EL AYURVEDA POR TI?

La me­di­ci­na milenaria india es ten­den­cia y mu­chos bus­can en es­ta fi­lo­so­fía de vi­da y sis­te­ma de salud una res­pues­ta pa­ra en­con­trar la ar­mo­nía y el bie­nes­tar. Os ex­pli­ca­mos cuá­les son sus prin­ci­pios y por qué las ce­le­bri­ties dis­fru­tan y pre­di­can con los re

Objetivo Bienestar - - EL BLOC - Ri­ta Abun­dan­cia

El ayurveda ( ayur sig­ni­fi­ca du­ra­ción de la vi­da y ve­da, co­no­ci­mien­to) es la me­di­ci­na tra­di­cio­nal em­plea­da en la India. Un sis­te­ma ho­lís­ti­co de salud que con­si­de­ra al in­di­vi­duo como una to­ta­li­dad or­ga­ni­za­da y no una su­ma de par­tes, te­nien­do en cuen­ta su di­men­sión fí­si­ca, emo­cio­nal, men­tal, de in­te­li­gen­cia y de con­cien­cia. Es una me­di­ci­na re­co­no­ci­da por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud.

Los pri­me­ros tex­tos ayur­vé­di­cos de los que se tie­ne no­ti­cia es­tán en los Ve­das (li­bros muy an­ti­guos que sen­ta­ron las ba­ses de la re­li­gión vé­di­ca, que de­ri­vó en el hin­duis­mo). La le­yen­da cuen­ta que el dios hin­dú Dhan­van­ta­ri tras­pa­só a un hu­mano la sa­bi­du­ría de có­mo man­te­ner una vi­da sa­na y pro­lon­ga­da. Pos­te­rior­men­te, el ayurveda fue aprehen­di­do por los ris­his ( yo­guis que rea­li­za­ron in­ten­sas prácticas y ad­qui­rie­ron ele­va­dos es­ta­dos de con­cien­cia), como un re­ga­lo pa­ra la hu­ma­ni­dad en las mon­ta­ñas del Hi­ma­la­ya, ha­ce más de cin­co mil años. Des­de allí, el ayurveda se ex­ten­dió por to­do el sub­con­ti­nen­te in­dio has­ta lle­gar a Gre­cia, y ha­cia orien­te in­flu­yen­do en otras me­di­ci­nas, como la tra­di­cio­nal chi­na o sen­tan­do las ba­ses, jun­to a re­me­dios po­pu­la­res, de ver­da­de­ros cuer­pos mé­di­cos, como es el ca­so de la me­di­ci­na ti­be­ta­na. Se cree tam­bién que Alejandro Magno ex­por­tó no­cio­nes del ayurveda a Oc­ci­den­te, tras co­no­cer­lo por pri­me­ra vez en la India. Es­ta prac­ti­ca ya ex­pli­ca­ba, en el Cha­ra­ka Sam­hi­ta (un ma­nus­cri­to de me­di­ci­na es­cri­to ha­ce más de dos mil años), como el cuer­po es­tá cons­ti­tui­do por cé­lu­las; ci­tan­do, ade­más, di­ver­sos or­ga­nis­mos mi­cros­có­pi­cos.

PRI­ME­RO, CO­NÓ­CE­TE ME­JOR

Una pre­mi­sa bá­si­ca del ayurveda es de­ter­mi­nar la dos­ha o cons­ti­tu­ción per­so­nal de ca­da in­di­vi­duo, que se ve re­fle­ja­da en su fi­sio­lo­gía, ana­to­mía y ras­gos psi­co­ló­gi­cos. Es­te sis­te­ma con­tem­pla tres dos­has o ener­gías vi­ta­les: va­ta, pit­ta y kap­ha. To­dos te­ne­mos una com­bi­na­ción de es­tas tres en di­fe­ren­tes pro­por­cio­nes, que se­rá lo que de­ter­mi­ne nues­tra ti­po­lo­gía y, pos­te­rior­men­te, el ti­po de tra­ta­mien­to.

“Es­tar fa­mi­lia­ri­za­do con la pro­pia cons­ti­tu­ción, lo que se descubre en la pri­me­ra con­sul­ta mé­di­ca, me­dian­te un che­queo y un test, es bá­si­co pa­ra adop­tar las ru­ti­nas, há­bi­tos y prácticas más acon­se­ja­bles a ca­da uno, a fin de pre­ser­var la ar­mo­nía de los dos­has y evitar así la en­fer­me­dad”, apun­ta Mu­nin­dra. “En ayurveda no hay ver­da­des fun­da­men­ta­les ni re­glas apli­ca­bles a to­do el mun­do, por­que los tras­tor­nos se ori­gi­nan de for­ma dis­tin­ta en ca­da or­ga­nis­mo, lo que exi­ge soluciones di­fe­ren­tes. Es­te sis­te­ma de salud con­si­de­ra pri­mor­dial lle­var una vi­da adap­ta­da a nues­tra cons­ti­tu­ción en cuan­to a ali­men­ta­ción, ru­ti­nas, ejer­ci­cio fí­si­co; pe­ro tam­bién de­be­ría­mos te­ner un tra­ba­jo, una pa­re­ja, una ca­sa y un lu­gar don­de vi­vir acor­des a nues­tras ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les. Ya que es­to nos evi­ta­ría mu­chos tras­tor­nos fí­si­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.