‘ANTIAGING’

Objetivo Bienestar - - EL BLOC -

1. PRE­VE­NIR AN­TES QUE CU­RAR.

Pa­ra el ayurveda, es­ta­mos na­tu­ral­men­te in­mer­sos en un es­ta­do de equi­li­brio, pe­ro si és­te se rom­pe pue­de ve­nir en­ton­ces la en­fer­me­dad. Sus pre­cur­so­res de­fien­den que el ayurveda es muy ap­to pa­ra la prevención, por­que de­tec­ta des­arre­glos que la me­di­ci­na or­to­do­xa in­fra­va­lo­ra y que, de no ser aten­di­dos a tiem­po, pue­den de­ri­var en do­len­cias ma­yo­res.

2. TO­DO EN EL ES­TÓ­MA­GO.

Según Ma­nuel Do­mín­guez, di­plo­ma­do en me­di­ci­na y ma­sa­je ayurveda y crea­dor del cen­tro Ayurveda An­da­lu­cía en Má­la­ga, “la fi­lo­so­fía de es­ta prac­ti­ca se ba­sa más en man­te­ner la salud que en cu­rar la en­fer­me­dad. Los mé­di­cos ayur­vé­di­cos sos­tie­nen que el ini­cio de to­das las do­len­cias tie­ne su ori­gen en el apa­ra­to di­ges­ti­vo, y que man­te­ner­lo sano es ga­ran­tía de salud y lon­ge­vi­dad. Cu­rio­sa­men­te, la cien­cia es­tá aho­ra des­cu­brien­do que en el trac­to di­ges­ti­vo hay to­do un sis­te­ma hor­mo­nal y neu­ro­nal, que es­tá muy co­nec­ta­do con el ce­re­bro. Es el se­gun­do ce­re­bro, pe­ro es­to ya lo sa­bía el ayurveda ha­ce mi­les de años”.

3. HA­CER UN TRA­TA­MIEN­TO.

Es­ta ca­pa­ci­dad pre­mo­ni­to­ria se ma­te­ria­li­za sobre to­do en los tra­ta­mien­tos an­ti­en­ve­je­ci­mien­to ayur­vé­di­cos, que se han prac­ti­ca­do des­de la an­ti­güe­dad pe­ro que aho­ra es­tán de mo­da gra­cias a la ten­den­cia antiaging, que pre­ten­de que cum­pla­mos mu­chos años más con una bue­na ca­li­dad de vi­da. Ke­ra­la, al sur de la India, es uno de los pun­tos del pla­ne­ta que con­cen­tra más clí­ni­cas ayur­vé­di­cas. Mu­chas ce­le­bri­ties y ac­to­res de Holly­wood, como Ma­don­na, ha­cen re­ti­ros y tra­ta­mien­tos de re­ju­ve­ne­ci­mien­to.

4. DU­RA­CIÓN DEL RE­TI­RO.

“En la India pue­de du­rar has­ta 44 días, pe­ro como ca­si na­die dis­po­ne de tan­to tiem­po, no­so­tros la ha­ce­mos de una se­ma­na. Sie­te días en los que uno de­be re­ti­rar­se a un lu­gar tran­qui­lo y efec­tuar una se­rie de ru­ti­nas, ma­sa­jes y tra­ta­mien­tos que in­clu­yen yo­ga, me­di­ta­ción; die­ta, de­pen­dien­do de la cons­ti­tu­ción per­so­nal, ba­ños, etc. Lo que se pre­ten­de es erra­di­car las sus­tan­cias tó­xi­cas del me­ta­bo­lis­mo, las pur­gas o las la­va­ti­vas, de­co­cio­nes de raí­ces y acei­tes”, cuen­ta Ma­nuel Do­mín­guez que efec­túa la te­ra­pia ayur­vé­di­ca de des­in­to­xi­ca­ción co­no­ci­da como Pan­cha­kar­ma. El pre­cio de es­ta te­ra­pia ron­da los 700 y los 1.500€.

en la prác­ti­ca. Su ali­men­ta­ción de­be ser cá­li­da y se­ca y les van muy bien los ma­sa­jes, pe­ro me­jor rea­li­zar­los con po­co acei­te”, acon­se­ja Mu­nin­dra.

MA­SA­JES PA­RA EL CUER­PO Y AL­MA

Una de las ra­mas más so­li­ci­ta­das y co­no­ci­das del ayurveda es su téc­ni­ca de ma­sa­jes, que no sir­ve so­lo pa­ra ali­viar do­lo­res pun­tua­les sino como me­di­ci­na pre­ven­ti­va, ya que au­men­ta la cir­cu­la­ción, es­ti­mu­la y for­ta­le­ce el sis­te­ma lin­fá­ti­co y abre los cha­cras con el ob­je­ti­vo de lim­piar y re­vi­ta­li­zar el cuer­po. Ade­más, los acei­tes esen­cia­les que se uti­li­zan en ellos son muy nu­tri­ti­vos, des­in­to­xi­can­tes y es­tán es­pe­cial­men­te in­di­ca­dos pa­ra la pa­to­lo­gía a tra­tar. Según Kal­pa­la, del Cen­tro de Ayurveda ( www. ayur­ve­da­pal­ma.com), en Pal­ma de Ma­llor­ca, “es­tos ma­sa­jes son es­pe­cial­men­te in­di­ca­dos pa­ra la an­sie­dad, la re­la­ja­ción, el es­trés, la fi­bro­mial­gia o el dre­na­je lin­fá­ti­co”. Los ma­sa­jes for­man par­te de la cul­tu­ra india. An­ti­gua­men­te, las ma­dres acos­tum­bra­ban a ma­sa­jear a los be­bés con acei­tes es­pe­cia­les pa­ra ayu­dar al me­jor cre­ci­mien­to de sus múscu­los y ar­ti­cu­la­cio­nes. El me­nú de ma­sa­jes ayur­vé­di­cos es ex­ten­so y ca­da uno es­tá in­di­ca­do pa­ra un fin de­ter­mi­na­do. Abh­yan­gam es uno de los más po­pu­la­res, un ma­sa­je muy com­ple­to que se ha­ce con acei­tes de hier­bas, adap­ta­do a la cons­ti­tu­ción de ca­da per­so­na. De­sin­to­xi­ca, ali­men­ta, re­ge­ne­ra y re­vi­ta­li­za los te­ji­dos y ór­ga­nos del cuer­po, pe­ro su ac­ción va más allá y sin­to­ni­za cuer­po, men­te y ener­gía. A me­nu­do va se­gui­do de un ba­ño de hier­bas me­di­ci­na­les o de va­por y es uno de los tra­ta­mien­tos re­ju­ve­ne­ce­do­res que con­tem­pla el ayurveda.

Shi­ro­da­ra es otra de la es­tre­llas. Según Kal­pa­la, “és­te ma­sa­je es­tá es­pe­cial­men­te di­se­ña­do pa­ra el sis­te­ma ner­vio­so, in­som­nio, vis­ta, piel y an­sie­dad. Se da en una ca­mi­lla de ma­de­ra me­di­ci­nal y con­sis­te en un cho­ro de acei­te a una de­ter­mi­na­da tem­pe­ra­tu­ra que cae len­ta­men­te sobre un pun­to de la fren­te, un po­co más arri­ba del en­tre­ce­jo. La sen­sa­ción de re­la­ja­ción tras es­te tra­ta­mien­to es in­ten­sa”.

Otro ma­sa­je tí­pi­ca­men­te ayur­vé­di­co es el Sa­ras­va­ti,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.