Por un body 10 ¿Ci­ru­gía, cos­mé­ti­ca o ejer­ci­cio?

Con el ve­rano a la vuel­ta de la es­qui­na nos en­tran las pri­sas por me­jo­rar nues­tra anato­mía. Pe­ro no es oro to­do lo que re­lu­ce. La ci­ru­gía es ca­ra y exi­ge tiem­po de po­so­pe­ra­to­rio, las má­qui­nas pue­den re­que­rir va­rias se­sio­nes y la cos­mé­ti­ca tie­ne efec­tos má

Objetivo Bienestar - - SUMARIO -

To­dos los años la mis­ma pe­lí­cu­la. Lle­ga el buen tiem­po y, de pron­to, nos mi­ra­mos con ho­rror de cue­llo pa­ra aba­jo. Tal vez du­ran­te el in­vierno ha­ya­mos re­la­ja­do con la die­ta o con la hi­dra­tan­te tras la du­cha o no ha­ya­mos si­do de­ma­sia­do fie­les a ese gim­na­sio cu­ya cuo­ta pa­ga­mos fiel­men­te ca­da mes. Em­pie­za la cuen­ta atrás pa­ra ver­nos gua­pas con la ro­pa de ve­rano. La te­mi­da ope­ra­ción bi­ki­ni.

Exis­ten in­fi­ni­tas op­cio­nes pa­ra me­jo­rar el as­pec­to cor­po­ral. No to­das tan in­me­dia­tas co­mo qui­sié­ra­mos, ni tan ase­qui­bles co­mo nues­tro bol­si­llo desea­ría. Las más ba­ra­tas – die­ta equi­li­bra­da y de­por­te– son la me­jor vía pa­ra lu­cir un cuer­po 10. Pe­ro de­be­rían se­guir­se to­do el año, no so­lo en vís­pe­ras de pi­sar la pis­ci­na. El res­to –cos­mé­ti­ca, tra­ta­mien­tos en ca­bi­na o bis­tu­rí– son ayu­das ex­tras, con un cos­te con­si­de­ra­ble y siem­pre efí­me­ras. “Pen­sar que la ci­ru­gía te va so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de sa­lud y que no ha­brá que preo­cu­par­se de qué co­mes o por ha­cer el ejer­ci­cio es un error ga­rra­fal”, ad­vier­te la die­tis­ta-nu­tri­cio­nis­ta Sil­via Zaragoza ( sil­via­nu­tri­cion.com). En es­to coin­ci­de el ci­ru­jano Jo­sé Mª Se­rra Re­nom, di­rec-

Sa­lo­mé Gar­cía

tor del Ins­ti­tu­to de Ci­ru­gía Es­té­ti­ca en el Hos­pi­tal Qui­rón de Bar­ce­lo­na. “La li­po­suc­ción eli­mi­na de for­ma per­ma­nen­te los adi­po­ci­tos (células gra­sas) de una de­ter­mi­na­da zo­na. Mien­tras se lle­ve una die­ta sa­lu­da­ble y se ha­ga de­por­te, no pa­sa na­da. El pro­ble­ma es que se vuel­va a en­gor­dar. En tal ca­so la gra­sa pue­de dis­tri­buir­se de for­ma anó­ma­la por el cuer­po, allá don­de en­cuen­tre adi­po­ci­tos pa­ra ins­ta­lar­se. Es­to ori­gi­na si­lue­tas bas­tan­te de­for­ma­das que sue­len abo­car a una nue­va li­po­suc­ción”.

SU­BLE­VA­CIÓN REBELDE

Ha­ri­na de otro cos­tal son esos ro­lli­tos o zo­nas con gra­sa rebelde que no hay for­ma de eli­mi­nar. O la ce­lu­li­tis que apa­re­ce in­clu­so en mu­je­res del­ga­das. Las hor­mo­nas y la ge­né­ti­ca tie­nen mucha cul­pa. “Es­te año con­ta­mos con va­rias no­ve­da­des en má­qui­nas de tra­ta­mien­to cor­po­ral con re­sul­ta­dos que ca­si equi­va­len a los del qui­ró­fano, pe­ro sin el en­go­rro de las ci­ca­tri­ces”, apun­ta Le­ti­cia Ca­rre­ra, di­rec­to­ra téc­ni­ca de los Cen­tros Fe­li­ci­dad Ca­rre­ra. El ma­sa­je y las cre­mas re­duc­to­ras y dre­nan­tes com­ple­tan el círcu­lo pa­ra lle­gar al ve­rano con un cuer­po en­vi­dia­ble.

Le­che Cor­po­ral Hi­dra­tan­te Ve­lours, de Cla­rins. Con aloe ve­ra. Fi­ja el agua en la piel, de­ján­do­la lisa y ter­sa. 27€

Morp­ho Fitness, de Est­he­derm. Sé­rum de ma­sa­je adel­ga­zan­te, com­ba­te la ce­lu­li­tis y la gra­sa rebelde lo­ca­li­za­da. 45€

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.