AD­VER­TEN­CIAS AN­TES DE TO­MAR UN FÁR­MA­CO

Objetivo Bienestar - - EL BLOC -

BOTIQUINES CA­SE­ROS. Te­ne­mos la suer­te de que, an­te cual­quier ma­les­tar, po­de­mos acu­dir a la farmacia y ad­qui­rir me­di­ca­men­tos que nos ayu­den a pa­liar­lo. Sin em­bar­go, es pre­ci­sa­men­te es­ta fa­ci­li­dad pa­ra ac­ce­der a los fár­ma­cos lo que pa­re­ce con­tri­buir a su con­su­mo ex­ce­si­vo e inade­cua­do. Tam­bién, como apun­ta el doc­tor Luis Manzano, je­fe de Ser­vi­cio de Me­di­ci­na In­ter­na del Hos­pi­tal Universitario Ra­món y Ca­jal, “las pre­sen­ta­cio­nes co­mer­cia­les, ya que pa­ra mu­chos pro­ce­sos con­tie­nen de­ma­sia­dos com­pri­mi­dos”. Es­to, ex­pli­ca, “per­mi­te que se man­ten­gan en el do­mi­ci­lio en­va­ses no con­su­mi­dos que los pa­cien­tes pue­den uti­li­zar de for­ma au­tó­no­ma” con los ries­gos que es­to pue­de com­por­tar. Co­men­tar al­gu­na co­sa sobre las fe­chas de ca­du­ci­dad.

EFEC­TO SE­CUN­DA­RIOS. Te­ne­mos la suer­te de que, an­te cual­quier ma­les­tar, po­de­mos re­cu­rrir a nues­tro bo­ti­quín y to­mar un me­di­ca­men­to que nos ayu­de a pa­liar­lo. Sin em­bar­go, la au­to­me­di­ca­ción y el abu­so de fár­ma­cos su­po­ne un ries­go pa­ra nues­tra salud. In­ci­den­cia: Un al­to por­cen­ta­je de la po­bla­ción tie­ne unos ni­ve­les de co­les­te­rol ele­va­dos, lo que se aso­cia con un au­men­to en el ries­go de pre­sen­tar en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y de muer­te.

Uso: Son me­di­ca­men­tos que se uti­li­zan pa­ra ba­jar el co­les­te­rol, es­pe­cial­men­te en per­so­nas de ma­yor ries­go cardiovascular.

Abu­so: No es­tán exen­tas de pre­sen­tar efec­tos se­cun­da­rios, sobre to­do a ni­vel mus­cu­lar y he­pá­ti­co. Por eso de­be ser el mé­di­co quien pres­cri­ba las es­ta­ti­nas y ha­ga un se­gui­mien­to del tra­ta­mien­to.

Al­ter­na­ti­vas: En per­so­nas con me­nor ries­go cardiovascular, me­jor in­sis­tir más en los cam­bios en el es­ti­lo de vi­da (die­ta y ejer­ci­cio fí­si­co) an­tes de em­pe­zar a to­mar es­tos fár­ma­cos. In­ci­den­cia: El 22% de las es­pa­ño­las en edad re­pro­duc­ti­va to­man píl­do­ras an­ti­con­cep­ti­vas.

Uso: Por lo ge­ne­ral, se em­plean có­mo mé­to­do pa­ra evitar el em­ba­ra­zo, pe­ro tam­bién pa­ra abor­dar tras­tor­nos mens­trua­les como ci­clos irre­gu­la­res o re­glas abun­dan­tes y do­lo­ro­sas, así como pa­ra me­jo­rar otras do­len­cias.

Abu­so: Aun­que no sue­len cau­sar efec­tos ad­ver­sos im­por­tan­tes, su con­su­mo es­tá des­acon­se­ja­do en mu­je­res con cier­tas con­di­cio­nes de salud, por lo que de­be ser un mé­di­co quien va­lo­re la con­ve­nien­cia de su uso.

Al­ter­na­ti­vas: La acu­pun­tu­ra ha de­mos­tra­do ser efi­caz pa­ra tra­tar los do­lo­res mens­trua­les mo­de­ra­dos y se­ve­ros. Tam­bién prac­ti­car de­por­te ayu­da a al­gu­nas mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.