¿ Shin­rin-yo­ku? Sí, cui­da tu sa­lud con los be­ne­fi­cios del bos­que

Vi­vir en la­be­rin­tos de hor­mi­gón nos ha apar­ta­do de nues­tro há­bi­tat na­tu­ral, desatan­do to­da cla­se de tras­tor­nos del cuer­po y de la men­te. El shin­rin-yo­ku es la te­ra­pia ja­po­ne­sa de “ba­ñar­se en el verde” pa­ra re­vi­ta­li­zar el cuer­po y la men­te. La se­re­ni­dad es

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Tex­to: Fran­cesc Mi­ra­lles. Ilus­tra­cio­nes: Xi­me­na Maier

Muchas de las en­fer­me­da­des más fre­cuen­tes de nues­tro tiem­po, in­clu­yen­do los tras­tor­nos emo­cio­na­les, tie­nen que ver con nues­tra vi­da en la ciu­dad, una ten­den­cia que nos ha apar­ta­do del há­bi­tat na­tu­ral del ser hu­mano. En Ja­pón, en cam­bio, se ha em­pe­za­do a re­ver­tir es­ta si­tua­ción con los lla­ma­dos baños de bos­que, el shin­rin-yo­ku, una te­ra­pia na­tu­ral pa­ra ur­ba­ni­tas que ha de­mos­tra­do te­ner gran­des be­ne­fi­cios pa­ra nues­tra sa­lud y equi­li­brio per­so­nal.

EL MAL DE LAS CIU­DA­DES

Que la vi­da ur­ba­na pue­de con­lle­var pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, ago­ta­mien­to y es­trés, en­tre mu­chos otros tras­tor­nos, no es al­go que ha­ya­mos des­cu­bier­to en la ac­tua­li­dad. A me­dia­dos del si­glo XIX, el fi­ló­so­fo Henry Da­vid Tho­reau ya de­ci­dió sanar su cuer­po y su al­ma tras­la­dán­do­se a vi­vir a una ca­ba­ña en la na­tu­ra­le­za du­ran­te dos años, dos me­ses y dos días. De es­ta experiencia sa­lió su tes­ti­mo­nio Wal­den, la vi­da en los bos­ques (Erra­ta Na­tu­rae) que es un clá­si­co que tras 1854 se si­gue le­yen­do en to­do el mun­do. Sie­te años des­pués, en 1861, pu­bli­có el más des­co­no­ci­do Ca­mi­nar, un pe­que­ño en­sa­yo que re­mar­ca que la ma­yo­ría de pro­ble­mas de sa­lud fí­si­ca y men­tal del ser hu­mano tie­nen su cau­sa en la cos­tum­bre an­ti­na­tu­ral de es­tar con­fi­na­dos en­tre cua­tro pa­re­des, sea en nues­tro lu­gar de tra­ba­jo o en ca­sa. Tho­reau lo ex­pli­ca así: “A mí, que no pue­do que­dar­me en mi ha­bi­ta­ción ni un so­lo día sin em­pe­zar a en­tu­me­cer­me y que cuan­do al­gu­na vez he ro­ba­do tiem­po pa­ra un pa­seo a úl­ti­ma ho­ra (…) me he sen­ti­do co­mo si hu­bie­se co­me­ti­do un pe­ca­do que de­bie­ra ex­piar, con­fie­so que me asom­bra la ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia, por no men­cio­nar la in­sen­si­bi­li­dad mo­ral, de mis ve­ci­nos, que se con­fi­nan to­do el día en sus ta­lle­res y sus ofi­ci­nas, du­ran­te se­ma­nas y me­ses, e in­clu­so años y años (…) No sé có­mo lo so­por­tan las mu­je­res, que es­tán aún más re­clui­das en ca­sa que los hom­bres; aun­que ten­go mo­ti­vos pa­ra sos­pe­char que la ma­yor par­te de ellas no lo so­por­ta en ab­so­lu­to”. Su fi­lo­so­fía del re­torno a lo na­tu­ral fue se­gui­do por mu­chos jó­ve­nes y no tan jó­ve­nes de su tiem­po, que vie­ron en los bos­ques el re­me­dio a los ma­les que ha­bía sem­bra­do la ci­vi­li­za­ción mo­der­na. Ya en el si­glo XX,

gran­des au­to­res y ar­tis­tas co­mo Her­mann Hes­se reivin­di­ca­ron el re­torno a nues­tro me­dio na­tu­ral pa­ra huir de la alie­na­ción y la agre­si­vi­dad.

EL MÉ­DI­CO VERDE

Ha­cien­do un sal­to de seis dé­ca­das, nos si­tua­mos en 1982, cuan­do se uti­li­zó por pri­me­ra vez la pa­la­bra

shin­rin-yo­ku. La uti­li­zó el di­rec­tor de la agen­cia fo­res­tal ja­po­ne­sa, que se­ña­ló en ba­se a va­rios es­tu­dios que

ba­ñar­se en el bos­que pro­cu­ra gran­des be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud si se prac­ti­ca de for­ma re­gu­lar.

