4 LE­VÁN­TA­TE Y MUÉ­VE­TE

Objetivo Bienestar - - EL BLOC -

Ocho ho­ras (o más) sen­ta­da en la ofi­ci­na, otra más en co­che o au­to­bús y se ha­cen las tan­tas. ¿Gim­na­sio? Lle­vas ya va­rios me­ses pa­gan­do y sin pi­sar­lo. Pe­ro, hoy tam­po­co. Y así, un día y otro. Un círcu­lo vi­cio­so con un so­lo re­sul­ta­do: te sien­tes más can­sa­da. “Sal­vo al­gu­nas ex­cep­cio­nes como cier­tas en­fer­me­da­des cró­ni­cas o cuan­do hay fa­ti­ga suprarrenal, cuan­to me­nos te mue­vas, más can­sa­da te sen­ti­rás. Una ac­ti­vi­dad sua­ve –como ca­mi­nar, yo­ga o aquagym– au­men­ta los ni­ve­les de ener­gía en mu­je­res fa­ti­ga­das”, apun­ta la Dra. Ra­chel Carl­ton en El cuer­po es sa­bio (Urano). “Una de las pri­me­ras co­sas que les acon­se­jo a mis pa­cien­tes can­sa­das es en­con­trar al­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca que les gus­te, aun­que so­lo sea dar una vuel­ta a la man­za­na. Es­tar al ai­re li­bre es muy re­la­jan­te, re­du­ce los ni­ve­les de cor­ti­sol y es vi­tal pa­ra al­guien que se sien­ta can­sa­do, aun­que sea por fa­ti­ga suprarrenal”, aña­de la doc­to­ra ca­li­for­nia­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.