EN­TRE­VIS­TA

Objetivo Bienestar - - CUER­PO -

Cuan­do lle­go a ca­sa de Nu­ria me re­ci­be su com­pa­ñe­ra de pi­so, Ri­ta, un ser pe­lu­do y pe­que­ño que da sal­tos y mue­ve la co­la, co­mo si me qui­sie­ra mu­cho. “Es que a ella le en­can­tan las vi­si­tas”, di­ce la ac­triz, que lue­go, apol­tro­na­dos en el so­fá, du­ran­te nues­tra con­ver­sa­ción, pa­sa de las lá­gri­mas a las ri­sas, de la tris­te­za por las per­so­nas que ya no es­tán a la ale­gría por las gran­des opor­tu­ni­da­des que aho­ra le da la vi­da. Ri­ta em­pie­za a la­mer­me. Nu­ria la mi­ra y di­ce: “Oja­lá el mun­do es­tu­vie­ra he­cho pa­ra que los pe­rros pu­die­ran es­tar con no­so­tros to­do el día, la gen­te se­ría más fe­liz”. El en­tu­sias­mo de Nu­ria re­sul­ta tan evi­den­te co­mo el de Ri­ta: las dos son se­res que vi­ven in­ten­sa­men­te, que no quie­ren per­der­se es­ta in­creí­ble opor­tu­ni­dad. Dos ho­ras más tar­de, sal­go de ca­sa de Nu­ria y me des­cu­bro ca­mi­nan­do por las ca­lles de la La­ti­na, el vi­bran­te ba­rrio de Ma­drid en el que vi­ve, co­mo más fe­liz. A ve­ces doy sal­ti­tos, co­mo si es­ta ac­triz me­nu­da y ri­sue­ña, bo­ni­ta por den­tro y por fue­ra, me hu­bie­ra con­ta­gia­do par­te de lo que lle­va den­tro: pu­ra luz.

Mi­ran­do tu Ins­ta­gram veo que tie­nes una pan­di­lla nue­va en Bar­ce­lo­na, una pan­di­lla de to­das las eda­des…

Sí [ri­sas]. Nos jun­ta­mos en el par­que per­so­nas de 36 y de 100 años, gen­te en si­lla de rue­das, gen­te con la ca­be­ci­ta un po­co tu­ru­rú, gen­te de Ni­ca­ra­gua y de Bar­ce­lo­na, gen­te con la ca­be­za per­fec­ta pe­ro la vis­ta nu­bla­da, y nos po­ne­mos a char­lar y lo pa­sa­mos muy bien. El de 100 años es mi abue­lo, que sa­le to­das las tar­des con la chi­ca que le cui­da. Yo me uno cuan­do es­toy allí.

¿Có­mo es­tá vi­vien­do tu abue­lo to­do lo que es­tás ex­pe­ri­men­tan­do?

Con mu­cha ale­gría por­que pa­ra él que yo ten­ga un tra­ba­jo que no sea de ac­triz es una ben­di­ción. A él le da mu­cho mie­do lo de la in­ter­pre­ta­ción por­que ha vi­vi­do con­mi­go las épo­cas de pa­rón en las que no te­nía tra­ba­jo. Mi abue­lo siem­pre me di­ce: “oja­lá yo no te vie­ra en un año por- que te con­tra­ta­ran en EE UU y tu­vie­ras tan­to tra­ba­jo que no pu­die­ras ve­nir a ver­me”. Y des­de que ga­né el pre­mio por Quié­re­me siem­pre, me di­ce: “Pe­ro bueno, si es­to se te da bien, em­pie­za ya con el ter­cer li­bro”.

Na­die que lea tu no­ve­la va a ver a las per­so­nas de la ter­ce­ra edad co­mo has­ta aho­ra. ¿En qué nos es­ta­mos equi­vo­can­do con nues­tros ma­yo­res?