El neo­lo­gis­mo com­pues­to por shin­rin ( bos­ques) y

yo­ku ( ba­ñar­se) em­pe­zó a uti­li­zar­se pri­me­ro en Ja­pón y lue­go en el res­to de paí­ses, has­ta con­ver­tir­se en una ten­den­cia en to­do el mun­do a día de hoy. Nu­me­ro­sas in­ves­ti­ga­cio­nes han re­ve­la­do que bas­ta con una escapada se­ma­nal al bos­que pa­ra no­tar los efec­tos be­ne­fi­cio­sos pa­ra la sa­lud. Los baños de bos­que han de­mos­tra­do in­clu­so ser efec­ti­vos en pa­cien­tes que es­tán in­gre­sa­dos y no pue­den mo­ver­se.

En uno de los es­tu­dios rea­li­za­dos en Ja­pón, se alo­jó a la mi­tad de los en­fer­mos en ha­bi­ta­cio­nes con ven­ta­na­les que da­ban a un bos­que, mien­tras que la otra mi­tad es­ta­ban en ha­bi­ta­cio­nes sin ven­ta­nas. Los re­sul­ta­dos que re­co­gie­ron fue­ron re­ve­la­do­res: se com­pro­bó que los pa­cien­tes que po­dían con­tem­plar la na­tu­ra­le­za sa­na­ron con más ra­pi­dez. Los mé­di­cos em­pe­za­ron a ha­cer in­ves­ti­ga­cio­nes mu­cho más ex­haus­ti­vas pa­ra en­ten­der el al­can­ce del shin­rin-yo­ku en la sa­lud.

UN BA­ÑO RES­TAU­RA­DOR

Pio­ne­ro de los par­ques na­cio­na­les en EE UU, el na­tu­ra­lis­ta John Muir ya era cons­cien­te del po­der curativo de una escapada al bos­que. En sus pro­pias pa­la­bras: “Man­ten­te cer­ca del co­ra­zón de la na­tu­ra­le­za y de vez en cuan­do sube una mon­ta­ña o pa­sa un fin de se­ma­na en los bos­ques. Así de­ja­rás lim­pio tu espíritu”. Muir se­ña­la­ba que cuan­do pa­sea­mos por los bos­ques re­ci­bi­mos mu­cho más de lo que bus­ca­mos, y que es una experiencia siem­pre re­ju­ve­ne­ce­do­ra, dado que la na­tu­ra­le­za se re­nue­va cons­tan­te­men­te, y no­so­tros con ella. Ex­pli­ca­ba, ade­más, la paz que nos en­vuel­ve al en­con­trar­nos en me­dio del verde por­que “ir a las mon­ta­ñas es vol­ver a ca­sa”.

Hoy en día, el va­lor te­ra­péu­ti­co de los bos­ques ha tras­pa­sa­do las fron­te­ras de Ja­pón y EE UU pa­ra ex­ten­der­se a to­do el mun­do. Si­guien­do la tra­di­ción cel­ta, hay muchas per­so­nas que prac­ti­can la sil­vo­te­ra­pia, co­mo se lla­ma el ar­te de abra­zar los ár­bo­les.

En su en­sa­yo Blin­ded by Scien­ce, Mat­hew Sil­vers­to­ne ase­gu­ra que abra­zar un tron­co vi­vo mi­ti­ga la an­sie­dad y re­sul­ta asi­mis­mo efi­caz pa­ra des­ha­cer­nos de los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos. Su efec­to te­ra­péu­ti­co pro­ce­de de las vi­bra­cio­nes ca­si im­per­cep­ti­bles de los

ár­bo­les que nues­tro or­ga­nis­mo cap­ta al to­mar con­tac­to, re­equi­li­brán­do­se así ener­gé­ti­ca­men­te. Sin em­bar­go, ni si­quie­ra es ne­ce­sa­rio abra­zar un tron­co pa­ra car­gar las pi­las. Bas­ta con sen­tar­se ba­jo un ár­bol a res­pi­rar, o bien pa­sear de mo­do cons­cien­te en­tre la na­tu­ra­le­za pa­ra sen­tir có­mo la cal­ma y el bie­nes­tar se apo­de­ran de no­so­tros.

