - EL BLOC -

En al­gún mo­men­to in­te­gra­mos en nues­tro re­per­to­rio de ne­ce­si­da­des vi­ta­les un ele­men­to que va a con­di­cio­nar lo que pen­sa­mos, sen­ti­mos, de­ci­di­mos y vi­vi­mos: La ne­ce­si­dad de ser re­co­no­ci­do por la ex­clu­si­vi­dad de al­go que na­die más tie­ne. “So­lo las per­so­nas dig­nas po­drán ver tu tra­je”, na­rra­ba el cuen­to El tra­je nue­vo del em­pe­ra­dor o Kei­se­rens nye Klæ­der (KnK). Gui­do y Lui­gi eran dos es­ta­fa­do­res que sa­bían sa­car par­ti­do a la ne­ce­si­dad de re­co­no­ci­mien­to y de su­pe­rio­ri­dad de las per­so­nas. La víc­ti­ma ele­gi­da fue un em­pe­ra­dor ne­ce­si­ta­do de ad­mi­ra­ción que bus­ca­ba ali­men­tar su sen­ti­mien­to de su­pe­rio­ri­dad.

Es­ta ma­ra­vi­llo­sa fá­bu­la de Hans Ch­ris­tian An­der­sen me im­pac­tó mu­cho de pe­que­ño. Años más tar­de, mien­tras vi­si­ta­ba su ca­sa na­tal en Oden­se, vol­vió a mí la his­to­ria del tra­je del em­pe­ra­dor pa­ra dar­le for­ma a un con­cep­to psi­co­ló­gi­co que ha­bía ob­ser­va­do re­cien­te­men­te y po­ner­le un su­ge­ren­te nom­bre: el sín­dro­me de Kei­se­rens nye Klæ­der.

¿Có­mo sé si lo su­fro? Exis­te un mar­ca­dor cla­ro del sín­dro­me de KnK: La ne­ce­si­dad com­pul­si­va de de­mos­trar un es­ta­tus de su­pe­rio­ri­dad. ¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? Pues bá­si­ca­men­te cua­tro ne­fas­tas. La pri­me­ra es que aca­bas ha­cien­do un mon­tón de co­sas sin sen­ti­do como, por ejem­plo, ce­der a cual­quier ti­po de pro­pues­ta siem­pre que te ha­ga sen­tir im­por­tan­te y ex­clu­si­vo. Y de es­ta con­se­cuen­cia de­pen­de la se­gun­da: la ne­ce­si­dad de con­su­mir to­do aque­llo que nos ha­ga sen­tir úni­cos y es­pe­cia­les sea al pre­cio que sea. Com­pra­mos y con­su­mi­mos com­pul­si­va­men­te es­pe­ran­do en­con­trar en bie­nes de con­su­mo la se­gu­ri­dad y el re­co­no­ci­mien­to que ne­ce­si­ta­mos; lo que su­po­ne una fa­la­cia, ya que es una sen­sa­ción de bie­nes­tar ab­so­lu­ta­men­te efí­me­ra. La ter­ce­ra con­se­cuen­cia es que nos pa­sa­mos el día com­pi­tien­do, lo cual es muy

La an­sie­dad por un es­ta­tus te con­vier­te en una per­so­na frá­gil, una dia­na perfecta pa­ra los

ma­ni­pu­la­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.