Prin­ci­pal­men­te en in­fan­ti­li­zar­los. Mu­cha gen­te tra­ta a las per­so­nas ma­yo­res co­mo si fue­ran ni­ños, y no lo son. Por des­gra­cia hay al­gu­nos que por en­fer­me­da­des men­ta­les o de­men­cia no es­tán en sus ple­nas fa­cul­ta­des, son más vul­ne­ra­bles, sí, pe­ro son adul­tos, así que no hay que tra­tar­les co­mo si fue­ran be­bés. Tie­nen ne­ce­si­da­des afec­ti­vas y son ciu­da­da­nos de es­te mun­do que han cons­trui­do: de­be­mos de­jar­les ejer­cer sus de­re­chos más bá­si­cos. Otro pro­ble­ma es que no nos han en­se­ña­do a cui­dar­les y cuan­do la eco­no­mía no per­mi­te te­ner cui­da­do­res en ca­sa o lle­var­les a una re­si­den­cia, y nos ve­mos obli­ga­dos a cui­dar de ellos, po­de­mos lle­gar a ser muy in­va­si­vos. La in­ti­mi­dad de una per­so­na ma­yor es sa­gra­da. Por ejem­plo, hay que te­ner mu­cho cui­da­do al des­nu­dar­les. Hay que tra­tar­les siem­pre con mu­cho amor y ca­ri­ño, ha­cer un ejer­ci­cio de em­pa­tía bru­tal.

¿Por qué crees que eres tan cons­cien­te de es­tas co­sas?

Des­de ni­ña he vi­vi­do en el pi­so de arri­ba de mis abue­los. Ellos han for­ma­do una par­te muy ac­ti­va de mi edu­ca­ción. Co­mo mis pa­dres tra­ba­ja­ban, ellos me des­per­ta­ban, me lle­va­ban al co­le, me re­co­gían, lue­go ve­nían mis pa­dres… Yo te­nía cua­tro pa­dres. Cuan­do mi abue­la em­pe­zó a ha­cer esa re­gre­sión tan bes­tia por el alz­héi­mer, em­pe­cé a mi­rar­la a los ojos y me da­ba cuen­ta de que se asus­ta­ba. Pa­ra ella era muy fuer­te te­ner que lle­var pa­ñal. Em­pe­cé a en­ten­der que te­nía una bom­ba emo­cio­nal en mis ma­nos y que te­nía que te­ner mu­chí­si­mo cui­da­do pa­ra no des­en­ca­de­nar más do­lor del que ha­bía. A la vez mi abue­lo in­vo­lu­cio­na­ba, per­dió la vis­ta y el oí­do, yo creo que no que­ría en­te­rar­se de lo que es­ta­ba pa­san­do. Era una per­so­na de 90 y pi­co años que es­ta­ba acos­tum­bra­do a vi­vir con su mu­jer en equi­po y que de pron­to se vio que pa­sa­ba a vi­vir so­lo en su ha­bi­ta­ción, con su mu­jer en la ha­bi­ta­ción de en­fren­te en una ca­ma de hos­pi­tal, ella con sus via­jes al pa­sa­do, él des­orien­ta­do, ella asus­ta­da… Yo tam­bién es­ta­ba asus­ta­dí­si­ma por­que pa­ra mí eso era lo peor que me po­día pa­sar en la vi­da, su­po­nía vol­ver a per­der a mi ma­dre.

Im­pli­ca­ba en­fren­tar­te de nue­vo con la muer­te, co­mo cuan­do te­nías 11 años y tu ma­dre os de­jó.

Sí, era vol­ver a pa­sar por la co­sa más te­rro­rí­fi­ca. El que lea las úl­ti­mas pá­gi­nas de mi li­bro –Nu­ria se emo­cio­na, pe­ro con­ti­núa ha­blan­do- ve­rá que le ven­go a de­cir al­go así co­mo: “Jun­tas nos he­mos en­fren­ta­do a lo que más te­rror nos da­ba a las dos, y muy a pe­sar nues­tro sa­ca­mos ma­trí­cu­la de ho­nor, por­que lo hi­ci­mos muy bien”.

¿Có­mo te ayu­dó tu abue­la en aque­llos mo­men­tos?

Me ayu­dó que­rién­do­me tan­to du­ran­te to­da la vi­da que era im­po­si­ble que no pa­sa­ra otra co­sa. En ese mo­men­to no po­día ha­cer na­da, pe­ro lo que ha­bía sem­bra­do en mí era tan fuer­te… Mi abue­lo siem­pre di­ce: “El amor con amor se pa­ga”. Cuan­do al­guien te ha que­ri­do mu­cho, ¿qué es lo que te sa­le? Lo mis­mo. A mí me cos­tó mu­cho en­ten­der que la ma­ne­ra en la que yo afron­ta­ra lo que es­tá­ba­mos vi­vien­do iba a mar­car nues­tra his­to­ria, por­que era igual de im­por­tan­te

“Mis ami­gos son el pi­lar de mi vi­da. Es­toy ro­dea­da de gen­te ins­pi­ra­do­ra y amo­ro­sa que me ha da­do la fuer­za pa­ra ir más allá en to­do”

la for­ma en que ella me ha­bía cui­da­do al lle­gar a es­te mun­do a co­mo yo la cui­da­ra mien­tras ella lo de­ja­ra.

