AZÚ­CAR

Objetivo Bienestar - - EL BLOC -

Ja­ra­be de glu­co­sa, si­ro­pe de maíz, al­mi­dón o fé­cu­la “no de­jan de ser azú­ca­res sim­ples ca­mu­fla­dos en la eti­que­ta”, de­ta­lla Mu­let. Apar­te de en bo­lle­ría y ga­lle­tas, don­de por sen­ti­do co­mún sa­be­mos que lo en­con­tra­re­mos en can­ti­da­des con­si­de­ra­bles, el azú­car aña­di­do es­tá pre­sen­te en una re­tahí­la de pro­duc­tos tan dis­pa­res como el to­ma­te fri­to o el kétchup –pa­ra dis­mi­nuir su aci­dez–, embutidos y fiam­bres, ce­rea­les de desa­yuno o los néc­ta­res de fru­tas.

LOS PRO­BLE­MAS DE SU ABU­SO

La OMS re­mar­ca que des­de el pun­to de vis­ta nu­tri­cio­nal, los azú­ca­res li­bres no apor­tan na­da y re­co­mien­da to­mar una can­ti­dad que no su­pere el 10% de las ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas dia­rias, que, de me­dia, son 2.000 ca­lo­rías pa­ra una per­so­na sa­na y con un pe­so nor­mal. Es de­cir, no to­mar más de 200 ca­lo­rías de azú­car. Asi­mis­mo, la en­ti­dad ad­vier­te de que su con­su­mo es­tá re­la­cio­na­do con en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, la dia­be­tes ti­po 2 e incluso con al­gu­nos ti­pos de cán­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.