Com­ba­te la in­de­ci­sión y la in­se­gu­ri­dad y vive más tran­qui­la

Las de­ci­sio­nes cons­tru­yen nues­tro ca­mino y nues­tras ex­pe­rien­cias aca­ban de­pen­dien­do de ellas. Pe­se a ello, a las per­so­nas in­de­ci­sas les cues­ta ha­cer­les fren­te, im­pi­dién­do­les avan­zar. La fal­ta de se­gu­ri­dad, por su par­te, tam­bién li­mi­ta las ac­tua­cio­nes de l

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Itziar Or­te­ga Errasti

Dul­ce o sa­la­do. Car­ne o pes­ca­do. Me­tro o au­to­bús. Pe­lí­cu­la o se­rie... Y así una lar­ga lis­ta de op­cio­nes por las que nos va­mos de­can­tan­do en nues­tra vi­da co­ti­dia­na, ca­si sin dar­nos cuen­ta, so­pe­san­do la de­ci­sión de for­ma au­to­má­ti­ca. Con­vi­ven con no­so­tros, in­vi­si­bles, sin ape­nas pres­tar­les aten­ción.

Pe­ro siem­pre aca­ba lle­gan­do el mo­men­to en el que de­be­mos to­mar de­ci­sio­nes de ma­yor en­ver­ga­du­ra: op­tar por es­tu­diar o por tra­ba­jar -o por am­bas-, per­se­guir nues­tros sue­ños en el ex­tran­je­ro, rom­per con nues­tra re­la­ción sen­ti­men­tal, de­can­tar­nos por dos ofer­tas la­bo­ra­les, de­jar­lo to­do atrás y re­co­rrer el mun­do... To­das ellas cues­tio­nes de gran re­le­van­cia, por­que aca­ba­rán te­jien­do nues­tro fu­tu­ro.

LA IM­POR­TAN­CIA DE DECIDIRSE

“Las de­ci­sio­nes for­man par­te de nues­tro re­per­to­rio mo­ti­va­cio­nal que, jun­to con el emo­cio­nal y el ra­cio­nal, com­ple­tan el triun­vi­ra­to de me­ca­nis­mos de adap­ta­ción psi­co­ló­gi­cos que nos per­mi­ten adap­tar­nos al en­torno que te­ne­mos”, afir­ma el psi­có­lo­go To­más Na­va­rro. Y es que, tal y co­mo apun­ta, “en fun­ción de las que to­ma­mos va­mos ce­rran­do al­gu­nas puer­tas y abrien­do otras, des­car­tan­do al­gu­nas op­cio­nes y em­po­de­ran­do otras, por lo que nues­tro con­tex­to y las per­so­nas que te­ne­mos cer­ca va­rían en fun­ción de nues­tras de­ci­sio­nes”.

Atre­ver­nos a to­mar de­ci­sio­nes es, pues, una de nues­tras ta­reas más im­por­tan­tes, por­que de nues­tro po­si­cio­na­mien­to de­pen­de­rá nues­tra fe­li­ci­dad. No obs­tan­te, ca­da de­ci­sión va acom­pa­ña­da de un ha­lo de des­co­no­ci­mien­to que muchas ve­ces aca­ba por fre­nar­nos, in­va­dien­do nues­tra men­te aque­llo que po­dría lle­gar a ocu­rrir. Hi­pó­te­sis so­bre even­tua­les con­se­cuen­cias que nu­blan la vi­sión de las per­so­nas in­de­ci­sas, im­pi­dién­do­les so­pe­sar los pros y los con­tras de las cir­cuns­tan­cias de for­ma ra­zo­na­da.

Sin em­bar­go, an­te lo di­fí­cil que pue­da pa­re­cer decidirse en un ca­so con­cre­to, va­le más la pe­na co­rrer el ries­go de equi­vo­car­se que el de no ha­cer na­da y no po­der acer­tar ni errar. Así, tal y co­mo ex­pli­ca Ma­ría Fer­nán­dez, coach per­so­nal, eje­cu­ti­vo y de equi­pos por la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Coa­ching, “cual­quier

de­ci­sión es me­jor que no to­mar nin­gu­na. No to­ma­mos de­ci­sio­nes pa­ra evi­tar el error, pe­ro, so­bre to­do, pa­ra evi­tar res­pon­sa­bi­li­zar­nos del mis­mo. La peor par­te de to­do es­to es que no asu­mi­mos el apren­di­za­je de ese error, ni ejer­ci­ta­mos nues­tra va­len­tía ni nues­tra fir­me­za en la to­ma de de­ci­sio­nes”.