¿Tu­vis­te una in­fan­cia fe­liz?

Muy fe­liz, cre­cí ro­dea­da de mu­cho afec­to, mis pa­dres es­ta­ban siem­pre es­ti­mu­lán­do­me, mos­trán­do­me ca­mi­nos co­mo la lec­tu­ra y la mú­si­ca, y me prohi­bían la te­le­vi­sión. Vi­vía­mos a las afue­ras de Bar­ce­lo­na y me pa­sé la in­fan­cia en par­ques con mis ami­gas, ju­gan­do a nues­tra bo­la, sa­bien­do que en cual­quier mo­men­to nos en­con­trá­ba­mos a uno de nues­tros pa­dres. Me hi­ce muy pru­den­te des­pués de la muer­te de mi ma­dre.

¿Có­mo cam­bió tu vi­da?

En­ten­dí la fu­ga­ci­dad de to­do, el he­cho de que hoy es­ta­mos aquí pe­ro ma­ña­na no sa­be­mos. E hi­ce un pac­to con mi pa­dre, le pro­me­tí que yo no le iba a de­jar, que yo no le iba a ha­cer pa­sar otro due­lo. Eso me hi­zo muy li­bre pe­ro al mis­mo tiem­po me en­car­ce­ló mu­cho du­ran­te un tiem­po. Es­tu­ve en una pri­sión por­que me da­ban mie­do mu­chí­si­mas co­sas. Me da­ba mie­do su­bir­me a un tren y que pu­die­ra te­ner un ac­ci­den­te. La gen­te pen­sa­ba: “A mí no me pa­sa­rá”. Y yo de­cía: “A mi ma­dre no te­nía que ha­ber­le pa­sa­do y le pa­só”. Te­nía muy cla­ro que to­do po­día pa­sar. Por­que lo peor me ha­bía pa­sa­do.

¿Có­mo te li­bras­te de esa pri­sión?

Ha­cien­do te­ra­pia. Em­pe­cé a ha­cer te­ra­pia a los 19 o 20 años, que fue cuan­do to­mé cons­cien­cia de lo que era y de cuán­to po­día ayu­dar­me, por­que en mi fa­mi­lia na­die ha­cía ese ti­po de co­sas. La te­ra­pia me li­be­ró de mis mie­dos, de mis trau­mas…

¿Cuál es el ma­yor re­ga­lo que po­drías ha­cer­les a tu ma­dre y a tu abue­la?

Vi­vir la vi­da con to­da la ale­gría de la que soy ca­paz y tra­ba­jan­do pa­ra ser ca­da vez más li­bre y más fe­liz y más in­de­pen­dien­te, sin que eso im­pli­que no vin­cu­lar­me con los de­más. Mi ale­gría de­pen­de de mí. Ese tra­ba­jo per­so­nal de cons­cien­cia, de pi­sar el día a día con ale­gría, apro­ve­chan­do ca­da mo­men­to, es lo me­jor que pue­do ha­cer por las dos.

Tu ma­dre, ¿qué le­ga­do te ha de­ja­do?

Mu­cho más del que yo creo. Mi ma­dre me in­cul­có la pa­sión por la lec­tu­ra. Ella de­vo­ra­ba li­bros y era muy fuer­te, con mu­cho ca­rác­ter y te­nía una muy bue­na re­la­ción con sus ami­gos, la re­cuer­do par­ti­da de la ri­sa en el so­fá ha­blan­do por te­lé­fono con su me­jor ami­ga. Era muy dis­ci­pli­na­da, creo que mi ma­dre me que­ría edu­car con mu­cha rec­ti­tud y creo que de al­gu­na ma­ne­ra yo soy tan dis­ci­pli­na­da por ella.

Tu no­ve­la ha­bla, en­tre otras co­sas, del va­lor de la amis­tad. ¿Qué pa­pel jue­gan en tu vi­da los ami­gos?

Mis ami­gos son el pi­lar de mi vi­da. La vi­da me ha ro­dea­do de gen­te ins­pi­ra­do­ra y amo­ro­sa que me ha da­do la fuer­za y la va­len­tía pa­ra ir más allá en to­do. Por­que la fa­mi­lia sue­le te­ner ex­pec­ta­ti­vas so­bre lo que tú po­drías ser o lo que no, tie­ne mie­do a que fra­ca­ses… A los ami­gos les pue­den más las ga­nas de que lo con­si­gas al mie­do a que su­fras. Tie­nen una par­te po­ten­cia­do­ra bru­tal. Mis ami­gos me ayu­dan a ca­mi­nar con más fuer­za.

