COACHING

Objetivo Bienestar - - EL BLOC -

ne­ro de la au­to­ayu­da fue efec­ti­vo, ya que aquel chi­co sin es­tu­dios aca­ba­ría desem­pe­ñan­do un pa­pel fun­da­men­tal en la crea­ción de los Es­ta­dos Uni­dos, país del que fue el pri­mer em­ba­ja­dor en Fran­cia, ade­más de otros lo­gros sin­gu­la­res como la in­ven­ción del pa­ra­rra­yos.

LAS DOS CLA­SES DE LA­DRO­NES

Sin ser ne­ce­sa­ria­men­te tan me­tó­di­cos como Fran­klin, el ejem­plo y las obras de los de­más nos pue­den ser­vir pa­ra ins­pi­rar­nos de mo­do pun­tual —pe­ro po­de­ro­so— a la ho­ra de idear nues­tros pro­pios pro­yec­tos.

En su li­bro Ro­ba como un ar­tis­ta (Agui­lar, 2013), Aus­tin Kleon dis­tin­gue dos cla­ses de la­dro­nes, es de­cir, de per­so­nas que to­man como pun­to de par­ti­da el tra­ba­jo de otros. Son es­tos: • El mal la­drón. Sur­ge cuan­do se pla­gian las ideas de otro sin re­co­no­cer la fuen­te con el so­lo pro­pó­si­to de asig­nar­se mé­ri­tos aje­nos.

• El buen la­drón. Cuan­do el tra­ba­jo de otro es res­pe­ta­do y es­tu­dia­do pa­ra me­jo­rar las pro­pias ca­pa­ci­da­des, re­co­no­cien­do su mé­ri­to pa­ra lue­go mez­clar, tras­for­mar y, en úl­ti­ma ins­tan­cia, me­jo­rar su idea.

En la cul­tu­ra ja­po­ne­sa, copiar no es un ac­to ne­ga­ti­vo, siem­pre que se adap­te y re­fi­ne aque­llo que se imi­ta. Tal como afirma el di­se­ña­dor de mo­da Yoh­ji Ya­ma­mo­to: “Em­pie­za co­pian­do to­do lo que amas. Co­pia, co­pia, co­pia, co­pia… Al fi­nal, de la co­pia te en­con­tra­rás a ti mis­mo”.

Es­to es lo que ha­cen los ar­tis­tas ja­po­ne­ses que tra­ba­jan con gra­ba­dos: los uki­yo-e –como se lla­ma la co­no­ci­da ola de­lan­te del Mon­te Fu­ji– son re­pro­duc­cio­nes que se con­si­de­ran más be­llas que el pa­trón ori­gi­nal. De he­cho, en ja­po­nés la pa­la­bra “copiar” es más cer­ca­na a “re­fle­jar”, y a ese re­fle­jo el ar­tis­ta su­ma su pro­pia al­ma. Gran par­te de la crea­ción es una re­crea­ción, como afirma el pro­pio Kleon: “To­da nue­va idea es so­lo una re­mez­cla de ideas pre­vias (…) Tu tra­ba­jo es re­co­ger esas bue­nas ideas. Cuan­tas más di­fe­ren­tes re­co­jas, más in­fluen­cias ten­drás pa­ra es­co­ger”. Fran­klin ele­gía per­so­na­jes his­tó­ri­cos pa­ra me­jo­rar y am­pliar sus pro­pias ca­pa­ci­da­des, pe­ro el puz­le de lo que que­re­mos ser o ha­cer lo po­de­mos for­mar a par­tir de to­do lo que nos ofre­ce la reali­dad. Los ma­los ejem­plos tam­bién en­se­ñan. El coach y es­cri­tor Ma­rio Re­yes pro­po­ne una in­tere­san­te téc­ni­ca pa­ra re­co­no­cer a nues­tros maes­tros den­tro de la fa­mi­lia, incluso cuan­do nos han he­cho su­frir. Se lle­va a ca­bo a tra­vés de es­tos pa­sos:

1. Eli­ge a una per­so­na de tu fa­mi­lia —por ejem­plo, a tu pa­dre o a tu ma­dre— que ha­ya te­ni­do o ten­ga gran in­fluen­cia en tu vi­da.

2. To­ma una ho­ja en blan­co, pon­la en ho­ri­zon­tal y di­ví­de­la en tres co­lum­nas igua­les.

3. En la pri­me­ra co­lum­na a la iz­quier­da es­cri­be to­dos los va­lo­res po­si­ti­vos que te ha­ya en­se­ña­do es­ta per­so­na.

4. En la co­lum­na del me­dio, es­cri­be los de­fec­tos o va­lo­res ne­ga­ti­vos que siem­pre te han mo­les­ta­do de es­ta mis­ma per­so­na.

5. En la co­lum­na de la de­re­cha, es­cri­be el opues­to de los de­fec­tos que has es­cri­to en la co­lum­na cen­tral (por ejem­plo: fal­ta de es­cu­cha / aten­ción). 6. Pa­ra ter­mi­nar, pro­nun­cia­rás las si­guien­tes pa­la­bras de re­co­no­ci­mien­to: “Que­ri­do pa­pá/ma­má / (…), quie­ro dar­te las gra­cias por­que con tu ejem­plo apren­dí el va­lor de (…), (…) y (…). Te doy tam­bién las gra­cias por­que, por opo­si­ción, me en­se­ñas­te el va­lor de (…), (…) y (…)”.

Es­ta ter­ce­ra par­te y fi­nal trans­mi­te el agra­de­ci­mien­to por ha­ber desa­rro­lla­do la cua­li­dad con­tra­ria a aque­llo que tan­to nos mo­les­ta­ba. Por ejem­plo, los hi­jos de pa­dres muy des­or­de­na­dos y que han vi­vi­do es­te he­cho con des­agra­do tien­den, por reac­ción, a ser muy or­de­na­dos en su vi­da adul­ta. Por con­si­guien­te, tan­to lo que imi­ta­mos como lo que ha­ce­mos de for­ma dia­me­tral­men­te opues­ta son lec­cio­nes que he­mos re­ci­bi­do de los pa­dres o incluso de las per­so­nas que nos han he­ri­do. Sobre es­to úl­ti­mo, el em­pe­ra­dor fi­ló­so-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.