EN­TRE MIEDOS Y DU­DAS

En es­te con­tex­to, los miedos y las du­das sue­len ser los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de la in­de­ci­sión. Pe­ro no son tan ne­ga­ti­vos co­mo nos po­drían pa­re­cer. “El mie­do ni es bueno ni es ma­lo, es ne­ce­sa­rio. Aho­ra bien, cuan­do es­te mie­do es des­pro­por­cio­na­do y con­di­cio­na nues­tra vi­da es el mo­men­to de po­ner­se ma­nos a la obra pa­ra ges­tio­nar­lo. El mie­do nos in­di­ca que te­ne­mos que pres­tar aten­ción, o in­clu­so ale­jar­nos de una de­ter­mi­na­da si­tua­ción. Es un me­ca­nis­mo de su­per­vi­ven­cia”, ale­ga To­más Na­va­rro. Las du­das, por su par­te, “tie­nen una fun­ción adap­ta­ti­va, la de mo­ti­var­te a bus­car más in­for­ma­ción y al­ter­na­ti­vas. Así que du­dar, de nue­vo, no es ma­lo, sino que es hu­mano”. Con to­do, sen­tir mie­do y te­ner du­das for­ma par­te de nues­tra na­tu­ra- le­za, aun­que no po­de­mos de­jar que coar­ten nues­tra libertad. En es­te sen­ti­do, por ejem­plo, a la ho­ra de de­can­tar­nos por dos al­ter­na­ti­vas dis­tin­tas, Ma­ría Fer­nán­dez ha­ce hin­ca­pié en que “ape­nas hay di­fe­ren­cia en­tre escoger una u otra, ya que am­bas es­tán muy

igua­la­das. Sin em­bar­go, lo que ha­rá que una op­ción sea la acer­ta­da se­rá el va­lor aña­di­do que no­so­tros in­cor­po­ra­re­mos a la op­ción ele­gi­da”. Ade­más, en pa­la­bras de To­más Na­va­rro, “la du­da te pue­de es­tar in­di­can­do que tie­nes que re­ca­bar más in­for­ma­ción, o bien que am­bas op­cio­nes son prác­ti­ca­men­te igua­les. Si es el pri­mer ca­so, in­ves­ti­ga, si es el se­gun­do, pa­sa a la ac­ción. El pro­ble­ma es que a me­nu­do no que­re­mos ver al­go y ahí apa­re­ce la du­da y, en con­se­cuen­cia, tra­ta­mos de ig­no­rar­la. An­te la du­da, es­pe­ra y analiza”. Pe­ro jun­to a los miedos y las du­das, la di­fi­cul­tad y la in­co­mo­di­dad que aso­cia­mos con la to­ma de una de­ter­mi­na­da de­ci­sión tam­bién in­flu­yen en nues­tra pa­rá­li­sis de elec­ción. Sin em­bar­go, apun­ta la coach Ma­ría Fer­nán­dez, “son pre­ci­sa­men­te esas elec­cio­nes las que nos apor­ta­rán paz y se­re­ni­dad a la lar­ga, por­que nos qui­ta­rán esa sen­sa­ción de in­tran­qui­li­dad, de in­se­gu­ri­dad y, so­bre to­do, de in­ca­pa­ci­dad de afron­tar la si­tua­ción”.