Es­ta es tu se­gun­da no­ve­la. Con­tó Le­ti­cia Do­le­ra en tu pre­sen­ta­ción que cuan­do ella te de­cía: “Eres es­cri­to­ra”, tú le de­cías: “Eso es de­ma­sia­do gran­de”. Y ella te res­pon­día: “Cla­ro, es que tú eres gran­de”. ¿Vas cre­yén­do­te­lo más?

[Ri­sas]. Sí, ya me lo voy cre­yen­do. Creo que pue­do ser ac­triz y tam­bién es­cri­to­ra. Siem­pre he es­cri­to, des­de ni­ña. En reali­dad vie­ne por una ne­ce­si­dad de con­tar his­to­rias. Cuan­do te de­di­cas a al­go crea­ti­vo en reali­dad es­tás desean­do trans­mi­tir al­go. Pe­ro si pa­ra eso tie­nes que es­tar es­pe­ran­do a que sue­ne el te­lé­fono, pue­de ser muy des­con­cer­tan­te y frus­tran­te. La es­cri­tu­ra so­lo de­pen­de de ti. Pe­ro tam­bién hay un pro­ce­so de ge­ne­rar una dis­ci­pli­na con uno mis­mo, apren­der a re­co­no­cer la va­li­dez que tie­ne al­go aun­que na­die más lo es­té le­yen­do, so­lo tú. Eso es un via­je tam­bién.

¿Y re­cuer­das cuán­do su­pis­te que que­rías ser ac­triz?

Yo siem­pre he que­ri­do ser ac­triz, siem­pre, des­de que ten­go uso de ra­zón. Ha­cía fun­cio­nes en mi ca­sa pa­ra mis pa­dres y les ha­cía pa­gar 25 pe­se­tas a cam­bio de ha­cer­les shows y mo­vi­das. No sé de dón­de me vie­ne, por­que no te­nía nin­gún re­fe­ren­te, na­die al­re­de­dor que se hu­bie­ra de­di­ca­do a eso. Sí es cier­to que mis pa­dres y yo íba­mos mu­cho al tea­tro in­fan­til y ca­da fin de se­ma­na íba­mos a co­ger una pe­lí­cu­la jun­tos al vi­deo­club y la veía­mos o íba­mos al ci­ne. Ellos me me­tie­ron la cul­tu­ra por los ojos. Y me te­nían tan prohi­bi­da la te­le. A ve­ces pien­so que mi pe­que­ña ven­gan­za es tra­ba­jar den­tro de ella [ri­sas]. Y co­mo ac­to de amor y gra­ti­tud es­cri­bo.

¿En al­gún mo­men­to te di­jis­te: “Soy ac­triz y voy a por to­das”?

Em­pe­cé a es­tu­diar ar­te dra­má­ti­co mien­tras es­tu­dia­ba BUP y COU. Los fi­nes de se­ma­na y los ve­ra­nos yo ha­cía cur­sos in­ten­si­vos y lue­go al aca­bar COU me pu­se a es­tu­diar Ar­te Dra­má­ti­co co­mo

ca­rre­ra. Ca­da se­ma­na re­cor­ta­ba las en­tre­vis­tas a Pe­né­lo­pe Cruz, a Jor­di Mo­llà que veía en El País Se­ma­nal. Ten­go una car­pe­ta lle­na, de al­gu­na ma­ne­ra creé un ta­ble­ro con la vi­sión de lo que yo que­ría, sin sa­ber­lo. Y cuan­do veía una pe­lí­cu­la sen­tía tan­ta emo­ción de ima­gi­nar­me ha­cien­do al­go así... Vi­vía una ca­tar­sis.

Cuan­do ha­ces ba­lan­ce... ¿Me­re­cen la pe­na los sin­sa­bo­res del ofi­cio?

Por su­pues­to. Po­cas co­sas me ha­cen tan fe­liz co­mo mi pro­fe­sión. Mi pro­fe­sión me ha ayu­da­do a no juz­gar tan­to a los de­más por­que cuan­do tie­nes que in­ter­pre­tar a gen­te muy dis­tin­ta a ti so­lo des­de la com­pren­sión amo­ro­sa pue­des in­ter­pre­tar­la. Mi pro­fe­sión me ha da­do aper­tu­ra so­bre mi cuer­po, so­bre mis mie­dos, so­bre mi au­to­es­ti­ma, so­bre la for­ma en que me re­la­ciono con­mi­go mis­ma y con los de­más, so­bre mi li­ber­tad, so­bre mi va­len­tía… Cuan­do tie­nes un tra­ba­jo que te pro­vo­ca to­do eso, ¿qué más pue­des pe­dir?

