Pien­sa como FRAN­KLIN

Tan­to las per­so­nas con las que tra­ta­mos a dia­rio como los gran­des per­so­na­jes de la his­to­ria nos per­mi­ten evo­lu­cio­nar más allá de no­so­tros mis­mos, vien­do los va­lo­res que que­re­mos prac­ti­car. Pe­ro lo me­jor de to­do es que, de las que tie­nes a tu al­re­de­dor, in

Objetivo Bienestar - - EL BLOC - Tex­to: Fran­cesc Mi­ra­lles. Ilus­tra­cio­nes: Xi­me­na Maier

Ame­nu­do se di­ce que los ver­da­de­ros maes­tros son aque­llos que pre­di­can con el ejem­plo. Cuan­do lee­mos un li­bro que nos im­pre­sio­na y te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de co­no­cer a la per­so­na, a ve­ces nos de­cep­cio­na­mos al ver que su for­ma de ac­tuar no tie­ne na­da que ver con las ideas que pre­di­ca. Pa­ra mu­chos, en es­tos ca­sos, el dis­cur­so pier­de gran par­te de va­lor.

Pa­ra bien o pa­ra mal, las vi­das de los de­más nos en­se­ñan a vi­vir. Los erro­res de los otros son un re­cor­da­to­rio de ca­mi­nos que no que­re­mos to­mar, mien­tras que hay tra­yec­to­rias vi­ta­les que nos pro­du­cen ad­mi­ra­ción, has­ta el pun­to de ani­mar­nos a se­guir su ejem­plo. Así fue como, ha­ce tres si­glos, un ni­ño de ori­gen hu­mil­de sin ape­nas for­ma­ción lo­gra­ría ser, en­tre mu­chas otras co­sas, uno de los pa­dres fun­da­do­res de los Es­ta­dos Uni­dos.

HA­GA­MOS COMO SI FUÉ­RA­MOS Y ACA­BA­RE­MOS SIEN­DO

Es­te di­cho po­pu­lar re­su­me a la per­fec­ción lo que fue la vi­da de Ben­ja­min Fran­klin. Na­ci­do en Bos­ton como ca­tor­cea­vo de die­ci­séis her­ma­nos, a los 10 años se vio obli­ga­do a de­jar la es­cue­la y em­pe­zar a tra­ba­jar pa­ra ayu­dar a su fa­mi­lia.

Sin em­bar­go, su as­pi­ra­ción de me­jo­rar le lle­va­ba a leer en su tiem­po li­bre las bio­gra­fías de gran­des per­so­na­jes. En mu­chas de ellas en­con­tró vir­tu­des que a él le fal­ta­ban, 13 en to­tal, tras ha­cer exa­men de su pro­pia vi­da. Tal como re­co­no­ció él mis­mo: “Hay tres co­sas ex­tre­ma­da­men­te du­ras: el ace­ro, el dia­man­te y co­no­cer­se a uno mis­mo”. Una vez iden­ti­fi­ca­dos los 13 ta­len­tos con los que que­ría en­ri­que­cer­se, ideó un mé­to­do sis­te­má­ti­co pa­ra ha­cer­los su­yos. Ca­da se­ma­na prac­ti­ca­ría uno de ellos. Pa­ra eso creó una fi­cha que di­vi­día en sie­te co­lum­nas, una por día. El en­tre­na­mien­to em­pe­za­ba el do­min­go por la ma­ña­na y, al con­cluir ca­da jor­na­da, se ha­cía la pre­gun­ta: ¿He he­cho al­go con­cre­to hoy pa­ra po­ner en prác­ti­ca la vir­tud que es­toy bus­can­do? Si la res­pues­ta era afir­ma­ti­va, mar­ca­ba una x en la ca­si­lla de aquel día. Si no lo ha­bía con­se­gui­do, en­ton­ces la ca­si­lla se que­da­ba en blan­co.

Al fi­nal de ca­da se­ma­na —pa­ra los an­glo­sa­jo­nes es el sá­ba­do—, el número de cru­ce­ci­tas le mos­tra­ban el ni­vel de éxi­to en su pro­pó­si­to. Si ha­bía pa­sa­do el exa­men, de­di­ca­ba la se­ma­na si­guien­te a in­cor­po­rar una nue­va vir­tud. Al lle­gar a la tre­cea­va, vol­vía a co­men­zar pa­ra afian­zar su for­ma­ción con más prácticas.

De es­te mo­do, Fran­klin ga­nó ta­len­tos como la tem­plan­za, el si­len­cio o el or­den, por ci­tar so­lo los tres pri­me­ros. No hay du­da de que es­te mé­to­do pio-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.