TO­DO TIE­NE UNA EX­PLI­CA­CIÓN

Si te sien­tes iden­ti­fi­ca­da con to­das es­tas ideas, pro­ba­ble­men­te te ha­yas pre­gun­ta­do al­gu­na vez por qué se­rá que hay gen­te tan de­ter­mi­na­da y proac­ti­va mien­tras que tú sue­les ha­cer un mun­do an­te to­das las dis­yun­ti­vas que se te plan­tean. Un in­te­rro­gan­te que Ma­ría Fer­nán­dez res­pon­de de la si­guien­te ma­ne­ra: “En la in­de­ci­sión in­flu­yen mu­chos fac­to­res, co­mo la edu­ca­ción (tan­to la in­cul­ca­da co­mo la ad­qui­ri­da por imi­ta­ción de nues­tros pro­ge­ni­to­res), la fal­ta de se­gu­ri­dad en uno mis­mo o el mie­do a la pér­di­da o al error”. Ob­ser­va­mos, por lo tan­to, que la in­se­gu­ri­dad tam­bién jue­ga un papel de­ter­mi­nan­te en las per­so­nas in­de­ci­sas. Y es que el he­cho de no con­fiar en una mis­ma, ni en los pro­pios ra­zo­na­mien­tos ni ha­bi­li­da­des, abre la puer­ta a que no nos sin­ta­mos ca­pa­ces de re­sol­ver un pro­ble­ma o de ele­gir en un mo­men­to de­ter­mi­na­do. Pe­ro, ¿qué ti­po de si­tua­cio­nes nos pue­den lle­var a sen­tir in­se­gu­ri­dad? En pa­la­bras de To­más Na­va­rro, “to­das aque­llas que no con­tro­la­mos o que des­co­no­ce­mos”. Lo que ocu­rre, pro­si­gue, es que “va­lo­ra­mos al­go co­mo pe­li­gro­so, pe­ro ac­to se­gui­do ha­ce­mos una se­gun­da va­lo­ra­ción que in­ci­de en si so­mos ca­pa­ces o no de dar res­pues­ta a esa ame­na­za. La edu­ca­ción, leer, via­jar, apren­der... Son cla­ves pa­ra re­du­cir el círcu­lo de co­sas des­co­no­ci­das que nos aca­ba­rán pro­vo­can­do in­se­gu­ri­dad. El co­no­ci­mien­to es libertad”, sen­ten­cia.

CON­VI­VIR CON LA IN­SE­GU­RI­DAD

Pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra, Mar­ta Ro­bles ( Haz lo que

te­mas, Pla­ne­ta) ha con­vi­vi­do to­da su vi­da jun­to a la in­se­gu­ri­dad. Des­de que era pe­que­ña has­ta la ac­tua­li­dad. Y es que, tal y co­mo ella mis­ma con­fie­sa, “la in­se­gu­ri­dad no se su­pera, se do­mes­ti­ca”. Ya du­ran­te su in­fan­cia em­pe­zó a sen­tir­se in­se­gu­ra de­bi­do a su as­pec­to fí­si­co, so­bre to­do, a re­sul­tas de su al­tu­ra, por en­ci­ma de la me­dia pa­ra su edad. Ade­más, tu­vo que ha­cer fren­te tam­bién a la ex­ce­si­va pro­tec­ción de su ma­dre así co­mo a la fal­ta de pro­tec­ción de su pa­dre. “To­das las in­se­gu­ri­da­des na­cen en la in­fan­cia y son pro­duc­to de la des­pro­tec­ción o del ex­ce­so de pro­tec­ción. En mi ca­so, am­bas es­ta­ban en ca­sa. Una por par­te de pa­dre y otra por par­te de ma­dre. Fue más do­lo­ro­sa la pri­me­ra, pe­ro igual de cas­tran­tes am­bas”,

re­co­no­ce Mar­ta Ro­bles, pa­ra quien sus prin­ci­pa­les te­mo­res o in­se­gu­ri­da­des eran que no la qui­sie­ran, no sa­ber ha­cer las co­sas bien, no cum­plir los ob­je­ti­vos, caer­se, ha­cer­se da­ño... “La lis­ta era in­fi­ni­ta”, afir­ma la es­cri­to­ra. In­mer­sa en el mun­do de las letras, ade­más, su in­se­gu­ri­dad se ha­ce pa­ten­te en su vi­da la­bo­ral. Y es que, tal y co­mo ella mis­ma re­ve­la, “la in­se­gu­ri­dad es con­sus­tan­cial a la es­cri­tu­ra. No hay nin­gún es­cri­tor que no su­fra es­te mal. Y de al­gún mo­do ayu­da a avan­zar, a se­guir... Pe­ro de­bo re­co­no­cer que aún me pro­vo­can muchas in­se­gu­ri­da­des las crí­ti­cas aje­nas cuan­do son des­truc­ti­vas y mal­va­das y so­lo tie­nen la fi­na­li­dad de da­ñar. Una in­se­gu­ri­dad que lle­va a la fal­ta de au­to­es­ti­ma y al do­lor”.