EL ‘SHIN­RIN-YO­KU’ PA­SO A PA­SO

Com­ple­ta­re­mos es­te ar­tícu­lo re­su­mien­do una prác­ti­ca de cin­co pa­sos que pro­po­ne­mos en nues­tro li­bro Shin­rin yo­ku. El ar­te ja­po­nés de los baños de bos­que (Pla­ne­ta). Pue­des rea­li­zar es­te ejer­ci­cio en un en­torno fo­res­tal cer­cano, o in­clu­so en un par­que, si quie­res prac­ti­car el shin­rin-yo­ku y a cor­to pla­zo no pue­des des­pla­zar­te más le­jos. 1. En­tré­ga­te a la experiencia:

• Re­nun­cia al mul­ti­tas­king. Pon el mó­vil en mo­do avión y guár­da­lo en un lu­gar fue­ra del al­can­ce de la mano.

• To­ma con­cien­cia de ca­da pa­so, de la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re, de la bri­sa, de los jue­gos de la luz.

• Ca­mi­na en si­len­cio o, si es­tás acom­pa­ña­do, evi­ta char­lar de te­mas que te re­sul­ten es­tre­san­tes.

2. De­ja es­pa­cio a la im­pro­vi­sa­ción:

• No ten­gas pri­sa ni te ago­bies por lle­gar a un des­tino. Tu aten­ción de­be es­tar en ca­mi­nar, res­pi­rar y de­te­ner­te don­de lo desees.

• Pue­des sen­tar­te so­bre una ro­ca o un tron­co caí­do cuan­do te fa­ti­gues. Es­cu­cha el uni­ver­so de so­ni­dos de la na­tu­ra­le­za que te ro­dea y as­pi­ra los olo­res fres­cos y re­pa­ra­do­res del bos­que.

• Si des­cu­bres un sen­de­ro que te atrae más, en­tre­ga la brú­jula a tus pies pa­ra que si­gan la ins­pi­ra­ción.

3. Res­pi­ra len­ta y pro­fun­da­men­te:

Haz­lo de ma­ne­ra re­po­sa­da y pro­fun­da, ca­mi­nan­do, de­te­ni­do de pie, sen­ta­do o ten­di­do ba­jo un ár­bol.

• Res­pi­ra muy len­ta­men­te, im­pli­can­do vien­tre, pul­mo­nes y cla­ví­cu­las, que no­ta­rás có­mo se le­van­tan pa­ra ab­sor­ber los eflu­vios sa­na­do­res de la na­tu­ra­le­za.

• Vi­sua­li­za có­mo te inun­das de verde, que ba­ña tu cuer­po y tu men­te apor­tán­do­te bie­nes­tar.

4. De­ja pa­sar las nu­bes men­ta­les:

• No te in­quie­tes si en me­dio del shin­rin-yo­ku te asal­tan pen­sa­mien­tos de preo­cu­pa­ción. Es nor­mal.

• Li­mí­ta­te a res­pi­rar hon­do y vi­sua­li­za es­tas preo­cu­pa­cio­nes co­mo nu­bes en tu cie­lo men­tal. Eti­qué­ta­las co­mo “pen­sa­mien­tos” y déjalos pa­sar, sin tra­tar de re­cha­zar­los ni re­te­ner­los. Son so­lo pen­sa­mien­tos que vie­nen y van.

• Si te sien­tes es­tre­sa­do por las ten­sio­nes acu­mu­la­das, da­te una pau­sa pa­ra ha­cer unos es­ti­ra­mien­tos en pleno bos­que, yo­ga u otra gim­na­sia sua­ve.

5. Sién­te­te par­te del to­do:

• To­tal­men­te pre­sen­te en el aquí y aho­ra, no­ta có­mo te in­te­gras en la na­tu­ra­le­za y en el uni­ver­so.

• Vive la uni­dad con tus com­pa­ñe­ros de es­te be­llo pla­ne­ta: el ai­re que res­pi­ras, las plan­tas y animales que te ro­dean, los se­res hu­ma­nos, el Uni­ver­so en­te­ro.

• Me­di­ta so­bre las pa­la­bras del fi­ló­so­fo Alan Watts: “Tú eres par­te de lo que to­do el uni­ver­so es­tá ha­cien­do, de la mis­ma for­ma que una ola es par­te de lo que to­do el océano es­tá ha­cien­do”.

Una vez cul­mi­na­do el ba­ño de bos­que, el pro­pó­si­to del shin­rin-yo­ku es lle­var­nos la esen­cia de la na­tu­ra­le­za a nues­tra vi­da co­ti­dia­na. Ca­da vez que nos sin­ta­mos es­tre­sa­dos, tris­tes o apá­ti­cos, so­lo de­be­mos ce­rrar los ojos y re­ga­lar­nos un mi­nu­to de cal­ma pa­ra trans­por­tar­nos al bos­que que he­mos vi­vi­do y sen­ti­do. Co­mo re­za un vie­jo pro­ver­bio oriental: “Man­tén una ra­mi­ta verde en tu co­ra­zón y ven­drá a po­sar­se un pá­ja­ro can­tor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.