“Me ha­bía qui­ta­do un tra­je que me apre­ta­ba y a par­tir de ese mo­men­to em­pe­za­ba a ca­mi­nar por el mun­do me­dio des­nu­da, mu­cho más vul­ne­ra­ble pe­ro mu­cho más li­bre”. Es Lu, pro­ta­go­nis­ta de tu no­ve­la. ¿Es im­por­tan­te ser vul­ne­ra­ble?

Sí, por­que a ve­ces co­no­cer­se a uno mis­mo te en­se­ña cuál es tu zo­na os­cu­ra, que es don­de pue­den es­tar tus mie­dos más pro­fun­dos. Cuan­do lo ves to­do, ya no te pue­des en­ga­ñar. Y cuan­do sa­bes tus pun­tos dé­bi­les y los mues­tras a los de­más, eres más vul­ne­ra­ble pe­ro tam­bién más li­bre, por­que al sa­ber lo que no deseas de­jas de ge­ne­rar­te do­lor. A to­dos nos pa­san co­sas, a to­dos nos due­len co­sas, a to­dos nos da ver­güen­za que nos due­lan. A ve­ces te pre­gun­tas: “¿Có­mo pue­de ser que me es­té pa­san­do es­to?”. Pues sí, te es­tá pa­san­do. Eso tam­bién eres tú. Y tam­bién creo que es bueno pe­dir ayu­da cuan­do lo ne­ce­si­ta­mos. Yo a ve­ces pi­do a mis ami­gos que me ayu­den a reír­me de mí.

¿Es po­si­ble re­cu­pe­rar, a tra­vés del hu­mor, la pers­pec­ti­va de las co­sas?

El hu­mor es una ma­ne­ra de sa­nar. Cuan­do ves al­go de Se­xo en Nue­va York, a ve­ces pue­de ser un es­pan­to, otras una di­ver­sión. New Girls, por ejem­plo, es una se­rie que me ha­ce reír... Mi pa­dre me di­jo una vez una co­sa que me ayu­da mu­cho: “A ve­ces te crees que la vi­da te es­tá ha­cien­do una pu­tada cuan­do, en reali­dad, te es­tá ha­cien­do un fa­vor”. Cuan­do pien­so, “jo, qué mal es­to que me ha pa­sa­do”, me pa­ro y tra­to de en­ten­der que igual a la lar­ga veo al­go que no soy ca­paz de ver aho­ra. Tam­bién me di­ce: “El que ha­ce lo que pue­de no es­tá obli­ga­do a más”.

Hay que ha­cer nues­tra par­te del tra­ba­jo.

Sí. Cuan­do ha­go un cas­ting y me lo he pre­pa­ra­do mu­cho, lo ha­go y no sa­le, me que­do en paz. Si a pe­sar del es­fuer­zo no ha fun­cio­na­do, es que no te­nía que ser. Yo siem­pre con­fío que des­de arri­ba hay una pers­pec­ti­va más am­plia del ma­pa, que a lo me­jor no­so­tros in­sis­ti­mos en se­guir por una ca­lle­ci­ta del la­be­rin­to, aun­que ha­ya­mos lle­ga­do al mu­ro, y des­de arri­ba nos van dan­do la vuel­ta y no­so­tros in­sis­ti­mos por­que so­lo ve­mos lo que es­tá de­lan­te de nues­tros pies.

Tu no­ve­la no es au­to­bio­grá­fi­ca, pe­ro pa­re­ce que mu­chas ve­ces te has sen­ti­do tan per­di­da y des­orien­ta­da co­mo Lu.

Por su­pues­to. Y se­gu­ra­men­te me vol­ve­ré a sen­tir igual de per­di­da, y lue­go vol­ve­ré a en­con­trar mi cen­tro. La vi­da es­tá en cons­tan­te mo­vi­mien­to.

“La es­cri­tu­ra so­lo de­pen­de de ti. Pe­ro tam­bién de­bes ser dis­ci­pli­na­da, apren­der a re­co­no­cer la va­li­dez que tie­ne al­go aun­que na­die más lo es­té le­yen­do, so­lo tú”

Ves­ti­do lar­go cru­za­do de Man­go Pen­dien­tes de Vin­cent Par

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.