En es­te sen­ti­do, fo­men­tar la au­to­es­ti­ma y la au­to­con­fian­za se con­vier­ten en ob­je­ti­vos a al­can­zar pa­ra no du­dar cons­tan­te­men­te de una mis­ma y po­der ac­tuar con tran­qui­li­dad. “Nos sen­ti­re­mos más se­gu­ros cuan­to más am­plie­mos nues­tra ba­se de re­cur­sos y es­tra­te­gias de afron­ta­mien­to, y es­to pa­sa por ex­pe­ri­men­tar y apren­der. De la mis­ma ma­ne­ra que no hay nin­gún mo­ti­vo pa­ra pen­sar que irá bien, tam­po­co lo hay pa­ra pen­sar que irá mal. Trans­for­ma la preo­cu­pa­ción en ocu­pa­ción y ve­rás co­mo tu au­to­con­fian­za me­jo­ra­rá a buen rit­mo”, acon­se­ja el psi­có­lo­go To­más Na­va­rro.

Y es que “la in­se­gu­ri­dad ge­ne­ra mu­chos miedos y una ba­ja au­to­es­ti­ma. Yo he su­fri­do con las co­sas más ni­mias. In­clu­so creo que aún su­fro aho­ra cuan­do no me con­tes­tan a un What­sApp en tiem­po y for­ma. Tiem­blo al pen­sar qué ha­bré he­cho mal, qué ha­brá pa­sa­do... ¡Y eso que aho­ra mi in­se­gu­ri­dad es­tá bas­tan­te con­tro­la­da!”, ex­cla­ma Mar­ta Ro­bles. Sin em­bar­go, no to­do lo re­la­cio­na­do con la in­se­gu­ri­dad es ne­ga­ti­vo, y ella sa­be sa­car­le tam­bién su la­do po­si­ti­vo: “Si no hu­bie­se te­ni­do tan­tas in­se­gu­ri­da­des pro­ba­ble­men­te no se­ría es­cri­to­ra. Ade­más, la in­se­gu­ri­dad es un an­tí­do­to con­tra la arro­gan­cia, que me ha ser­vi­do mu­cho tam­bién en el pe­rio­dis­mo, por­que me ha obli­ga­do a con­tras­tar cons­tan­te­men­te y a cer­cio­rar­me de que to­do lo que con­ta­ba era ver­dad”.

A día de hoy, y des­pués de to­do lo vi­vi­do, Mar­ta Ro­bles no pue­de ha­cer más que re­co­men­dar a quie­nes tam­bién sien­ten in­se­gu­ri­dad que no du­den en re­co­no­cer­la. “Pa­ra mí, en­fren­tar los miedos es im­pres­cin­di­ble pa­ra do­mes­ti­car la in­se­gu­ri­dad. Si no se ha­ce, los miedos cre­cen y se re­pro­du­cen. Así que ha­ced lo que te­máis. Es un buen con­se­jo”.

Y DES­PUÉS, ¿QUÉ?

Una vez he­mos dado el pa­so y nos he­mos de­can­ta­do por al­gu­na op­ción, ocu­rre con mucha fre­cuen­cia que pen­se­mos a ver si ha­bre­mos co­me­ti­do un error. Es­to tam­bién le ocu­rre a Mar­ta Ro­bles. “Es cu­rio­so por­que yo siem­pre he si­do una mu­jer re­so­lu­ti­va pe­se a la in­se­gu­ri­dad. Lo que su­ce­de es que des­pués de ca­da re­so­lu­ción he pen­sa­do una y mil ve­ces si no po­dría ha­ber he­cho lo que fue­ra de otra ma­ne­ra me­jor”, con­fie­sa. Pa­ra To­más Na­va­rro, sin em­bar­go, “si te equi­vo­cas no pa­sa na­da, se analiza y se apren­de del error, pe­ro no po­de­mos con­fun­dir un error con una es­tu­pi­dez”. So­bran los mo­ti­vos pa­ra lan­zar­se,

¿no crees?

EL PE­QUE­ÑO LI­BRO QUE HA­RÁ GRAN­DE TU VI­DA Ma­ría Fer­nán­dez Sen­ci­llos ejer­ci­cios y téc­ni­cas pa­ra aque­llos que quie­ran cam­biar su vi­da.

EMO­CIO­NAL To­más Na­va­rro

En es­te li­bro el psi­có­lo­go de­di­ca un ca­pí­tu­lo a re­fle­xio­nar acer­ca de la to­ma de de­ci­sio­nes.

HAZ LO QUE TE­MAS Mar­ta Ro­bles

Un re­la­to en pri­me­ra per­so­na con el que la au­to­ra se des­nu­da al con­fe­sar su in­se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.